Empresa Virtual

empresa virtual Las nuevas tecnologías y medios han cambiado la cultura de los negocios y el trabajo. Actualmente existen en el mundo miles de empresas que ofrecen sus productos y servicios sin límites geográficos y no cuentan con un espacio físico: ahorran dinero, alcanzan más personas y hasta producen sin costo de materia prima. Bievenidos a la era de la informática!

Los tiempos en los que un trabajador con esfuerzo compraba un terreno para explotarlo o un galpón e iniciaba su camino y el de sus generaciones en la industria fabril ha acabado. Hoy las oportunidades de negocio quee ha creado el avance de la tecnología permiten que un adolescente de 15 años tenga su propio negocio de servicios en la web o un corredor de bienes raíces gane dinero sin una oficina.

Una empresa virtual no es tal por dedicarse a unidades de negocio propias de la tecnología o de internet, sino que adquiere esa denominación porque no tiene una esencia física. Sí, en algún lugar del planeta alguien hace su soporte sentado en un escritorio y desde una computadora, pero la compañía en sí misma existe en la world wide web.

Incluso la empresa online puede existir basándose en otras: por ejemplo, aquellas que ofrecen productos y servicios frecuentemente a través de granades portales de clasificados. Juan compra ropa a la moda y a través del “Gran portal” consigue clientes; no tiene sitio web, por lo que usa la logística y aprovecha la publicidad del medio, a quien le paga una comisión cada vez que realiza una venta. La compañía “Ropa de Juan” basa su existencia en la del “Gran portal”.

Están también aquellas que se presentan en su sitio web, y al igual que los negocios tradicionales con sus locales, invierten en diseño, decoración, publicidad y tratan de tener la mejor ubicación posible en la gran ciudad llamada Google.

Las empresas que nacen bajo esta modalidad intangible aprovechan mejor los tiempos, de hecho están las 24 horas en funcionamiento. Simplemente basta comparar un local de venta físico con uno en internet: el primero debe procurar una buena ubicación respecto al target al que está apuntando sus productos y la imagen que desea dar, lo que lo lleva a equilibrar el costo beneficio y las posibilidades que da el rubro inmobiliario; tiene gastos de pintura, mantenimiento, condiciones básicas (calefacción, agua, luz, gas, aire acondicionado), empleados y utilitarios etc.

Otra ventaja de las organizaciones virtuales es su prácticamente ilimitado stockeo; se pueden ofrecer productos y servicios que también son intangibles, por lo que no se incurre en gastos de almacenamiento. En ese mismo sentido, nuestra oferta también puede ser ilimitada porque la “producción” de lo que ofrecemos no presenta restricciones gracias al medio.

La empresa virtual ahorra tiempos dado que no es necesario llegar a ella, librándonos de las distancias y los embotellamientos de tráfico; y no tiene ningún gasto de traslado más que una conexión a internet.

Al ser intangible es eminentemente más segura que una compañía física: no hay empleados que puedan sufrir robos u asaltos, el dinero no se traslada en forma física sino por lo general el pago es por transferencia o depósito acreditándose directamente en nuestras cuentas, no nos pueden robar mercadería y si los productos además son intangibles gozarán de ser no perecederos.

Pero una empresa virtual no es simplemente un sitio web a partir del cual se entablan relaciones comerciales. Uno de los mayores aliados es la tecnología móvil: smartphones y tablets. ¿Es una mañana de trámites? Podemos estar circulando por la calle de aquí para allá y tener todo bajo control a través de un teléfono celular.

empresas online

 

Una tendencia mundial

En todo el mundo esta forma de emprender se ha asentado y es cada vez más frecuente; el crecimiento del número de compañías online va de la mano a la cada vez mayor cantidad de usuarios que navegan por internet.

No sólo ha revolucionado el mercado y las formas de asociarse, sino el trabajo en sí mismo. Actualmente son muchas las personas que forman parte de este tipo de organizaciones y trabajan casi totalmente desde sus casas. El único requisito que suele designarse es un tiempo de capacitación para los empleados, a quienes luego se les provee los equipos necesarios: computadora, teléfono, conexión con alta transferencia.

Una de las principales ventajas de esta forma de operar es que no hay impuntualidades: los empleados no deben trasladarse y no dependen del estado del tránsito o de eventualidades que puedan retrasar sus llegadas a la oficina.

Se estima que el 90% de quienes trabajan en forma virtual son autónomos o profesionales, y la mayoría lo hace sin una relación de dependencia con la empresa (en ocasiones se firman contratos, en otras directamente se factura). Eso denota un alto crecimiento del famoso trabajo freelance. De hecho, hay portales dedicados especialmente a la oferta y demanda de labores en los cuales las compañías o individuos publican sus proyectos o necesidades, y los freelancers responden con sus propuestas y negocian el presupuesto.

 

 

Más virtual, más ventajas

A los beneficios antedichos se le suman algunos más:

–       La documentación en general está mutando. Cada vez se utiliza menos el papel y se plasman facturas, órdenes y presupuestos en forma digital. Al mismo tiempo, los mismos archivos que solían cargarse al disco rígido de una computadora hoy se cargan directamente en la nube (un proveedor de espacio online al que se puede acceder a través de internet). Esto conlleva una gran ventaja en diversos sentidos: el acceso a la información es permitido desde cualquier ubicación geográfica; sólo pueden acceder aquellos que tengas permisos; los servidores de la nube no se dañan, mientras que los de una computadora lo hacen comunmente; se trata de un espacio de almacenamiento virtual mucho más seguro e incorruptible.

–       Los empleados ahorran tiempos de traslados y los pueden destinar a sus familias o placeres. También ahorran costos propios de movilización y comidas fuera de casa. Estudios recientes han demostrado que el trabajo desde una conexión a internet aumenta la motivación y productividad de los empleados.

–       Son varios los ahorros de la compañía: viáticos, aseguradoras, pocos o nulos metros cuadrados de oficinas, mantenimientos, impuestos, librería, teléfonos, etc.

 internet virtuales

 

Tips útiles para el trabajo virtual

Para no tener inconvenientes y cumplir con las tareas, es necesario contar con buena equipación (por el caso, una computadora de última tecnología) y conexión a internet confiable. El espacio de trabajo que tengamos en nuestro hogar debe ser diferente al resto de los ambientes para evitar distracciones, y tener buena iluminación natural.

Debemos sentirnos lo suficientemente cómodos como para trabajar y no distraerse. Es preciso un escritorio con espacio para el teléfono y anotaciones oportunas, donde también esté la PC y su monitor (o la notebook), y sentarse en una silla o sillón de oficina que cuide nuestras posturas.

La iluminación natural antedicha no es un gusto, sino que la artificial suele alienar en mayor grado. Por eso, una ventana siempre es bienvenida, y si es en pisos más altos mejor, para evitar que nos llame la atención lo que ocurre fuera.

Si bien la flexibilidad horaria es una de las principales características de trabajar en una empresa virtual, e incluso no es necesario estar siempre en el mismo lugar, será importante que nosotros mismos fijemos nuestros horarios. De no ser así, nuestra cama por la mañana podría ser demasiado tentadora como para levantarse a cumplir nuestras obligaciones, o algunas salidas nocturnas podrían ser más largas de lo que nuestras tareas necesitaran. Siempre es preferible organizarse para poder cumplir con todas nuestras funciones en tiempo y forma.

Una empresa virtual puede ser más flexible en cierto sentido y más cómoda para trabajar, pero no por eso menos exigente. La autodisciplina es un factor clave que determina nuestro cumplimiento y éxito. En sí, no deja de ser un negocio y un trabajo: sólo pasa de lo físico a lo intangible.

Por último, siguiendo la línea de la organización, es productivo fijarse objetivos para el día de manera de encausar eficientemente nuestro trabajo. También especificar en cuánto tiempo debemos lograr cada uno, e ir intercalando pequeñas pausas y recreos en el medio para despejar la mente, evitando la monotonía y el cansancio mental. Un café, una pequeña caminata, un instrumento musical o un programa de televisión son buenos para los pequeños recesos de las funciones.

La cultura y las formas ya han cambiado; algunos negocios todavía exigen las tradicionales, otros aceptan las innovadoras y otros tantos las necesitan por ser nuevos también. Ya conociendo de qué trata la empresa virtual, sus ventajas y desventajas, podremos plantearnos si para el producto o servicio que tenemos en mente sería beneficioso, y de ser así, comenzar el camino al éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *