Cuatro razones para no programar metas

Hace algunos años, en los paraolímpicos de Seattle, nueve concursantes, todos con alguna discapacidad física o mental, se reunieron en la línea de salida para correr los 100 metros planos. Al sonido del disparo todos salieron, no exactamente como bólidos, pero con gran entusiasmo de participar en la carrera, llegar a la meta y ganar.

Uno de ellos tropezó en el asfalto, dio dos vueltas y empezó a llorar. Los otros ocho oyeron al niño llorar, disminuyeron la velocidad y voltearon hacia atrás. Todos dieron la vuelta y regresaron… todos.

Una niña con Síndrome de Down se agachó, le dio un beso en la herida y le dijo “Eso te lo va a curar”. Entonces, los nueve se agarraron de las manos y juntos caminaron hasta la meta.

Todos en el estadio se pusieron de pie y aplaudieron durante varios minutos. La gente que estuvo presente aún cuenta la historia. ¿Por qué? Porque dentro de nosotros sabemos una cosa: lo importante en esta vida va más allá de ganar nosotros mismos. Lo importante en esta vida es ayudar a ganar a otros, aun cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.

El miedo: gran inhibidor
La primera razón
por la cual la mayoría de las personas no tiene un programa de metas es el miedo. Este es el gran inhibidor.

Las personas tienen miedo de entregarse al logro de metas específicas debido a que piensan que lo más probable es que no vayan a poder alcanzar los objetivos que se fijan. No quieren cometer el error a todo el volumen de su voz, ni frente a sus amigos, así que simplemente no se comprometen. Muchos se aseguran a sí mismos que se fijarán objetivos, pero no le dicen a nadie acerca de ellos. Ni siquiera escriben sus objetivos en papel. De esta manera, si no “los logran”, nadie lo sabrá, lo que constituye un enfoque más seguro y menos bochornoso para ellos.

Utilizando esa forma de pensar, podría yo señalar que un barco estaría mucho más seguro en el muelle que en el mar. Pero no se construyen los barcos para ello. Usted se sentiría más seguro si no se compromete, pero esa no es la razón de que fuera creado. Estoy convencido que usted fue creado para un propósito y de que está aquí por una razón. Ese propósito es obtener de usted todo lo que sea humanamente posible para hacer sus contribuciones a la humanidad. Los objetivos le permiten hacer más por usted y también por otros.

James Allen, autor de As a Man Think, afirmó: “Quien ha derrotado a las dudas y al miedo, ha triunfado sobre el fracaso”.

Una auto imagen pobre
La segunda razón
por la cual las personas no tienen metas es porque tienen una pobre auto-imagen. No pueden imaginarse alcanzando aquello que internamente desearían poder lograr. Pueden ver cómo otros lo consiguen, pero en cuanto a ellos, ¡olvídese!.
El miedo, en cierto grado, nos hace posponer las decisiones y acobardarnos. Para ser sincero, el miedo y una pobre auto imagen están tan entretejidos que es difícil, si no imposible, separar el uno de la otra.

La Dra. Joyce Brothers dice que su auto imagen tiene una influencia directa sobre la ropa que viste, la forma en que luce, la profesión que abraza, el cónyuge que elige, los hábitos que adquiere, su conducta moral y las metas que se propone alcanzar. Esto es una fuerte motivación para hacer algo sobre la imagen que tiene de usted mismo.

¿Cuáles beneficios?
La tercera razón
porque la gente no tiene metas es porque nunca han comprendido completamente los beneficios que ellas traen. Si tal razón es aplicable a usted, prepárese, porque es bastante probable que usted empiece a pensar –desde ahora- qué hacer para tener su propio programa de metas.

¿Cómo desarrollar un programa de metas?
La cuarta razón
por la cual el noventa y siete por ciento de las personas no tiene un programa de metas es porque no saben exactamente cómo desarrollarlo. Los pasos que usted puede dar son muy específicos y le permitirán eliminar la falta de conocimiento como excusa para no tener un programa de metas.

Es obvio que si tuviéramos que conducir desde Los Ángeles hasta Nueva York sin instrucciones, mapas y letreros indicadores, tendríamos un buen grado de miedo. Con instrucciones, buenos mapas y claras señales de carretera, en gran parte ese miedo desaparecería.

En realidad, muy pocos intentaríamos hacer un viaje sin instrucciones ni mapas. Por desgracia, muy pocas personas están equipadas con instrucciones específicas sobre cómo conducir en las autopistas de la vida. No es de sorprenderse que la mayoría de la gente llegue al final del viaje de la vida sólo con una fracción de lo que la vida tiene para ofrecerle.

Obsérvate, descubre tus metas y ambiciones personales. Anótalas. Identifica aquéllas que se oponen entre sí. Clasifica tus objetivos en orden de importancia. Si jerarquizas tus metas, ocuparás tu energía provechosamente en lograrlas una a una.

Dario Nuñez Bisi
http://dario-nu.neurona.com

0 comentarios en “Cuatro razones para no programar metas

  1. Hola,
    la historia está bien pensada, pero lo bonito es atenerse a la realidad, yo soy paralimpico(no, paraolímpico como pones en tu escrito, sobra la o) y sé de la historia de los juegos alternativos para gente con deficiencias. Y nunca se celebró un juego en Seattle, ni siquiera un acontecimiento similar, por eso además no tenéis imágenes, sino te aseguro que serían conocidas, está bien la historia, como hacen muchos escritores. de invención, pero tendrías que señalar que es ficción. Por respeto a la verdad, por fea que te parezca para sacar ejemplos.
    En cuanto a los escritos están bien, pero es tan fácil y tan difícil todo como dejar de pensar tanto y todo el tiempo y empezar a hacer las cosas.
    Si tuvieras una deficiencia mental o física sabrías la diferencia en estar parado por tu propia decisión mental y estarlo por otras razones verdaderamente inamovibles. Y aún así actuar más que la mayoría que las personas válidas.
    Todo este blog lo resume el tiempo tuyo para hacerlo y el tiempo de la gente para leerlo, debemos movernos más¡¡¡ debes poner sin miedo tus datos de contacto accesibles en todo momento para que te contacten, pues esa es la finalidad de este blog, por lo que veo, y no lo tienes optimizado, seamos sinceros¡¡¡¡ y vayamos al grano.
    Saludos,
    Uri

  2. Hola Uri, gracias por tus comentarios, yo no soy el autor de esta historia. La encontré en Neurona, la red social desaparecida, y citada por Dario Nuñez Bisi, tal como esta señalado en la historia.

    Si pues, no hay fotos y no hay mayor información, yo busque las fotos, solo encontré ese video, que prácticamente es la misma historia. No se si es real o no, pero claro, cumple su papel motivador, la historia esta bien para eso.

    Las posibilidades de las personas son infinitas, y siempre tenemos limitaciones visibles o no. Dentro de esas limitaciones todos nos encontramos normales, nuestra normalidad es la costumbre con las que convivimos con lo que tenemos.

    No soy experto en blogs, apenas tengo unos meses que descubrí esta poderosa herramienta, cada día estoy entre si aprender mas, o dejar que el día culmine sin que haga nada y lo deje como esta.

    Mi nombre es Luis Samanamud, soy de Lima Perú.

    LuisS

  3. Bueno es cierto que todos vivimos experiencias. Es cierto cuando dices que el miedo es un limitador.
    Me ha gustado leer tus comentarios respecto a como ser efectivos.
    felicitaciones

  4. Cuando nuestros sueños son más grandes que nuestros miedos entonces podemos avanzar algo. Mas puede el querer hacer que el conformarse, más puede la voluntad de lograr algo que el golpe de los errores que son inevitables cuando se hace algo.

    Cuando empiezas a practicar un deporte siempre tienes que aceptar previamente caerte. Muchas veces esas caídas son de un dolor tremendo, basta ver a los que practican MotoCross, aun llorando de dolor después de una caída, se levantan y continúan. Hay que tener muy claro a donde queremos llegar, solo así sabremos si llegamos o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *