El trabajo en equipo

trabajo en equipoFormar parte de una inversión  es más que pasar a ser solamente socios financieros, se trata de una relación entre personas y  se pone en juego su reputación, su trato con los demás y su percepción de lo que es el valor a largo plazo del sistema para los participantes, ya sean los dueños de la marca o para los inversores.

Entre todos los especialistas coinciden que el modelo de franquicias baratas es un medio eficaz y probado de crecimiento económico a través de las difíciles condiciones comerciales actuales y esto se ve reflejado no solo por los factores externos como la demanda sino también por la gestión interna.

Uno de los aspectos más interesantes es la creciente necesidad de los interesados, tanto franquiciador y el franquiciado, a ayudarse mutuamente en la lucha contra la crisis, sin duda es una relación de ganar-ganar donde todos salen beneficiados si el negocio marcha bien.

La reducción del gasto de consumo y la reducción de los márgenes de ganancias conlleva a apretarse el cinturón por todas partes. Para el dueño de la marca sobre todo, es frecuente la dificultad cada vez mayor en la expansión de la compañia en contextos de crisis, y el crecimiento de todo el sistema debido a la falta de fuentes de capital.

Pero hay una cosa muy importante y es que cuando se trabaja en grupo y con una excelente relación entre las partes es posible cambiar el panorama de crisis.

Muchos socios durante la crisis del 2008 estuvieron de acuerdo en que el modelo podría estar en una buena posición, siempre y cuando reaccionaran positivamente a los acontecimientos y cambios en los requisitos económicos y legislativos. Ellos se veían como una familia de compañías con una cultura común basada en la colaboración y apoyo mutuo.

De propiedad individual, pero unidos entre sí por la firma y con apoyo centralizado, les permitía la capacidad de responder de manera más eficiente frente a los problemas locales.

El ingrediente más evidente en el sistema es la ética inherente al grupo. Las normas fluyen del acuerdo y los sistemas operativos y manuales sobre las actitudes de los participantes hacia los demás.  Sin embargo, el ingrediente más valioso de todo es la confianza entre las partes. La confianza en el franquiciador, el sistema y en los demás.

Los sistemas de franquicias baratas pueden ser modelos probados de negocios, pero sin duda no se puede prosperar si no existe una relación de trabajo, confianza y equipo a la hora de expandir la compañia y recibir el capital de los inversores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *