Cómo montar un hotel

instalar hotelIrnos de viaje nos genera un estado de placer tan especial que resultará difícil que dejemos de hacerlo. Es por ello que existe el turismo que, además de ser una actividad que abre la mente y amplía los horizontes de las personas, es una fuente generadora de ingresos principalmente para negocios relacionados con el transporte, el alojamiento, el ocio y la recreación de los viajeros.

Así que, emprendedores que vivan en zonas turísticas o tengan pensado mudarse hacia una de ellas, en este artículo analizaremos distintas estrategias y alternativas para montar un hotel, aún con un bajo presupuesto.

Analizar el mercado

Lo primero que debemos hacer al momento de comenzar a desarrollar la idea de abrir un hotel es investigar el mercado. Ahora bien, ¿qué mercado deberemos analizar? El mercado turístico y hotelero de la ciudad en la que deseamos instalarnos.

Para empezar, la ciudad deberá contar con un atractivo de destino para los turistas: ya sea por realizaciones de eventos (nacionales o internacionales) o por sus atractivos geográficos y edilicios. Si la localidad no cuenta con un tránsito turístico relativamente denso, entonces será posible que no contemos con muchos clientes.

Ahora bien, si la ciudad recibe una cantidad atractiva de huéspedes, deberemos investigar qué tipos de turismo son los realizados en el lugar, para saber qué tipo de alojamiento se adecuará mejor a sus necesidades. Por ejemplo, si determinamos que la mayor parte de los turistas llega en épocas cálidas a la ciudad con deseos de visitar la costa, entonces la cercanía a este atractivo resultará fundamental. Ahora bien, si notamos que la mayor parte de ellos se acerca para conocer sus principales edificios y plazas, entonces una ubicación que facilite el acceso a la mayor cantidad de atractivos de este tipo será uno de los factores más valorados al momento de seleccionar un hotel.

También analizar el poder adquisitivo de las personas que llegan a la ciudad transitoriamente y así construir instalaciones acorde a lo que consideremos necesario, ya sea para el turismo económico, estándar o de lujo.

Una fuente confiable de información para realizar este tipo de investigaciones será el ente de turismo local. Generalmente, este organismo publica las principales estadísticas realizadas sobre la materia en su sitio web y, de necesitar mayor información, siempre podemos acercarnos y solicitarla.

 

Tipos de negocio

Si buscamos emprender dentro de este rubro, deberemos entender que existen distintos tipos de instalaciones de hospedaje turístico.

En las categorías más bajas, podemos encontrar de una y dos estrellas. La “cantidad de estrellas” son las que nos permiten reconocer las comodidades y servicios brindados por los establecimientos. Los de una estrella son los más básicos en su oferta, contando con habitaciones privadas (algunas con y otras sin baño incorporado) y careciendo de un servicio de limpieza durante la estadía. Por su parte, los de dos estrellas ya cuentan con baños privados, teléfono en la habitación y servicio de desayuno. También suelen ofrecer menús básicos y en determinados horarios.

Los tres estrellas tienen un costo medio y cuentan con televisión en las habitaciones, room service las veinticuatro horas y servicio de botones.

Ya los de cuatro y cinco estrellas son considerados como de lujo. Cuentan con instalaciones espaciosas, mobiliario sofisticado, servicio de bar, restaurantes, salas de conferencias, piscina climatizada, gimnasio y spa entre otras comodidades.

Un tipo de alojamiento distinto es el hostel. Los hostels consisten en pensiones similares a un hotel de una estrella, pero que cuentan con habitaciones compartidas de dos, cuatro, seis, ocho, diez y hasta de veinte personas; algunas con y otras sin baños privados. Los baños, la cocina y las salas de estar consisten en espacios comunes.

Tantos espacios compartidos persiguen, en líneas generales, el favorecimiento a la interacción y al intercambio cultural; además de que los costos se ven notablemente abaratados, pudiendo esta alternativa ser mucho más económica. De todas maneras, no nos dejemos engañar por su carácter de bajo presupuesto: barato no significa feo ni sucio. Existen hostels de distintas categorías e incluso existen cadenas a nivel internacional cuyas instalaciones cuentan con piscina y mesas de billar.

Este tipo de complejos son principalmente utilizados por personas jóvenes con poco presupuesto, o que prefieren destinar el mismo a la realización de excursiones en lugar de para financiar un lujoso hotel que no necesitan.

Otro tipo de alojamiento turístico es el apart hotel, que consiste en un complejo cuya infraestructura se encuentra compuesta por distintos tipos de departamentos equipados con cocina y baño privado, que serán alquilados a nuestros clientes. Esta oferta resulta ideal para familias con niños pequeños, ya que podrían hacer turismo con todas las comodidades de un hotel y las de una casa o apartamento.

Distintos tipos de infraestructuras se adaptarán mejor a distintas porciones del mercado. Lo importante, en este punto, será determinar cuál de estas infraestructuras (y mercados) adoptaremos nosotros.

Elegir el negocio

Luego de analizar al mercado y conocer los distintos tipos de alojamientos, deberemos elegir a qué porción del mercado deseamos atender y de qué manera; teniendo en cuenta nuestra capacidad de inversión.

Si no disponemos de mucho capital inicial y hemos determinado que en nuestra ciudad existe un importante nivel de turismo de bajo presupuesto, podemos volcarnos hacia la creación de un pequeño hotel de una o dos estrellas para este segmento.

Cuando pensamos en hoteles es inevitable pensar en grandes edificios, pero no en todos los casos resulta de esta forma. Para empezar, montar establecimiento con diez o quince habitaciones. Si bien es probable que los ingresos obtenidos por su explotación no nos hagan millonarios de la noche a la mañana, un hotel pequeño tiene menores costos de mantenimiento. Una alta rentabilidad hará que los ingresos percibidos por su explotación sean muy buenos en comparación con el esfuerzo realizado para mantenerlo. Y, si el negocio funciona, abrir varios de este tipo generando, en conjunto, ingresos considerables.

En cuanto a la infraestructura, utilizar una propiedad y adaptarla al funcionamiento de la actividad. Además de las habitaciones, sugerimos ofrecer servicio de desayuno, wi fi y un salón común ambientado a modo de living: con sillones, revisteros y una televisión por cable. No por ser económico deberá encontrarse descuidado, a nadie le gusta llegar a un lugar poco agradable. ¡No dejemos de lado la estética! Se pueden generar ambientes atractivos incluso a un bajo costo.

Otra opción de baja inversión en el rubro consiste en el armado de un hostel. Este tipo de establecimientos generalmente son realizados reacondicionando casas antiguas y espaciosas. Simplemente debemos construir o refaccionar las habitaciones, ambientarlas y colocarles el sistema de clave digital (ya que estos lugares cuentan con una entrada y salida de huéspedes constante, resultando poco eficiente la utilización de un sistema tradicional de llaves). Si la zona en la que estamos pensando emprender cuenta con turismo joven, este es un negocio que no podemos dejar de hacer.

Si contamos con un alto capital de inversión, tendremos una mayor libertad de acción. Si la zona cuenta con un turismo de mediana y alta categoría, podríamos brindar opciones personalizadas como complejos de cabañas en alguna sierras o bosques cercanos, hoteles pensados para familias con niños pequeños (que cuenten con habitaciones especialmente diseñadas para ellos y un equipo de profesionales que organicen juegos y actividades grupales) e incluso destinar un espacio del establecimiento para aquellas personas que deseen llevar a sus mascotas con ellos de vacaciones. Esta última idea puede parecer absurda para muchos, pero en realidad afirmamos que no lo es.

Hoy en día, las familias consideran a sus mascotas como un miembro más del grupo y, el hecho de dejarlas solas en casa o a cuidado de un familiar mientras el resto disfruta de las vacaciones, los hace sentir culpables. Brindarles la posibilidad de llevar a un ser querido con ellos, créannos, no está para nada de más (además de que por este servicio podríamos cobrar un valor adicional).

Ideas de comunicación

Finalmente, proponemos distintas alternativas de comunicación para que los turistas y agentes de viajes puedan conocer y contratar los servicios del establecimiento.

–          Inscripción en el rubro: Registrar al establecimiento en agencias y sitios web de viajes, así como también en todos los sistemas de reserva turísticos para poder figurar en el catálogo en el momento en que los mismos se encuentran ofreciéndoles distintas alternativas de hospedaje a sus clientes.

–          Posicionamiento en buscadores: Los turistas generalmente realizan investigaciones acerca de la oferta en la zona de destino deseada a través de buscadores en Internet. De esta manera, podríamos utilizar determinadas key words (o palabras claves) en el armado de nuestro sitio web, que mejoren su posicionamiento en las páginas de resultados de los buscadores. Incluso pagar por un patrocinio para que, al menos en un principio, el sitio web de nuestro negocio sea uno de los primeros resultados ante la búsqueda de determinadas palabras específicas (como por ejemplo: hostel+ económico+nuestra ciudad).

–          Sitio web: Deberemos contar con un sitio web serio, que provea toda nuestra información de contacto y que detalle, a través de sus notas y fotografías, las características del establecimiento para que los clientes puedan conocer nuestra oferta por sobre la de los demás.

–          Temporadas bajas y altas: Si la ciudad en la que montaremos nuestro negocio cuenta con estacionalidad de la demanda turística, podríamos contar con dos tipos de precios: uno más elevado para la temporada alta y otro más económico para la temporada baja.

–          Reputación: La hotelería, como todo servicio, resulta intangible: no podemos ver ni tocar la estadía, por lo que la misma nos será conocida una vez que estemos viviéndola. Una buena manera de inspirar confianza en el cliente consiste es contar con excelentes recomendaciones de nuestros pasajeros. ¡Un cliente satisfecho es siempre nuestra mejor publicidad! ¡Adelante!

Un comentario en “Cómo montar un hotel

  1. Tengo una casa con 350m2 planta, mas dos alturaquiero informacion del costo para montar
    hotol de balo costo,no mando la foto por no saber
    como meterla en el correo.
    Si me mandan informacion se lo agradecere, pienso que debemos aprovechar nuestro sol y comida y zonas rurales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *