El viaje al optimismo es un retorno a la naturaleza

amigas en el campo

Es muy difícil que la mente sea optimista, ya que esto implicaría una aceptación de una continua muerte del ego. Abrirse al optimismo significa una aceptación de cambios continuos en nuestras maneras de hacer y pensar, algo que corresponde solo al orden natural de la vida y no al pensamiento.

Para poder hacer un viaje al optimismo será necesario tener control sobre el pensamiento, dominio del ego, pues , será muy difícil percatarse de las fuerzas naturales que tienen lugar en nuestra vida.

Es importante una presencia consiente del observador que acepta a cada instante la fuerza de la naturaleza, permitiendo hacer de esta su principal motor para el cambio y la continua influencia positiva del optimismo.

Imagen por Poldavo (Alex)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *