Las emociones, el arma más poderosa del mundo de los negocios por Internet 1/2

No se tu, pero ahora mismo quiero bailar ¿Por qué? Emociones, imaginación. ¿Por qué crees que hago este blog de negocios por Internet? No quiero trabajar todo el día, la mayor parte del día quiero, por ejemplo jugar con mis hijos.

Aquí, Lima Perú tenemos tanto espacio, y muy cerca una vista al mar que siempre me gusta visitar. Para llevar este estilo de vida necesito de esas emociones que me motiven para lograr el tiempo que necesito.

Internet es un medio de comunicación, y para llegar a la gente hay que tocar sus emociones, hay que servirles para que nos regalen su tiempo. Y por su puesto, gracias a sistemas que construimos podemos delegar esa comunicación. Este es mi negocio por Internet, mi blog, y tu puedes hace otro, ladrillo a ladrillo, tu escoges el modelo, el tamaño,,,

Solo luego de llegar a la gente, solo luego de que estos son miles, millones podemos hacer negocios con lo que ellos consumen, con lo que ellos están contentos de comprarlo de nosotros. Y yo igual, estoy comprando donde me siento mejor.

No importa si se trata de negocios por Internet o negocios tradicionales, los publicistas experimentados se ayudan de medios y técnicas de éxito probadas. Una de ellas es “El Poder de las Emociones” o expresado de otra forma: ¿Cómo llegar al nivel más profundo de las emociones de tu lector para que acepte alegremente tu oferta?

Puedes verlo en el video, la enorme diferencia de pedir lo mismo, de una manera común y otra manera explorando las emociones. Gracias Mari Carmen por darme un poco de calor.

La redacción de los textos publicitarios es todo un arte con el fin de conseguir la reacción deseada de tu prospecto. Una Regla de Oro cuando vayas a redactar tus textos publicitarios es:

¡No vendas ningún producto o servicio! ¡Vende una ventaja irresistible!

“¿Cómo? ¿Qué quiere decir esto ahora? Si no vendo nada, no gano nada.” Es verdad. Permíteme explicar lo que quiero decir:

¡Nadie compra un producto, sino una ventaja! Si compras un cepillo de dientes y crema dental, no lo haces por lo bonito que es. ¿Por qué lo compras?

Lo compras para sentirte bien, para tener un esmalte de dientes brillante, una frescura bucal irresistible, una dentadura saludable.

Y sí… claro… se trata de emociones cuando tu chic@ te dice “umm… bésame más” o cuando te preguntan: “¿cómo consigues tener esa dentadura tan blanca?”

Cuando tus oídos reciben cumplidos, tu orgullo se eleva. A todos nos gusta ser alabados. Nos sentimos muy bien cuando la gente dice algo bueno de nosotros.

Sin embargo, cuando nos critican y hablan de nosotros… “¿Te has dado cuenta del mal aliento que tiene Xxx?” entonces empiezas a sentirte mal y a avergonzarte, mas emociones.

Seguir leyendo.. 1.. 2..

Imagen BaronVH
Publicado en PlanMarketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *