El ABC de los créditos rápidos

Los créditos rápidos y baratos son una buena alternativa para problemas financieros que se te presentan en determinado momento, velos como una ayuda y utilízalos solo en casos de verdadera necesidad.

Ahorra el 10% de tu sueldo para que tengas siempre un guardadito por si se te llega a presentar un imprevisto, pero si aún así no te alcanza para cubrir determinado compromiso, aquí te doy algunas recomendaciones para la obtención de los mismos.

Acude siempre a instituciones que estén regularizadas por la ley, aléjate de los prestamistas ya que marcan las tasas a su antojo y no son de fiar, pues te fijan un pago, pero este es sólo para cubrir los intereses, y si quieres abonar al capital tienes que dar un pago extra.

Al contrario en un establecimiento serio al hacer tus pagos una parte se va al capital y otra a los intereses, y así abonas al saldo; si lo deseas también puedes adelantar y por ende los intereses se van disminuyendo y tu deuda se acorta.

Antes de firmar cualquier contrato lee muy bien en las cláusulas pues te estas comprometiendo a ser puntual con el pago que te fija la institución que te esta otorgando el capital, de lo contrario si no cumples con los plazos te puedes estar metiendo en graves problemas, y de lo que se trata es buscar la forma de salir de ellos, no generar más.

Organiza tus finanzas antes de solicitar dinero, se consiente de lo que ganas y de los egresos que haces con tu sueldo para que no te vayas a desfalcar y verte envuelto en problemas jurídicos por el atraso.

Analiza todos los requisitos que te pide la institución financiera a la cual le vas a gestionar, la mayoría solicita: credencial oficial, comprobante de domicilio, recibos de nómina, referencias personales y en algunos casos aval, de ahí la importancia de elegir bien la que se acomoda más a tus necesidades.

Pregunta cada cuando son las cuotas, se pueden hacer semanal o quincenalmente, elije el que mejor te convenga y en dado caso de no poder hacer los pagos a tiempo pregunta por las opciones de refinanciamiento, con esto se congelan los intereses de los pagos atrasados y se te da la oportunidad de ponerte al corriente sin gastos extras de cobranza y la solicitud total de tu crédito.

Infórmate de los beneficios y de las sanciones por impuntualidad, también si estas pagando algún tipo de seguro que ya viene incluido en tu préstamo, pues por lo general te cobran de 30 a 50 pesos mensuales y si lo puedes cancelar.

No te atrases, esto te va a generar gastos moratorios que se cargarán al saldo total de tu deuda y perderás los beneficios que te otorga la institución por ser un cliente puntual, pues si necesitas solicitar otra vez más capital no tendrás que volver a hacer los trámites y se te otorgará nuevamente un préstamo sin necesidad de comprobar nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *