Empresas multinivel

empresas red multinivelEl concepto de las empresas multinivel, es una idea que hace referencia a un tipo de manejo que se da en cierto tipo de empresas. Se caracteriza por el hecho de no ser de una forma  piramidal como en general se administran toda clase de emprendimientos, sino que se manejan en forma de una red o network.

La idea del manejo de red  se entiende como la consecuencia de la generación de diferentes niveles de interacción que se dan en diferentes firmas, pero que están unidad en una interacción única.

Aunque hay algunos que lo entienden bajo el concepto de network, la idea de las multinivel, va por el lado de generar una red de diferentes compañías que están vinculadas entre sí, el cual, como decíamos en las primeras líneas, escapa totalmente del concepto jerárquico tradicional, logrando una interacción que ha dado resultados, convirtiéndose en una manera de administrar conglomerados empresariales en crecimiento y en interdependencia productiva.

Otros consideran como un ejemplo de productividad práctica, ya que todo su proceso productivo se apoya en diversos actores como los distribuidores, productores, abastecedores u otros, los cuales tienen un accionar mucho más dinámico que la organización piramidal que prima por lo general en el mundo empresarial.

Como podemos ver, la forma de trabajar realmente es una gran innovación, si la comparamos con las que apuestan a la jerarquización de las labores. Recordemos que en el sistema tradicional de producción, en la factoría se fabricaba un producto, luego se transportaba hacia un centro de distribución ubicado en un lugar de fácil acceso a los mercados, luego de la misma forma llegaba a los negocios (comercios mayoristas y minoristas) y por último a los clientes.

Hay que considerar que la decisión de compra del consumidor estaría influenciada por acciones de marketing, ya sea mediante los medios tradicionales como  lo son la radio, la  televisión y el gran sector gráfico, es decir, diarios, revistas y publicidad callera.

Dentro de la forma tradicional de trabajo, los clientes pagan por el producto una cantidad X (que cubría una serie de costos estructurales) quedando por lo general solamente un 30% de ganancia del total de la venta, mientras que el resto se va en  pérdidas, gastos y costos varios. Esto hace que se piense en las multinivel, más que nada como un esquema  de carácter productivo con el fin explicito de poder evitar la pérdida de recursos que se da desde el momento que sale de la factoría hasta que llega a las manos de los consumidores, es decir, se busca una optimización de recursos tanto para evitar el desperdicio de los mismos como para poder aumentar el porcentaje de ganancias para las compañías.

La idea de las empresas multinivel busca en el fondo destruir la idea de pirámide con la que se ha manejado el mundo empresarial desde la revolución industrial, sino que busca el concepto de complementación entre diversas partes para poder construir un todo.

Tenemos que entender que llevar a la práctica la idea de las empresas multinivel o es tan sencilla como puede verse en los manuales de economía y marketing. Se debe enfrentar con una serie de obstáculos como es la confusión que genera en algunos entender este concepto como el de la venta directa, que tiene que ver con el proceso de ganancia inmediata con la venta, además de toda la red de distribución del producto o productos que se producen en el emprendimiento y no con el de organización, que tiene que ver con una forma de interactuar entre los diversos componentes, con el fin último de poder producir de una manera mucho más eficiente e integrada.

Una de las consecuencias directas de adoptar el enfoque de las empresas multinivel, tiene que ver con la conformación de una red de comercialización. Esta clase de proceso de compra venta en el mercado, podrá generar ganancias, pero dentro de un tiempo largo, es decir, largo y mediano plazo. En este escenario, la conformación de una red de comercialización se reproduce la relación que se establece en un primer momento entre el cliente (o comprador) con la firma, con el cliente y cada uno de los miembros del conjunto empresarial. Para ello, lo explicaremos mediante  el ejemplo, de los paquetes de pan de cereal.

En otras palabras, el sujeto 1 le decide vender sus paquetes de panes de cereal  a los sujetos 2;3;4 y 5. A su vez el sujeto 2, decide comercializar con otros tres actores, en este caso el 2A, el 2B, el 2C. Posteriormente el actor 2A, le venderá parte de la producción al  2 A1, al 2 A2, al 2 A3 y así sucesivamente con cada uno de los que forman parte de la red productiva. De esta manera, el impacto de la distribución de los recursos es mucho más amplio y  a la vez, menos oneroso para todos los actores, siendo a la vez, un proceso mucho más beneficioso para los miembros de la red como para los clientes.

Cada uno de estos grupos serán los patrocinados del que comenzó la red. Cuanto más patrocinados consiga, mucho más beneficioso será el logro comercial y de consolidación empresarial que esto generará.

Para poder lograr el objetivo de poder montar un conjunto de compañías multinivel, es el hecho que el que comienza a montar la red, debe ser alguien que conozca el proceso productivo como el de ventas, es decir, que conozca las características que quieren los clientes.

Teniendo esto claro, es la única forma de no sólo comercializar la producción sino que  agregar más miembros. Las empresas han adoptado esta forma de trabajar, lograr consolidar una amplia red que produzca lo que necesita, abaratando costos de una manera importante, casi como en una especie de fordismo (fordismo, cada empleado hacía una pieza dentro de la cadena de montaje) empresarial, donde cada miembro aporta con una parte del producto.

Pensemos en la actual producción de automóviles, por ejemplo: un Renault, tiene  la carrocería armada en Argentina, la caja de cambios fabricada en Chile, las piezas del motor fabricadas en Brasil, las ruedas traídas de México, la radio fabricada en China y la mano de obra en la planta de producción es de origen mexicano.

Evidentemente, esta forma de trabajar puede abaratar mucho  los costos si este automóvil se armara en Francia, Gran Bretaña o Italia y a diferencia del fordismo, no se hacen todas en un taller, sino que en diversos lugares. Incluso así, el costo puede llegar a ser mucho más económico que en una estructura jerárquica tradicional, donde se puede llegar a disparar el costo de la mano de obra, de los insumos y de los impuestos a pagar.

Como podemos  observar, buscan tomar este esquema de distribución comercial para aplicarlo en su estructura organizativa, con el fin básico de abaratar costos, mejorar la interacción entre las diversas partes. Además permite la existencia de una estructura de liderazgo horizontal, escapando de la verticalidad tradicional, ya que en esta manera se delega en varios y no se carga la responsabilidad en un líder único. Esto hace que las responsabilidades sean compartidas y que en caso de emergencia, se puedan tomar decisiones colectivas para amortizar cualquier inconveniente.

La gran ventaja de apostar por el esquema planteado por las empresas multinivel, va por el lado de que da lo mismo para que se organicen, ya que el objetivo de esta forma de organización empresarial busca llegar con los productos y servicios a la mayor cantidad de clientes, apostando a la optimización de los recursos, ya sean estos en fabricación, distribución e incluso en las acciones de marketing.

 

Es por ello que muchas empresas que apuestan por este esquema organizativo de carácter productivo, lo hacen por los siguientes puntos:

–          Eliminación de la infraestructura innecesaria en el proceso productivo, con  el fin de poder evitar la duplicidad de funciones. Esto a la postre genera un desembolso menor en áreas que consumían cantidades ingentes de recursos materiales y monetarios

–          Inversión mínima, ya que se ahorra en diversos ítems (sueldos, impuestos), adelganzando la estructura productiva, pero a la vez, la hace más eficiente y funcional a los desafíos del mercado

–          Permite trabajar en red, tanto en los aspectos operativos como en los productivos, ya sean estos de distribución y de fabricación, ya que al dividir la productividad en diversos puntos, logrando la especialización operativa y no se tiene que gastar más allá de lo necesario.

–          Las decisiones no se toman de manera individual, sino que se toman en un directorio más amplio, con gerencias especializadas que puedan ser capaces de afrontar los diversos aspectos que conlleva mantener una red como es el de las compañías multinivel, una manera diferente, práctica y operativa de tener en pié un sistema competitivo en el mercado actual, pensado para actuar a gran escala y con capacidad creciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *