Diferencias entre un trabajo publico y en una empresa

Según seas trabajador del sector publico o trabajes en una empresa privada, te sentirás identificado con uno u otro de los perfiles. Pero, si aún no trabajas, esta comparativa te servirá para decidir qué clase de trabajo te gustaría comenzar a buscar, analizando algunas ventajas y desventajas que ambos suelen brindar y teniendo en cuenta tu grado profesional.

· HORARIOS: Los horarios del empleado público suelen ser mucho más amenos que los del empleado privado, pero eso depende de los gustos de cada persona. El primero suele comenzar más temprano que el segundo, pero también desocuparse antes. En general, en el sector público se cumplen jornadas de unas 7 horas, mientras que en el privado de unas 9.

· FINES DE SEMANA: Siempre tendrá libre los fines de semana, mientras que el empleado del sector privado en general trabaja los sábados, o tiene turnos rotativos entre el sábado y el domingo. De cualquier forma, su descanso no es de 48 horas, sino que suele ser de 36 como es el mínimo que establece la ley.

· SALARIO: El salario que percibe un trabajador público tiende a ser muy inferior al del que trabaja en una empresa privada. Sin embargo, este tiene tiempo para realizar actividades extra que le generen distintos ingresos.

· COMODIDADES: Hay empresas privadas que brindan salas de juego, gimnasios y espacios de distención a sus empleados, lo que de ninguna forma ocurre en el empleo estatal. Sin embargo, el público tiene más beneficios en su puesto de trabajo, tales como poder desayunar, tener tiempo para conversar, tomar un café, etc.

· LICENCIAS: El trabajador estatal cuenta con la ventaja de que la ley le permite tomarse muchas y diferentes licencias, lo cual no ocurre en el empleo privado, en el que la ley es más restrictiva al respecto. Sin embargo, esto no quiere decir que los empleados del estado se tengan que tomar las licencias obligatoriamente; muchos ni siquiera hacen uso de la mitad.

· VACACIONES: El trabajador de empresa privada tiene una cantidad de días de vacaciones que no están lo suficientemente pensados como para que logre descansar verdaderamente y empezar el año con las energías renovadas, pero están dentro de lo que la ley dispone. El empleado estatal tiene más días de descanso y, en general, puede gozar de vacaciones tanto en verano como en invierno. Además, en el sector educativo o judicial, el tiempo de licencia anual es mucho más extenso todavía.