Cultura organizacional

cultura organizacional El cómo poder tener una cultura organizacional es uno de los fenómenos que más ha generado un creciente interés parte de los emprendedores y los grandes empresarios, dado que se han dado cuenta que es una importante herramienta en el mercado.

¿Por qué este interés? Simplemente por el hecho de que se han dado cuenta que al tenerla a la mano, les puede servir para colocarse y situarse mejor como empresa.

Pero antes de pasar a la construcción de esta cultura organizacional, tenemos que tener claro  los dos conceptos básicos que permitirán entender el concepto de una buena manera:

 

¿Cómo construir la estructura de poder?

Una buena estructura de poder evita cualquier colapso y mantiene la estructura del emprendimiento, además de cimentar el liderazgo del mismo.  Pero hay que recordar que la estructura de la empresa (incluso la de poder) sólo puede mantenerse si está basado en grandes consensos como la interacción entre los diversos miembros de la estructura laboral.

Hay que olvidarse de las esquemas tradicionales se basaban en la dominación por parte del patrón por sobre los obreros. Por el contrario, la existencia de nuevas formas de entenderse, hacen que pensemos en sistemas de interrelación y de significados donde los liderazgos son construidos basados en la cooperación y el respeto, pero no el respeto paternal, sino que el que se encuentra basado en el reconocimiento de la dignidad humana más allá del rol que ocupa.

Esto hace que el liderazgo va por otros lados, va por el respeto por la diversidad, por la labor del otro, y por otro lado, por la aceptación de una estructura de mando en el emprendimiento, pero que se justifica su existencia en tanto sea funcional tanto a los intereses de la empresa, como también con el fin expreso de mejorar las relaciones laborales.

Ya no pensemos en un ambiente interno basada en un esquema piramidal de obediencia, sino que es ahora es un proceso de un carácter horizontal, donde se busca que el liderazgo pueda tener legitimidad y basado en los méritos de los trabajadores, más que en los abolengos heredados o derechos que puede darle la propiedad al dueño de la compañía.

Tenemos que tomar en cuenta que si se da un entorno donde puede darse una relación basada en el respeto, tolerancia y el aprecio por los méritos, podemos pensar que estamos en frente de una cultura organizacional. Pero esto no se construye de un día para otro, sino que es algo que debe construirse para que pueda surgir de una manera natural, que pueda convertirse en una base que haga que las prácticas en el trabajo, se pueda convertir en algo parecido a prácticas culturales.

Ejemplos varios de estas maneras de entender las relaciones en el trabajo, las podemos ver en las grandes firmas que apuestan por la innovación,  como también desarrollo de las individualidades que se encuentren en procesos de sinergia con el resto de la compañía donde se encuentren. Un clásico ejemplo de esta actitud que puede transformarse en una cultura organizacional.

 

¿Cómo la existencia de esta forma de interrelación impacta en la gestión?

induccion personal

Cuando se logra generar un entorno, un ambiente que permite que florezca la interrelación entre los miembros de la empresa, permite sin duda que surja  un sentimiento de acción colectiva que apuesta por el buen trato, tanto dentro de la compañía como con el exterior, sobretodo enfocado en la relación con los clientes (ya sean los potenciales o los ya saben del producto o servicio se ofrece), ya que este proceso interno puede servir como instrumento de publicidad.

Hay que acordarse de que una empresa que tiene un buen clima laboral y una forma de hacer las cosas de manera eficiente,  genera una fama o prestigio que hace que tenga buena prensa, y por ende, una buena llegada en el mercado. No  es mera casualidad que esta clase de compañías son las que lideran el mercado, ya que son capaces de proyectar una imagen más allá del trabajo,  mostrándose como una comunidad virtuosa, con excelentes relaciones entre los miembros y esta virtuosidad se traspasa en los productos que se venden en el mercado.

Pero para poder cual es el nivel de adopción de esta cultura organizacional en el entorno laboral (es decir, el emprendimiento),  es necesario tener la opinión de verdaderos expertos, los cuales son miembros de consultoras con gran experiencia en compañías líderes del mercado, además de poseer conocimientos sobre procesos educativos en la educación y formación de los empleados.

Por lo general, estos especialistas buscan en sus investigaciones de campo (léase, la empresa o el conjunto de firmas, si son grandes holdings) con el fin de comprender y conocer las características culturales de los trabajadores, para así poder recomendar que tipo de organización cultural sería la mejor para el emprendimiento.

Para llegar a dichas conclusiones,  estos expertos debieran hacer trabajo en terreno, mediante entrevistas, encuestas (tanto abiertas como cerradas)  y la totalmente necesaria observación participante, la cual les permitirá saber las particularidades individuales como grupales de los obreros y directivos a estudiar.

Aunque llegan con preguntas armadas, con el fin de entender las interrelaciones sociales, de clase y entre obreros y jefes. Luego, se analizarán estos datos que le permiten a los expertos  dictaminar que clase de ambiente interno puede ser el más apto para las necesidades del emprendimiento.

Para ello, hay que ver cuál es el ambiente laboral predominante en dicha sociedad (por mucho que sea una compañía, no podemos olvidar que son parte de una estructura social determinada y que de cierta manera, determina costumbres y usos cotidianos y sociales), como también el tipo de liderazgo que existe en dicha sociedad, las prácticas sociales de los trabajadores, entre otras particularidades propias de la vida humana en sociedad.

Cómo podemos ver, esta clase de estudios, son la base donde tendrían los ejecutivos con el fin de saber cuáles son las particularidades que existen y como se puede adaptar para la conformación de una cultura organizacional diferenciada para el emprendimiento que contrató el estudio de los especialistas. Pero no se crea que se trate de llegar y hacer cambios radicales en la organización.

trabajo empresarial

Muchas veces, las prácticas se encuentran muy arraigadas y eso no se quita de un día para otro. Por ello se recomienda que los cambios sean graduales, consensuados y estudiados. Esto es con el fin de evitar conflictos innecesarios por tratar de hacer las transformaciones de manera imprevista.

Otro problema es cuando la relación armónica se quiebra. A veces hay situaciones externas que pueden hacer peligrar los cimientos del clima interno del emprendimiento.

Un claro ejemplo de los anterior es cuando ocurren dichas presiones que hacen que los jefes presionen a los trabajadores, generando problemas que pueden desembocar en situaciones de conflicto que pueden tener salidas que quiebran el orden social, ya sea huelgas o conflictos prolongados que enrarecen el ambiente de trabajo, y por ende, las relaciones sociales y humanas.

Pero hay que tomar en cuenta que en estos escenarios de conflicto, no hay que pensar en las formas tradicionales (represión a los trabajadores) ya que estas sólo agravan el conflicto de manera innecesaria.

Es en este tipo de circunstancias difíciles es cuando se debe pensar en aplicar los resultados de los estudios que han determinado las particularidades sociales del emprendimiento. En estos casos, el emprendedor debe tomar el estudio, estudiarlo y ver qué medidas puede tomar.

Es por ello que lo recomendable es que pueda adaptarse  a los cambios sociales. Pero si no es capaz, debiera dar paso al costado y dejar que la situación la enfrenten verdaderos especialistas que puedan bajar la presión al conflicto que existe en la empresa.

Para que una cultura organizacional pueda tener un cierto grado de éxito en la compañía,  se debiera considerar algunos aspectos básicos:

En el caso de que haya un conflicto interno y grave,  lo primero que hay que ver si no ha aplicado las reformas encomendadas a los especialistas. Si este no es el caso, se recomienda no vale la pena investigar, ya que se siguen haciendo las cosas bajo el antiguo paradigma.

Pero si se ha fomentado una nueva forma de hacer las cosas en el entorno laboral, es necesario tener en cuenta que es lo que ha fallado dentro de las relaciones sociales de la empresa y que se debe hacer para restablecer el clima social anterior al conflicto.

Como puede verse, este es un proceso que puede llevar dificultades al pasar de la teoría a la práctica, pero que es necesario realizarlo si se pretende estar en el mercado por mucho tiempo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *