Cómo vender un producto

vender productoEl Cómo vender un producto, además de ser la principal tarea de cualquiera que pretende abrir una tienda o negocio,  es también uno de  los más importantes desafíos que todo comerciante debiera de enfrentar cotidianamente. Hay que tomar en cuenta que no es cosa de abrir una tienda y comenzar a vender.

Como ya lo verá el vendedor nobel,  no es una tarea fácil, sino que por el contrario, requiere seguir toda una serie de pasos, tips y consejos que nos permitan poder realizar dicha tarea, la cual es capital para cualquier emprendedor que se dedique al comercio y a la actividad productiva.

Es por todo lo anterior, que antes de lanzar o promocionar la oferta de productos y servicios que se ofrece en el emprendimiento,  es necesario prepararse para que dicha tarea sea totalmente un éxito y no termine en un estrepitoso fracaso. Y con ese objetivo final, mencionaremos  varios consejos que  le ayudarán a lograr dicha meta:

Tips y consejos:

Pasión

El primero de los consejos para cualquiera que quiera saber cómo vender un producto, es que realmente  le debiera gustar y ser un apasionado en el oficio de comercializar. No es cosa de tener un puesto o una tienda y colocarse a  vender como si nada, sino que hay que asumir que esto es un verdadero arte, que se necesita pasión por lo que se hace. Esto incluso se puede percibir o ver por parte de los consumidores, quienes se dan cuenta de inmediato (varias veces de manera instintiva) de las ganas que coloca el vendedor para que la gente le compre sus artículos. Muchas veces sucede que el cliente termina comprando a quien le coloca más ganas, pasión y esfuerzo por comercializar, en otras palabras, podemos decir que los consumidores terminan comprando a quien es más apasionado en el proceso de venta de sus artículos.

 

Enfrentar los temores

El segundo  de los tips que mencionaremos en esta ocasión,  es cómo poder afrontar el pánico escénico que implica para algunos tener que enfrentar al público. Esto puede ser algo que paraliza al vendedor, impidiéndole que haga una labor efectiva. Por suerte, es posible evitar los temores, pero para lograrlo, necesariamente tendrá que enfrentarlos ¿Cómo, se preguntarán varios lectores? Simplemente, atreviéndose a hacer otras cosas, como probar los productos que el mismo produce,  romper la fría distancia que existe entre vendedor y clientes, es decir, toda clase de cosas que le puedan dar seguridad al emprendedor y que a la vez, le puedan ayudar de una buena manera a ayudar para que pueda comercializar sin mayores problemas.

 

Saber afrontar críticas

El tercero de los consejos que tomaremos en cuenta en este posteo, tiene que ver con algo fundamental que debe tener cualquiera que se dedique a esta clase de actividades, que es el saber afrontar y soportar las críticas. Sin duda, el  estar en una exposición pública, como  consecuencia de la actividad comercial, obliga necesariamente soportar toda clase de críticas y cuestionamientos, sobretodo de los clientes, quienes en su afán de buscar lo mejor, critican hasta el más mínimo detalle, aunque a veces de manera despiadada y sin que el emprendedor pueda responder a ellas.  Pero hay algunas que tienen asidero y esas son las que hay que tomar en cuenta. Recuerda que siempre se puede mejorar y eso se logra escuchando a los demás, incluso a los que te critican fuertemente. Por ello, el vendedor debe tomar lo mejor de ellas y aplicarlas al proceso de ventas. Si le dicen que debe mostrar la mercadería de mejor manera y el la tiene arrumbada en una bodega, esa es una crítica constructiva que hay que considerar.

 

Ser amable y considerado

El cuarto de los consejos tiene  que ver necesariamente en cómo se relaciona el emprendedor en su relación con los demás.  La clave de esto, es quien tenga que vender pueda ser lo más  caballeroso, atento y dispuesto a escuchar a sus clientes. Aunque no lo crea, esa clase de pequeños detalles impactan en los consumidores y puede ayudar a que decidan comprar en su tienda. Tome en cuenta además que hay que atender diferenciadamente a los jóvenes, ancianos y a los niños, puesto que no puede tutear a los más grandes ni tampoco ser muy formal en el trato con los pequeños. Es mucho mejor quedar como el tendero “buena onda” o cool que el viejo amargo de la esquina que atiende mal a los jóvenes, por ello, tome en cuenta lo anterior, ya que el respeto a los clientes ayuda a vender más en el negocio.

 

Segmentar el mercado

Una cosa que debe tomar cualquiera que pretenda mejorar sus dotes de venta, es que no todos los clientes son iguales. Esto queda enunciado en el punto anterior, donde no es lo mismo hablarles  con el mismo tono a niños que a adultos mayores. En el caso de lo que quiere vender a los consumidores, no se les puede ofrecer lo mismo a jóvenes quinceañeros que al grupo de los denominados adultos jóvenes. Es por ello que lo recomendable en estos casos es segmentar el mercado, tener objetos de manera diferenciadas a los diversos grupos etáreos y grupos socioeconómicos. Por ello para poder incrementar las ventas, debe pensar en una estrategia de venta particularizada que sea eficaz y que permita consolidar su presencia en el mercado escogido.

 

Venta directa

Una estrategia que muchos productores escogen con el objetivo final de poder incrementar las ventas, tiene que ver con el hecho de realizar la venta directa de los productos y servicios que ofrecen. Lo que escogen esta forma de vender, lo hacen con dos fines, el primero es para no pagar a intermediarios (comerciantes) ahorrándose un dinero en términos de distribución como de logística y el segundo punto tiene que ver con el hecho de tener un control directo sobre la producción que se pretende colocar a la venta.  Otro factor que muchos escojan la idea de comercializar directamente, es porque pretenden consolidar el nombre de la empresa, ya que apuestan con que pueda ser conocida la marca en el mercado.

 

Publicidad directa

Otra forma es apelar a la publicidad directa por parte del comerciante. Esta manera de marketing se asocia siempre al vendedor entregando folletos en la vía pública o con parlantes de música estridente y la puerta del negocio adornado con globos, son estilos que pueden ayudar a un emprendedor para incrementar su volumen de ventas. Esta forma de acercar los productos de la empresa a los potenciales clientes, pueden funcionar con artículos masivos y que puedan tener una fácil salida en el mercado, además de ser una carta directa de presentación a los consumidores.

 

Ofrecer muestras gratuitas

Una alternativa bastante usada por los empresarios, pero que aún sigue dando resultados, es ofrecer por un tiempo muestras gratis en promoción. Por lo general, se apela a ella cuando se quiere hacer conocido un producto nuevo a los consumidores, colocándolo en un display el ya reconocido junto a una muestra pequeña (por lo general) del objeto que se quiere ofrecer. Esta promoción, para que funcione, debe estar un tiempo para luego colocarlo de manera directa en los escaparates. De esta manera se verá si el producto tiene o no aceptación por parte de los clientes, si es así, ya puede comenzar a producirse a gran escala y si no, se debe retirar para hacerle mejoras o simplemente, retirarlo.

 

Liquidar stock

Una de las maneras de comercializar de las más comunes que se realizan hoy en día, es la venta en liquidación. Se recomienda esta estrategia de ventas sólo y cuando se tenga un stock tal de artículos que no se puedan comercializar fácilmente. En el caso de que se opte por esta estrategia de ventas, al menos le permitirá poder recuperar en un porcentaje importante la inversión o simplemente para despejar las bodegas de la empresa para cambiar la mercadería y colocar en ella la de la temporada. Esta forma de hacer las cosas es propia de las grandes tiendas, sobre todo las del mundo del retail, quienes por sus altos volúmenes de venta, se pueden dar el lujo de apostar por esta estrategia de ventas.

 

Promoción en reuniones y eventos

Otra posibilidad de vender los productos del emprendimiento, es apelar a realizarlo mediante promociones en reuniones organizadas con dicho fin. Esta estrategia apunta a cierto tipo de consumidores muy particular, que compra en grandes volúmenes y que es asiduo visitante a eventos sociales. Por ello, si se pretende llegar a esta clase de clientes, se  debe preparar un evento que esté a la altura de las expectativas y que sea atractivo, llamativo y que cuente además con un buen catering , en otras palabras que a través de un evento social, se transforme en una excelente plataforma de negocios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *