Consejos para ser un líder en tu organización

consejos liderUn líder es aquella persona referente de un grupo, aquella que sabe cumplir con los objetivos propuestos y que sabe tomar decisiones para lograrlos, sin necesidad constante de alguien que le indique cómo proseguir, es decir tiene capacidad para generar y logar sus objetivos. No hace falta nacer con estas capacidades, se puede aprender teniendo en cuenta algunos consejos.

Uno de los primeros consejos que debes conocer para saber es que tu cualidad principal será la de ser valiente, pero no valiente como un soldado, sino valiente para tomar decisiones, para afrontar retos y para afrontar las diferentes personalidades de tu grupo y para adaptarse a los cambios. De esta cualidad también se desprende que debe poseer confianza en sí mismo pero no ser soberbio, pensando que siempre tiene la razón.

Otra de las condiciones indispensables es la de contar con domino de su personalidad, de sus deseos y ímpetu. Ya que el líder es aquel a quienes todos los colaboradores recurrirán cuando tengan dudas sobre su tarea y aún cuando no puedan hacerla porque tienen otro problema que se los impide; tendrá que tener paciencia, control y capacidad para recibirlos siempre de la mejor manera, estar calmado para escucharlos con atención e interpretar cuál es realmente el problema que expresa el colaborador, para así encontrar la solución adecuada, o, poder explicar cuantas veces sea necesario cómo desea que se cumplan los objetivos.

La siguiente cualidad o característica que se debe conocer tiene que ver con la justicia. Al ser referente del equipo o al tener la responsabilidad sobre quién y cómo se hacen las tareas, la justicia tiene que ser uno de sus preceptos más importantes. Tendrá que ser justo a la hora de repartir las responsabilidades, también a la hora de decidir las recompensas y los castigos, e incluso al momento de dirimir entre conflictos, ya sean personales o de trabajo.

Una palabra que estamos repitiendo y que es la esencia de cómo ser un líder es la decisión. Como dijimos, tiene que poseer valor para tomar decisiones y también tiene que tener la capacidad para afrontar el resultado de estas, es decir tiene que tener confianza en sí mismo. Tomar decisiones no es tan sencillo como parece, al hacerlo hay que contemplar el objetivo a cumplir, las diferentes necesidades del equipo y de la empresa, las posibles consecuencias que pueda llegar a provocar esa decisión tomada y cómo afectará al curso del proyecto, más aún cuando esa decisión incluye un cambio de rumbo o el agregar o restar integrantes al equipo.

También para saber hay que ser organizado y saber planear. La planeación es necesaria para saber qué, cómo y cuándo deben hacerse las cosas, y para esto la organización es indispensable, así no se pierden detalles ni se omiten situaciones.
Para hacer una buena planeación, debe conocer el objetivo, entenderlo y sentirlo propio, luego, trazar los procedimientos y rumbos a seguir para cumplirlo, teniendo en cuenta cuántos miembros tiene para lograrlos, cómo son y sus habilidades particulares. Luego, tendrá que saber que una vez planeado el proyecto, puede ser necesario cambiarlo o modificarlo durante la aplicación, y debe, en este caso, por ejemplo, saber escuchar a quienes están en la aplicación y a los que tienen más o distintas experiencias sobre el tema, porque ellos podrán decirle qué ha funcionado antes aplicado al objetivo. Entonces, al planificar, tiene que ser cuidadoso y no pensar que su método es el único e infalible, ya que puede saber de teoría y planificación, pero quizás no tiene la experiencia o conocimientos que, quizás, sí tienen sus colaboradores.

Y de estas cualidades, lo que se desprende es que para saber cómo ser un líder hay que trabajar y estudiar, entonces, al convertirse hay que seguir trabajando y estudiando, incluso más que los miembros…. Muchos piensan que como son jefes su única responsabilidad es mandar y delegar, pero se equivocan, porque como jefe o líder se es responsable del proyecto completo y de cada una de las acciones de sus colaboradores. No está obligado a saber hacer todas las tareas o trabajos, pero sí tiene que entenderlas para poder ayudar y ofrecer, a quienes deban hacerlas las herramientas necesarias. El trabajo no termina con el horario de trabajo, ya que es probable que tenga que seguir pensando cómo mejorar el proyecto.

Y como podemos ver, es necesario tener personalidad, pero no cualquiera, sino una personalidad que pueda agradar a la mayoría de las personas, es decir, no es necesario agradar a todos porque eso ser falso, pero sí se amable con todos, incluso si no te caen bien o no les caes bien a ellos. Ser firme y concreto para que todos puedan entenderte y ser paciente si no logras hacerte entender, comprendiendo por qué sucede para encontrar la forma de explicar correctamente.
La personalidad, además de amable y controlada debe ser también concreta y distinguible, esto generará confianza en sus miembros.

Nombramos en el punto anterior, que debe comprender y entender. Estas cualidades son necesarias para el trato diario con sus colaboradores, pero también para el trato con las otras personas, ajenas al sector o a la empresa con las que tenga que trabajar para cumplir su proyecto. Debe comprender las situaciones y a las personas, pero no por eso tiene que ser condescendiente, porque es justo pero debe saber separar entre las cuestiones que realmente puede afectar al proyecto y las cuestiones privadas que no tendrían por qué hacerlo.

Volviendo a las características personales, está el aprecio por el detalle. Esta cualidad es innata en muchas personas, pero puede suplirse con el planeamiento y la organización extremos. Una persona que nace detallista podrá ser buen líder porque tendrá todo, absolutamente todo, bajo control y podrá vigilar la tarea de sus miembros ayudándolos a no olvidarse de nada. Pero como dijimos, esta cualidad puede suplirse con trabajo, planificación y organización. Una persona que no es detallista pero debe ser líder, necesitará tener ordenadas todas las tareas y objetivos a cumplir, relacionados con quienes deben cumplirlos y las fechas límite para que lo hagan, deberá utilizar las herramientas como agendas, alarmas y carteleras para no olvidar nada y poder estar pendiente de lo que hacen y necesitan su equipo.

Para poder lograr todo lo anterior, la característica básica es la responsabilidad. Tiene que ser y sentirse responsable por el proyecto y su equipo, eso sí, cada uno de los miembros también es responsable de su tarea, pero el líder es responsable del cumplimiento del objetivo general.
La responsabilidad es una cualidad nata, también, como la ser detallista, y al igual que la anterior, puede adquirirse aunque desde dos lugares distintos. Un líder puede aprender a ser responsable por amor o compromiso con el proyecto, es decir desde un lugar emocional, o también puede hacerlo desde un lugar más terrenal como la necesidad de conseguir la recompensa o reconocimiento por cumplir con el objetivo.

Y para lograr el objetivo, como dijimos no puede trabajar sólo, en realidad la condición de líder se la otorga el hecho de trabajar con un equipo, si se trabaja en soledad no hay líderes.
Entonces, como necesita de un equipo, es imprescindible aprender y trabajar con ellos. Poseer la capacidad de cooperar con sus ayudantes hará que el ambiente de trabajo sea el adecuado, que los colaboradores confíen en ellos porque saben que tienen quien los respalda y también, permitirá trabajar con confianza y tranquilidad porque tiene en quien apoyarse cuando necesite. La cooperación, es decir, el trabajo en equipo es la fuerza y motor de cualquier emprendimiento exitoso.

En conclusión, será necesario estudiar, aprender y comprometerse con la actividad a realizar. Ser agradecido, amable y eliminar la soberbia pero poseer personalidad, autoestima y determinación para hacer valer su posición, respetar y ser respetado, porque como es el responsable final de cada proyecto, debe ser escuchado y obedecido por sus colaboradores. Pero también debe tener la habilidad y capacidad para escuchar a su equipo, comprender que no lo sabe todo y que ellos pueden tener experiencias y conocimientos útiles para el proyecto.

Un buen líder es aquella persona que piensa, aprende y participa, es quien sabe y hace solo pero también necesita y reconoce la capacidad de los otros. No es fácil ser líder, o jefe, o dueño pero todos podemos serlo si realmente asumimos el compromiso y sabemos por qué y para qué hacemos lo que hacemos, elegimos a quienes elegimos y marcamos el rumbo preciso a donde queremos llegar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *