No me debes dinero, pero me debes 20 minutos

Hace unos días después de almorzar me quede viendo una película, tenia trabajo pendiente, pero pensé que la película podía tener un poderoso mensaje y me quede viendo, total, a nadie tengo que pedir permiso. La película trata de dos tipos que tienen un encuentro casual, un accidente de transito, en la que uno pierde 20 minutos de sus tiempo y el otro pierde una archivo con documentos muy importantes.

Las películas son una fuente de inspiración muy poderoso, debe ser que detrás están personas que entienden las emociones humanas y saben como llegar a ellas. Sin duda podemos hablar de inteligencia emocional en los negocios como un factor donde las personas se interesen mas por la experiencia que por el precio.

Imagina un escenario, en reclamos de una empresa, donde alguien se presenta diciendo: no me debes dinero, me debes una experiencia o me debes 20 minutos de tiempo. Quizá pueda suceder viendo una película, a la que uno asiste con la expectativa despertada por la publicidad, para encontrarse con una calidad muy pobre.

En la película que vi, uno de los hombres tiene que estar presente en una audiencia donde se decide un divorcio y viaje a una ciudad lejana de su esposa e hijos, es decir ya no poder verlos con la frecuencia que un padre desea por sus niños. Pero la audiencia a terminado hace 20 minutos y por mas que ruega, ya todo esta echo.

El otro hombre es un abogado que olvido una carpeta en el incidente y no puede presentar unas pruebas importantes en el caso. Piensa que la otra persona puede haber recogido la carpeta y se inicia una serie de acciones, donde uno esta herido por haber perdido 20 minutos y el otro desesperado por unos documentos muy importantes.

La inteligencia emocional en los negocios es sobre todo estar en condiciones de dar la mejor experiencia para lograr un propósito deseado, negocio. Cuando un vendedor solicita una entrevista esta buscando un momento de experiencia con un cliente, venderá o no, solo si las emociones del cliente son satisfactorias.

En la película se desarrolla una serie de incidentes desafortunados en que el abogado reclama su carpeta y el otro le dice “no me debes dinero, pero me debes 20 minutos de mi tiempo”, 20 minutos que lo separa de sus amados hijos. ¿Como negociar con el tiempo? No se puede devolver tiempo, quizá ganar.

Y en nuestros negocios lo que realmente pedimos es tiempo para que los clientes puedan conocer nuestros productos, para que tengan un contacto, para que escuchen nuestra oferta, nuestros argumentos, etc. Pero, un cliente ¿Que valora de ese tiempo invertido? Sus emociones, la novedad, la oferta, la oportunidad, etc.

Toda persona esta a la orden de sus emociones y al manejo de ellas. Nuestro negocio puede estar despertando una serie de emociones que no llevan a un resultado deseado, por ello la inteligencia emocional en los negocios significa sobre todo lograr buenos resultados, rentabilidad para nuestro negocio.

Imagen Tulanesally

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *