Descubre la importancia de la Participación y la Cooperación

cooperar¿Hay alguna forma distinta de trabajar juntos y cooperar?

La única alternativa es: trabajar juntos o trabajar en conflicto.

Cuando alguien está trabajando en contra, esto no siempre es evidente. Las cosas se demoran un poco más en hacerse, pero no está seguro del porqué. A la gente se le olvida hacer las cosas. La mayoría de las veces la falta de cooperación se debe al letargo, al hecho de no querer molestarse, a la falta de interés. Otros tampoco se matarán trabajando por uno.

La gente no coopera porque no está del lado suyo. Y lo más probable es que no esté del lado suyo porque piensan que usted no está con ellos. “¿Por qué he de molestarme por él? El tampoco se molesta por mí, excepto cuando necesita algo”.

El Líder busca la cooperación y la consigue. La consigue porque está con su gente, no solamente en lo concerniente a la tarea que ha de desempeñarse hoy, sino preocupándose por sus intereses, apoyándola, haciendo por ella cuanto esté a su alcance. El coopera con su personal en la solución de sus problemas, y, en retribución, ella coopera con él. Es un proceso de doble vía, en el cual cada parte hace lo imposible por la otra. Si no coopera con sus trabajadores, no puede pedir que ellos cooperen con usted.

Por tanto siempre da el ejemplo y toma la iniciativa. No espera hasta que necesite algo para solicitar ayuda. Si Toño Niño necesita su ayuda en la entrega de un premio, el cooperará. Si Mónica Cárdenas le pide que envfe una referencia al banco, él cooperará. Si su jefe le pide que acompañe a una delegación de visitantes japoneses a un recorrido por las instalaciones, él cooperará. Cuando presta cooperación, el Líder siempre se muestra complaciente; nunca inventa excusas ni alega que algo es demasiado difícil. Hace lo imposible por cooperar, por ayudarle a otra persona a resolver el problema que sea.

aplicarhoy

Haga una lista de las veinte personas con quienes tiene que trabajar más estrechamente. Clasifíquelas luego según la voluntad de cooperación. Olvídese de las diez primeras, no son problema. Ahora examine críticamente a las diez personas menos cooperadoras y pregúntese por qué. Si todas sus respuestas tienen que ver con ellas, échele otro vistazo a la parte inferior de la lista y pregúntese:

“¿Su falta de ayuda obedecerá tal vez a que creen que yo no coopero con ellas?” Sea autocrítico sin piedad; podría aprender muchas cosas que podrían ser útiles tanto para usted como para ellas.

 

Participación

participacionLa participación es la clave del compromiso.

Este es un tema controvertido: la democracia en el lugar de trabajo. Un gerente no es un gerente a menos que tenga la exclusiva responsabilidad cuando toma decisiones específicas.

El proceso de reunir personas alrededor de una mesa para que participen en la toma de decisiones, puede ser engorroso y requiere mucho tiempo. Sin embargo, garantiza el compromiso y bien vale la pena si todos los participantes tienen el mismo interés fundamental y pueden contribuir con cierta pericia a decidir. Fracasará si existen intereses egoístas en conflicto y si los participantes no son expertos en el tema sometido a consideración.

El Líder decide. Estimulará a las partes interesadas a que participen en el proceso, pero si hay un 51 a favor y un 49 en contra, tomará una decisión y correrá el riesgo de perturbar al 51.

Pero rara vez sucede así. En lo posible, tomará su postura de acuerdo con la opinión general. Sin embargo, si tiene que ir en contra de esa opinión, explicará sus razones y tratará de ayudar a los participantes a que las entiendan.

A fin de estimular la participación sobre una base regular, compartirá sus pensamientos con su gente, compartirá sus ideas, su entusiasmo y también sus preocupaciones. Igualmente, hará todo lo posible por compartir los pensamientos de su personal, sus ideas, sus alegrías y sus preocupaciones. Participar y compartir es un proceso de doble vía que consiste en dar de sí mismo. Es un proceso continuo que el Líder pondrá informalmente en marcha todos los días. Participar es la antítesis de apoderarse, de explotar, de exigir, de imponer.

Participando y ayudando a tomar una decisión, es mayor la probabilidad de que los empleados lleguen a comprometerse en la postura.

Sin embargo, en el análisis final, la responsabilidad no puede compartirse (de lo contrario, tiene que despedir a todo el grupo si las cosas salen mal). No importa cuánto participe y comparta la gente, al fin de cuentas la decisión será la que tome el LÍDER.

aplicarhoy

Dé una vuelta por su área, comparta sus pensamientos con todos los que encuentre por su camino. Comparta con ellos sus mayores preocupaciones, sus ideas con respecto a cómo resolver algunos problemas clave. Invítelos a compartir sus ideas con usted. Anímelos a participar en la solución de algunos de los problemas expuestos y en algunas de las decisiones que deben tomarse.

LO QUE DEBE HACER LA PROXIMA SEMANA

Reúna un corte transversal de las personas que trabajan en su área (con representación de todas las secciones y niveles) e invítelas a participar en una discusión para tomar decisiones sobre mejoras en sus sitios de trabajo.

Escuche con atención. Comparta con ellos sus consideraciones acerca de las ideas que sugieren. Trate de lograr algún consenso. Luego tome una decisión y ponga en ejecución lo decidido. No eluda hacer sus informes directos. Invítelos a tomar parte en éstos también. Podría pedirle a un especialista en relaciones laborales que presida la reunión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *