Diferentes tipos de franquicias rentables

tipos franquiciasTodo puede convertirse en una franquicia: servicios, productos, modos de producción, distribución, o cualquier otro tipo de negocio que interese a otros comerciantes y deseen facilitar la inserción en el mercado utilizando la marca, o las formas de otro negocio que ya tiene éxito, sin importar que la empresa sea grande o pequeña.

Se pueden identificar diferentes formas de gestionar una inversion de este tipo, según la capacidad del inversor para desarrollar la propuesta. Y a su vez cada tipo de franquicia se puede dividir según las actividades a las que pertenece.

Los diferentes tipos por sectores son:

  • de producción: son las que se dedican a fabricar y distribuir los productos a los interesados en inverrir, como pueden ser las gasolineras o las concesionarias de vehículos.
  • de industria: se otorga la capacidad de fabricar además de comercializar, usando siempre la misma marca de la empresa y cumpliendo con los procesos preestablecidos sin capacidad para innovar o modificar las fórmulas que integran la firma. Son ejemplos: Coca – Cola o Pepsi quienes venden la materia prima para que el interesado la elabore, embotelle y comercialice.
  • de distribución: lo que se comercializa es el producto a cambio de regalías por las ganancias que el franquiciado obtenga por la venta del mismo. No es el know how sino el desarrollo de un producto y el posicionamiento de una marca. Un ejemplo puede ser la marca de alimentos elaborados de un supermercado.
  • de servicios: es la comercialización del know how para desarrollar, producir, vender o implementar y hacer rentables diferentes servicios directos a los clientes. Como ejemplo se puede nombrar a las cadenas de comida rápida.
  • de sectores: se puede enmarcar aquí a las de artesanos, agrícolas, ganaderos, y de otros sectores del mercado de materias primas que requieren que el interesado tenga conocimientos específicos del producto que se comercializa.

Para entenderlo mejor, y que los contratos se hagan específicos, otros tipos de negocios, son las que hablan de la relación entre las partes.

  • integrada, que tiene relación directa con las empresas de producción. Un inversor distribuye los bienes a varios interesados que tienen exclusividad sobre la marca.
  • semi integrada: que tiene relación directa con los servicios. El inversor es quien vende el producto o el know how a franquiciado que puede ser el punto de venta al público o un mayorista.

Otra forma tipificar ese tipo de negocios es según la relación que exista entre los participantes es la verticalidad u horizontalidad de la misma, y se refiere a que si se comercializa o produce al mismo nivel que los inversores (horizontal) o cuando el interesado produce y el dueño de la marca es el franquiciado o cuando el que elabora el negocio en diferente situación que el que la comercializa, como ejemplo sirven los que fabrican la indumentaria para las grandes marcas (vertical).

Una vez establecido el tipo en relación a propiedad de la idea, se tipifica según el nivel de responsabilidad o de trabajo que hará el inversor:

  • activa: los interesados se encargan de todo lo relacionado con la administración y desarrollo de los bienes estando al frente del comercio y recibiendo auditorías periódicas del dueño para verificar que se cumplan los requerimientos del contrato.
  • financiera: es cuando el dueño es quien maneja el capital y delega en administradores la gestión de la firma.
  • pasiva o de asociación: que es cuando se trabaja en conjunto con el franquiciado en la administración o parte del proceso de venta del producto o servicio. En este caso, puede ser que el inversionista tenga acciones en la firma..

Conociendo estos tipos será más fácil para el franquiciante, iniciar el negocio y elaborar un contrato que le sea conveniente para no diluirse en el comercio o para mantener una línea específica en el desarrollo de su producto. Y para los interesados, estos conceptos ayudan a entender su posición en el mercado respecto al dueño de la idea para considerar los costes que le genera pertenecer o no a esa franquicia, y negociar, si es posible, las condiciones del contrato respecto a regalías, líneas de acción o responsabilidad.

Tiene sentido aclarar que estos tipos fueron recopilados de diversos autores por lo que en la práctica, a la hora de elaborar un contrato o lanzar su negocio al mercado es importante contar con la asistencia de un consultor especializado en el tema o un equipo formado al menos por un abogado, un escribano, un contador y un administrador de empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *