Cómo poner un negocio

comoUna empresa es el sueño de muchas personas, tener su propio espacio para trabajar, ser dueño y no tener jefes es una aspiración sana que nos permite crecer. Pero no todas las personas pueden o saben cómo poner un negocio, aunque, todas pueden aprender y lograr en menor o mayor plazo un proyecto exitoso.

¿Cómo poner un negocio? Bueno, no es fácil ni sencillo, se necesita, además de dinero, mucha actitud personal, tiempo y paciencia. De estas tres cualidades la actitud personal es la clave, porque tus características personales harán la diferencia a la hora de superar los obstáculos, planear las claves para continuar y elegir el camino a seguir. El tiempo será mayor o menor dependiendo de tus actitud personal y las limitaciones que te impongan tus compromisos previos. Por último, la paciencia será el motor de tu emprendimiento, ya que sin ella no podrás avanzar.

Lo primero que debes hacer para entender cómo poner un negocio, es dar forma concreta a la idea que tienes. Cualquier idea puede ser un proyecto, el tema es que tengas bien claro qué es lo que vas a hacer, cómo, cuándo, dónde, etc. Es fundamental que le des forma a la idea, que escribas, aunque no te lleve más de unos pocos renglones, cómo es el emprendimiento que quieres hacer y qué necesitas para lograrlo, de este escrito obtendrás todo lo que necesitas del rubro elegido, qué es lo que no sabes, lo que te falta, lo que sabes y lo que tienes.

Cuando tengas la idea bien definida podrás comprender mejor donde estás parado. Ahora es momento de más planificación. El objetivo principal será ponerlo en marcha, para lograrlo tienes que atravesar una cierta cantidad de objetivos menores que deberás descubrir ahora en esa lista. Piensa desde lo más básico hasta lo más complejo que necesitas para lograr el objetivo principal, es decir, desglosa ese objetivo en la cantidad de objetivos menores y realizables que necesites, no hay una cantidad definida porque estas están determinadas por muchas variables, por ejemplo si el primer objetivo que tienes es conseguir dinero, tendrás que agregar otro más que será conseguir trabajo o vender algún servicio u objeto para conseguirlo.

Paso a paso, objetivo por objetivo irás logrando de a poco y aprenderás como emprender. Recuerda que cualquiera sea tu idea a lograr, estos pasos son fundamentales para que no queden cabos sueltos en el camino y que luego te impidan lograr abrir el local o comenzar a brindar el servicio que querías.

Será bueno, también, hacer una especie de investigación de mercado para conocer experiencias de personas de quienes hayan comenzado negocios desde cero o quienes ya están en negocios parecidos. Del mismo modo, será bueno estudiar un poco sobre marketing, oferta y demanda, producción eficaz, trato con los clientes y otros temas en los que no te sientas totalmente capacitado o seguro de lo que tienes que hacer.

emprender yaDurante el proceso de planificación y puesta en marcha, las reglas de cómo poner un negocio, dictan que necesitarás la colaboración de profesionales en el área legal para que te asesoren en todos los puntos que tengan que ver con la puesta en marcha de tu proyecto, incluso, aunque parezca tonto, podrán asesorarte en cuestiones como el nombre, la posibilidad de patentar la idea o producto, si no existe nada igual, o las cuestiones legales a tratar si es que ya está patentado y deberías pagar regalías por lo que quieres hacer.

Hay muchas cuestiones a tener en cuenta, saber no es cosa fácil, pero como dijimos, se puede lograr.

Entre las ideas que se me ocurren que sea útil para la gente y para el comerciante, una buena opción es apuntar a un público que podría ser minoritario pero que está relegado o es poco considerado por los otros comerciantes, como puede ser, por ejemplo, instalar un punto de venta de alimentos aptos para personas con restricciones alimenticias como pueden ser los celíacos, los diabéticos, intolerantes a la lactosa o alérgicos al maní, por nombrar un interesante porcentaje de la población a la que le es complejo encontrar variedad y calidad de alimentos.

Hasta aquí sabemos como obrar desde cero, pero también tenemos la opción de iniciar un emprendimiento con un poco de ayuda, que puede ser consiguiendo un fondo de comercio o comprando una franquicia.

En el primero de los casos, comprando un fondo, tendremos que averiguar por qué motivo es que está a la venta, por lo general, la publicidad o la oferta de venta dirá que el comercio es exitoso, que está ubicado de forma inmejorable y que tiene hasta clientela fija, entonces, ¿por qué está a la venta?

Un fondo de comercio es la forma legal en la que se llama al conjunto de todo lo que hace funcionar a un emprendimiento, desde lo material hasta lo inmaterial, es decir, incluye desde el nombre, los colores en los que está pintado, la clientela, la mercadería, maquinarias, derechos, obligaciones, etc. Si deseas saber cómo poner un negocio partiendo de un fondo, es preciso que tengas algunas precauciones. Como preguntamos en el párrafo anterior, será bueno conocer el historial de ventas del lugar, qué opiniones tienen los vecinos e intentar averiguar qué es exactamente lo que lleva al dueño a vender.

Un abogado en este caso, también será de provecho para asegurarte de que el fondo esté bien vendido.

La otra opción, es la de aprender partiendo de una franquicia. Este tipo de sistemas exige una mínima inversión impuesta por el dueño de la marca, pero ofrece todo lo necesario para poner un local y además las formas de hacer las cosas, es decir el know how, los proveedores con arreglos de precios especiales para esa marca y todo lo que el tener un comercio con nombre reconocido significa.

poner negocioEstas apreciaciones sobre cómo poner un negocio se aplican a todos los rubros en general, claro que cada uno tendrá diferentes aristas que deberán ser consideradas al momento de la planificación.

Lo importante es que intentes con un proyecto que esté dentro de tus posibilidades y gustos, será la única manera en la que podrás tener éxito en tu empresa. Puede que te lleve más o menos tiempo que el pensado, pero si tu idea es realizable en el ámbito en el que te mueves tendrás muchas menos trabas y seguramente hasta encontrarás apoyo y financiamiento.

Esto quiere decir que muchos fracasan porque están fuera de tiempo, lugar o posibilidades, no sólo del emprendedor, también de los posibles clientes, por ejemplo, no será un éxito alguno el instalar un local de accesorios femeninos de alta costura en un barrio humilde de las afueras de la ciudad, donde los habitantes de la zona no pueden comprar esos productos y las mujeres que sí pueden no pasan por esa zona.

Cuestiones legales, leyes de mercado, posibilidades económicas del entorno, ubicación y cualidades del proyecto, precios y modos de producción son temas principales que determinarán cómo poner un negocio. Puede que sepas algo de cada uno de estos temas, que tengas algo de conocimiento por experiencia o por estar en el proyecto de poner un comercio, pero nunca debes confiarte. Aprovecha internet para investigar, comparar información, investigar y aprender lo que no sabes, como dijimos antes, considera también gastar algo de dinero en asesoría y procura, que cuando comentes la idea que tienes, no des mucha información clave, es decir, la que hará la diferencia en tu apuesta, la que te dará ese punto a favor a la hora de elegir entre todos los competidores del rubro, esto lo digo, porque si no tienes cuidado, cualquiera puede “sentirse inspirado” por tu idea y ganarte de mano, poner el negocio antes y dejarte con más problemas que soluciones.

También al momento de buscar en internet, procura encontrar sitios de organismos, de revistas o de personalidades con cierto reconocimiento, ya que existe mucha información y no toda es del todo confiable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *