Un emprendedor necesita ser objetivo desde el corazón

Todo lo que llega a la mente del emprendedor esta sometida al fenómeno de la dualidad, es bueno o malo, es blanco o negro, la mente siempre esta evadiendo la objetividad. La peor cuando se actúa según las tres palabras mas peligrosas contra el éxito, “ya lo se”, porque muchos creen saber solo porque tienen a la mano información.

Carlos González nos dice que para escapar de este juego, el emprendedor, tiene que crear creencias que no tengan su sustrato en la dualidad, los Nuevos Paradigmas del Conocimiento es el campo en el que estas creaciones se están llevando a cabo. Ten en cuenta que .

Pero mientras tanto, ¿qué podemos hacer para ser más objetivos? Hay una parte nuestra que vive más allá de la dualidad: el corazón. Éste no puede ser sometido por los polos, por la sencilla razón de que conoce y reconoce a todas nuestras partes, sin ningún tipo de juicio. La ausencia de juicio, la mirada inocente, es la que permite una auténtica objetividad.

Puede que en estos momentos, el emprendedor, este pensando: todo es muy bonito, pero con determinadas emociones es imposible ser objetivo. Las emociones no tienen porqué provenir de nuestro corazón, de hecho, la mayoría de las que habitamos cotidianamente son fruto de nuestras creencias y de los juicios que éstas provocan en nosotros, es decir, son sustentadas por la dualidad, precisamente por eso nos suelen ocasionar tantos conflictos. Lo que nos confunde respecto a su origen es la gran velocidad con la que sobrevienen sobre nosotros, muchísimo más grande que la de los pensamientos.

El “pienso luego existo” nos ha hecho creer que decidimos pensando, pero cada vez parece más claro para los neurocientíficos y emprendedores exitosos, que los pensamientos suelen ser más un medio de justificar nuestras acciones (pasadas, presentes y futuras) frente a nuestras creencias; ya que decidir en contra de ellas nos crea inseguridad.

Sentir desde el corazón genera en nuestro cuerpo un tipo de emociones muy diferentes, éstas no necesitan ser justificadas, escapan al poder de nuestras creencias limitantes. Por eso, todo auténtico sabio conoce que la clave del verdadero discernimiento, la gran objetividad, reside en el corazón. Es imprescindible desde el corazón, la mente se equivoca con demasiada frecuencia.

Para llegar al corazón de una forma cotidiana hemos de realizar un trabajo sobre nuestras creencias: hacerlas transparentes a la luz de nuestro sentir, elevarlas fuera del alcance de la dualidad, para permitirnos, así, acceder a nuestra propia sabiduría, sólo entonces podremos hablar de auténtica objetividad.

¿Eres un emprendedor buscando caminos para lograr éxito? ¿Te apetece el camino …? He de advertirte que el ir separándose de la gravedad de la dualidad suele provocar algún que otro vértigo. Pero no te preocupes, con la práctica terminas acostumbrándote. No eres el que piensa.

Imagen por Fortune Live Media
Enlace EncuentrosConLaSabiduria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *