Emprender un negocio

emprender negocioEmprender un negocio es una de las actividades capitales de cualquiera que quiera comenzar una aventura empresarial. Pero no es cosa de un día para otro ni es consecuencia de una obra de magia, sino que es el  fructífero desenlace del trabajo y el esfuerzo del emprendedor.

Sin duda, este es un largo proceso que implica necesariamente un duro trabajo, pero también una serie de otros factores que serán mencionados en las siguientes líneas, para que puedan servir como una guía de acción práctica utilizable en cualquier coyuntura que tenga que ver con toda clase de actividades productivas.

Los pasos prácticos

El primer consejo que tenemos que tomar en cuenta para comenzar cualquier actividad comercial, es un hecho nada del otro mundo pero que es fundamental para emprender. Es definir en qué sector del mercado se va actuar y que se va a hacer.

Esto significa dos cosas a la vez, la primera es tener definido que se quiere vender y producir y la segunda, es saber a quién se le quiere vender.  Pero no es llegar y decir  que le venderemos al mercado X y que se lanzará al mercado el producto XY. Por el contrario, es un proceso que abarca una serie de etapas. En primer lugar, hay que saber cómo es el mercado donde se quiere actuar y para ello, es necesario un estudio de mercado, donde se tiene que ver cuáles son las particularidades de los consumidores como mencionar también a la competencia que se puede enfrentarse.

En un segundo plano, teniendo claro las características de que lo que buscan los consumidores y lo que fabrica o produce la competencia, se debe pensar en las particularidades que debe tener el producto que se pretenda lanzar al mercado. Para ello será necesario un periodo de testeo, lanzamiento experimental del producto, donde se tiene que ver si el producto es del gusto de los consumidores. Si es así, ya puede ser puesto para que compita, pero si no, habrá que hacer algunas modificaciones.

El segundo de los pasos para poder emprender un negocio, en el caso de que no sea un emprendimiento productivo en sí mismo, sino que se dedique a la venta de otros, es ver cómo se va a llamar. Muchos se toman a la ligera lo del nombre, pero sin saber, están hipotecando de cierta manera el futuro de la empresa. Lo recomendable es que pueda tener un nombre llamativo, atractivo, que pueda servir de gancho para los clientes, además de otras particularidades, que aunque no lo crea, puede generar clientes menos al negocio en conformación:

 

–          Que pueda tener un nombre  que sea fácil de aprenderse por parte de los clientes

–          Que sea  corto y preciso, un nombre largo espanta a los potenciales consumidores

–          Que no sea ofensivo ni vulgar ni grosero

 

Un tercer paso para emprender un negocio, tiene que ver con toda lo referente a la burocracia fiscal que significa comenzar una aventura empresarial, es decir, permisos de habilitación, registro como negocio y todas las etapas previas que se necesitan para empezar de manera tributaria una empresa, ya sea esta industrial o meramente una  comercializadora de productos y servicios.

Claro que la luz verde para comenzar,  va a depender de los requisitos administrativos que existan en cada país, ya que en países como Venezuela o la Argentina, se pierde mucho tiempo en el proceso burocrático de permisos y pagos de impuestos. Por el contrario,  en naciones como España o Chile, este proceso de apertura impositiva y administrativa es bastante expedita,  lo que significa que en pocos días que en términos legales e impositivos, el emprendimiento puede comenzar a andar a comenzar su recorrido empresarial sin mayores problemas.

 

Los pasos teóricos

Un cuarto aspecto que se debe tomar en consideración  para empezar una aventura empresarial, es que además de estos pasos empíricos, se deben seguir algunos que tienen que ver con la coherencia del proyecto empresarial. El primero de estos que mencionaremos para poder iniciar un negocio, es la necesidad de que el proyecto pueda estar acompañado de la llamada idea.

Esto por lo general, es el paso previo del denominado plan y no es nada más que el desarrollo del primer punto, del denominado “que es lo que queremos vender y como lo queremos vender”. Pero es necesario un registro escrito de este proceso, ya que servirá de materia prima para poder posteriormente llegar a construir el denominado “plan de negocios”, el cual desarrollaremos en las siguientes líneas con mayor profundidad.

Un quinto punto que es ineludible mencionar en este módulo de cómo emprender , es la construcción de un plan de negocios. Muchas veces, no se tienen los recursos suficientes para poder comenzar la aventura empresarial, lo que significa que se deba conseguir fondos y recursos. En algunos países existen incentivos para las pequeñas y medianas empresas, las denominadas PYMES, pero en otros lados hay que solicitar préstamos en el sistema bancario. Independiente de donde sea la fuente de financiamiento, es necesario preparar una buena planificación.

Pero ¿qué es un plan de negocios? En primer lugar, y no con el fin de esquivar la respuesta, toda empresa que se precie tiene uno de ellos, con el fin de que el lector se dé cuenta de la importancia de lo que significa tener a la mano este plan maestro. Pero respondiendo a la pregunta planteada, un plan es  simplemente una carta de navegación de lo que es el emprendimiento y pretende realizar en el presente y en el futuro.

En esta clase de documentos, se debe necesariamente que plantear que es lo motivó la creación del emprendimiento, las bases del mismo, cuales son los costos productivos, cuales son las proyecciones a corto, mediano y largo plazo, cuanto son los costos estructurales (inversión, salarios, materias primas) de la empresa, un informe de situación de mercado y en definitiva, como la empresa se ve en el mercado. Pero para que el plan pueda tener éxito, este debe ser presentado ante los entes financistas, ya sean  bancos, instituciones de financiamiento estatal o fideicomisos privados o simplemente potenciales socios inversionistas.

Muchos plantean que el éxito o el fracaso de emprender, necesariamente pasa por contar con un plan de negocios que sea sólido, defendible, atractivo para los financistas o inversionistas y que sobre todo sea realista. Varios cometen el error de falsear o arreglar cifras con el fin de poder impresionar a los lectores, pero como se sabe, la mentira y el engaño pronto serán descubiertos, quedando desacreditado el emprendedor.

Es por ello que siempre hay que colocar las verdaderas cifras, ya que estas serán las bases del crecimiento y desarrollo de la empresa.  Otro consejo que podemos mencionar en lo referido al plan de negocios y que es fundamental para poder emprender un negocio, es que necesariamente hay que colocar el verdadero costo de producción  además de las verdaderas cifras operativas. Al igual que en el punto anterior, el afán de impresionar a los inversionistas de varios al colocar cifras que no reflejan  el real costo operativo, puede ser perjudicial, ya que se engaña a sí mismo y a la vez, miente a los financistas.

Un sexto aspecto y final de lo referente para poder comenzar a emprender, tiene que ver con el punto anterior. Pese a que lo mencionábamos para el plan de empresa, un aspecto fundamental es tener las finanzas lo más ordenadas posibles. Una empresa puede irse a pique y fracasar si no hay un buen manejo de los ingresos y egresos. Es casi de sentido común el hecho de tener buenos números, pero hay que mencionarlo una y otra vez, dado que muchos confían más en la coyuntura o en el corto plazo para apostar al gasto.

Pero muchas veces, la porfiada realidad nos obliga muchas veces a tomar medidas de ajuste que a la postre, condicionan las posibilidades productivas y operativas de la empresa.  Por ello siempre hay que tener las cuentas lo más sanas posibles, evitar endeudarse a menos que se tenga una comprobada capacidad de pago, apostar por el ahorro y ser lo más eficiente, tanto en términos productivos como operativos.

Como podemos ver a lo largo del texto, el hecho de poder comernzar un negocio no es algo de un día. Como se podrá haber visto durante todo este escrito, requiere constancia, trabajo, esfuerzo, planificación, observación del mercado, conocer a la competencia, probar el producto, armar una guía maestra, entre otras cosas.

Sin duda, esto es un proceso que debe ser abordado con la mayor honestidad posible, ya que auto engañarse no nos lleva a ningún lado. Por ello, si va a comenzar una aventura emprendedora, debiera de tomar en cuenta los 6 pasos previos. Eso sí, no le aseguramos un éxito seguro, ya que dependerá siempre de usted y del esfuerzo que haga en lograr los objetivos planeados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *