Como ser Millonario

ser millonarioSi eres de los que constantemente se están preguntando cómo ser millonario, te invitamos a que leas las próximas líneas y encuentres en ellas la idea que mejor se adapte a tus posibilidades.

Una de las premisas que debemos tener en claro es que cualquiera puede ser rico, todas las personas tenemos a nuestro alcance la riqueza monetaria en potencia y la posibilidad de activarla, dependerá de que entendamos cuál es ese camino y no esperemos encontrar fórmulas secretas para alcanzar el éxito.

Las herramientas para alcanzar nuestra cima económica están a nuestro alcance, solo hace falta tener confianza en nosotros mismos y aprender a aprovecharlas para lograr los objetivos propuestos.

Más adelante te propondremos algunas ideas para que veas de qué manera puedes alcanzar metas como ser millonario, pero antes nos interesa que te plantees y saques conclusiones acerca de por qué aún no has logrado lo que quieres.

Todos tenemos sueños, algunas tenemos sueños más realizables que otras, algunas tenemos objetivos económicos, otras tenemos objetivos sentimentales, otras objetivos laborales o académicos, en síntesis, fines de lo más variados, tan disímiles como nuestras personalidades e intereses. La pregunta sería qué es lo que hacemos con ellos, o qué hacemos mal en el camino, para que nunca salgan del plano de la fantasía utópica. Aunque no lo creas, menos de un diez por ciento de la población mundial está verdaderamente conforme con su vida.

Hay teóricos de las ciencias sociológicas y psicológicas que sostienen que el motivo es el deseo de que así sea, puesto que mientras exista una ambición inconclusa se tendrá el empuje para seguir de la forma más intensa posible, y que los que alcanzan sus deseos luego no saben qué hacer con esa satisfacción volviéndose así incapaces de generarse a sí mismos nuevos intereses con la misma intensidad. Sin embargo, hay otra rama sociológica y psicológica que entiende que las personas no sabemos cómo dirigirnos a nuestros objetivos.

Si hay un montón de insectos perdidos en la oscuridad y se enciende una luz, todos los insectos tenderán a volar hacia ella. Si hay un montón de animales hambrientos y aparece un pedazo de comida, todos irán hacia él. Las plantas tienden a llevar sus raíces hacia donde se encuentra la humedad y sus ramas hacia donde llega el sol.

Sin embargo, las personas somos mucho más complicadas, ¿por qué? Porque no somos tan elementales y nuestros intereses son mucho más complejos, aunque esto será así siempre y cuando nuestras necesidades básicas estén satisfechas, es decir, que tengamos donde vivir, qué comer, cómo educarnos o educar a nuestros hijos, acceso a la salud, una pareja, etcétera; jamás podríamos ponernos a pensar en cómo ser rico si no sabemos qué tendremos para darle de cenar a nuestras familias esta noche. Siempre y cuando estas cuestiones elementales estén cubiertas, se nos despertarán otras que no están relacionadas con lo que pondrían clasificarse como nuestros derechos.

Empero, muchos notan que algunas de las fantasías humanas son muy similares entre sí. Esto no es para nada casual, sino creado por un sistema de valores y creencias, además de economías, que intenta que tengamos patrones de conducta identificables y dominables para imponer necesidades parecidas entre sí.

Así, hoy por hoy la mayoría de las mujeres desearán tener un cuerpo perfecto, la mayoría de los hombres poder acceder a esas mujeres y la mayoría de los hombres y mujeres desearán saber la fórmula de cómo convertirse y cómo ser millonario. Será muy raro, aunque no imposible, encontrar a personas que deseen ser más sabias, o más solidarias, o más creativas, porque ese modelo de gente no es el que se promueve a través de los medios de comunicación.

Esto no significa que quien quiera ser rico esté haciendo las cosas mal o sea un  sometido del sistema, al contrario, lo más probable es que quiera alcanzar ese objetivo para burlarse de alguna manera de esa imposición aparentemente inalcanzable.

Dejando de lado esta introducción, y asumiendo que si has llegado hasta aquí en tu lectura es porque ya te has decidido a concretar tus metas económicas y nada se interpondrá en el medio, nos adentraremos en lo que suponemos más te interesará: cómo ser millonario. No hay fórmulas precisas para lograrlo y no todos los métodos funcionan igual para todos, pero confiamos en que encontrarás cuál es tu camino.

Lo esencial aquí es que creas en ti mismo y seas capaz de visualizarte en un futuro disfrutando de tu riqueza material como siempre lo has deseado. Si no te sientes seguro de ti mismo, posiblemente no encares con seguridad ninguna tarea; esto puede jugarte en contra y que no logres lo que quieres por un mecanismo interno conocido comúnmente como auto boicot.

Te proponemos hacerte multimillonario en cinco pasos, pero siempre recuerda tener en tu mente la idea de por qué quieres lograrlo y cómo te imaginas una vez concretada tu meta. No te desanimes si el primer tiempo no ves resultados, es muy complejo cambiar ciertos patrones de conducta que nos impulsan al fracaso, aunque no imposible y, siguiendo estos consejos al pie de la letra, ocho de cada diez logran lo que quieren.

Como primer paso, hay que hacer una especie de estudio propio de la personalidad. Preguntarte si eres emprendedor, averiguar qué tanto impulso tienes para hacer las cosas, si eres más bien haragán o activo, qué idea tienes de hacerte rico, para qué quieres serlo, qué crees que vas a lograr cuando tengas todo ese dinero, en qué lo vas a gastar, qué beneficios adicionales crees que podrás llegar a obtener, si realizarás algún tipo de tarea de beneficencia, si serás capaz de compartir tu experiencia, si crees que siendo millonario podrás aportar de alguna manera en algo a la sociedad.

Una vez resuelto este paso, es necesario que identifiques tus sueños de manera concreta. Tal vez tu sueño siempre fue viajar por el mundo, pero, ¿de qué manera te gustaría viajar? ¿Quizá quisieras ser piloto de avión? ¿Tal vez azafata? ¿Capaz ejercer alguna profesión u oficio que debas realizar en distintos lugares, como periodista, cronista o médico?

Lo importante es que imagines qué serás. ¿Quieres ser empresario? ¿Quieres trabajar en algo que te ocupe tiempo? ¿Prefieres una actividad que te permita disfrutar de una gran cantidad de horas de ocio diarias? ¿Te gustaría trabajar en algo que requiera formación constante, para ir aprendiendo cada día nuevas cosas? En síntesis, que te preguntes en primera persona: ¿cómo ser millonario?

En tercer lugar, debes plantearte un plan de acción para alcanzar la meta. Nada se logra sin planificación, ni siquiera ganar millones de dólares en un concurso o en la lotería, aunque no lo creas. Una parte de los sucesos que se dan en nuestra vida tienen que ver con el azar, pero en general no superan el uno por ciento. El por ciento restante se genera a través de una cierta cantidad de causas que derivan en numerosas consecuencias, de las cuales algunas serán deseadas y otras no. Por lo tanto, mientras más planificadas estén las acciones que seguirás, más favorables para ti y para tu proyecto serán las consecuencias o resultados que obtengas.

Como anteúltimo paso, es imprescindible enumerar qué necesitas para alcanzar tu meta. Puede que necesites una inversión económica y necesites buscar la forma en la que la resolverás, puede que necesites compañía, es decir un equipo de personas con quienes trabajar, puede ser que requieras un local, un salón o un galpón para producir si es que tienes intenciones de producir algo. Para la mayoría de estas necesidades es probable que necesites ayuda. Lo positivo de esto es que puedes ir tejiendo una red de solidaridad monetaria en la que hoy recibas la ayuda de alguien y mañana seas tú quien le ayude, y así sucesivamente hasta que todo el mundo alcance sus metas.

Para finalizar, cuando te veas cerca de tu meta, jamás te relajes: la etapa final es la más peligrosa para perderlo todo. Esto no significa que debas estresarte o desesperarte hasta que no veas absolutamente todos tus sueños hechos realidad, sino que estés alerta y no te dejes estar por creer que ya está todo hecho. En cualquier momento algo puede fallar, aunque lo ideal sea que esto no suceda. Si algo fallara, tienes que estar lo suficientemente despierto como para solucionarlo: el consejo es que no empieces a disfrutar tu riqueza hasta no haber concluido el plan, pues puedes llegar a necesitar de lo que ya has gastado para subsanar alguna falla y seguir avanzando.

Hasta aquí te hemos dado algunas indicaciones sobre cómo ser rico, pero no te hemos revelado ningún secreto ancestral para lograrlo. Esto es porque creemos y estamos convencidos, por experiencia, de que confiando en uno mismo es posible alcanzar la riqueza que deseamos, en el plano que la necesitemos. Las mismas fórmulas puedes aplicar si lo que necesitas es un amor, por ejemplo, o un amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *