Todo buen emprendedor aprende a superar sus caídas

Cuando mi hijo empezó a patinar con su skate me dijo que lo llevara a un skatepark y una vez allá nos sentamos a ver. La gente patinaba, hacia trucos, pero también se caían, entonces se acerco una persona y le pregunto a mi hijo si traía casco. Nos explico que el casco era indispensable pues, al practicar con el skate, necesariamente se caería y era mejor estar protegidos.

Un emprendedor resuelve problemas para lograr el éxito

En otra ocasión pregunte a un niño que hacia muy buenos trucos, ¿Cuanto tiempo te a llevado lograr ese salto? El respondió, lo tuve que intentar mas de mil veces, tuve algunas caídas y hasta casi me rompo el brazo. Así que las veces que mi hijo me decía mírame y dime que tan alto salto, yo le preguntaba, ¿Ya lo intentaste mas de mil veces?. El con una sonrisa seguía intentando sin decir nada.

En la vida también deseamos hacer cosas nuevas, y nos caemos, o simplemente estamos caminando y nos caemos sin apronté razón. Cada persona reacciona diferente, algunos se enojan, otros ríen, otro se quejan, otros buscan a quien echar la culpa, etc.

Puede ser que en una vida corriente no pensemos en una próxima caída, pero cuando decidimos ser emprendedores, ¿Por qué deseamos seguridad contra caídas? ¿Por qué no aceptamos previamente caernos muchas veces antes de aprender?

La mayoría al averiguar por una oportunidad de negocios dicen “Que seguridad me das”

Si quieres ser la estrella en un skatepark dominando muchos trucos, tienes que aceptar caerte muchas veces, ir con la protección debida para practicar, de lo contrario no hay nada.

No inviertas lo que no estas dispuesto a perder, trabaja un mercado antes de comprometerte con un producto o negocio.

Pero no, la mayoría quiere ganar dinero sin mas ni mas.

¿Por que fallo continuamente en un negocio? ¿Por qué me pasa a mi?

¿Te imaginas perder el tiempo en estas preguntas en un sketepark? No tiene sentido, caerse es indispensable para aprender a levantarse. Quejarse, lamentarse, arrepentirse equivale a dar pataletas en el suelo, perder el tiempo que podría invertirse en seguir practicando, en seguir divirtiéndose.

Culparse y desear ya no seguir teniendo problemas es como cavar un hueco mas grande, una forma de seguir cayendo, pues ya no practicar solo para no seguir cayendo significa conformarse, ya no progresar. Es muy fácil ver este asunto en el plano deportivo, pero muy difícil en el plano mental y en la gestión del talento.

Un negocio es un gran riesgo que cada emprendedor necesita correr por si mismo, nadie lo puede hacer por el. Aun luego de lograr el éxito, nada garantiza que no volverá a caerse, pues dormirse en su éxito momentáneo puede ser el comienzo de su fracaso. Hay que seguir patinando, hay que seguir tratando de resolver los problemas de nuevas formas.

Imagen por Tecnópolis Argentina