Cómo hacerse rico y no rendirse en el intento

hacerse ricoPara que nos entendamos desde un principio, vamos a explicar primero qué entendemos por riqueza. Aquí no hablaremos de riqueza espiritual, ni de crecimiento espiritual ni de formar una familia, hablaremos de algo tan frío como el dinero, porque sabemos que la mayoría de las personas se preguntó al menos una vez en su vida cómo hacerse rico y no encontró las respuestas por dejarse llevar por la supuesta moral.

Tener dinero soluciona gran parte de los problemas de las personas, aunque suene mal decirlo o sea mal visto por la sociedad. Si tienes el dinero asegurado, ya no tienes por qué preocuparte si pierdes tu trabajo, en cómo mantener a tu familia, en cómo pagar el acceso a una vivienda, al sistema de salud, a la educación de tus hijos.

Aquí viene la gran pregunta, ¿cómo hacerse rico? El por qué hacerse rico va en cada persona, el para qué no dista mucho de hombre a hombre, todos queremos más o menos lo mismo con el dinero, pero no sabemos cómo lograrlo. Cuál es la fórmula para hacernos millonarios, de qué manera podemos obtener la cantidad de dinero necesaria como para estar tranquilos en términos económicos durante toda nuestra vida… nadie tiene aún esa respuesta, por eso es que no ha sido difundida, sino ya todos serían ricos y, aunque suene extraño, el mundo dejaría de funcionar.

Brevemente explicaremos por qué pasaría esto, para quienes no entienden mucho del funcionamiento del sistema económico imperante: para que el sistema económico capitalista función bien tal y como está planteado, requiere de la existencia de clases sociales para cumplir cada uno de los roles asignados implícitamente.

De esta manera, si todos fuéramos ricos, no habría quienes quisieran trabajar, porque todos querríamos únicamente consumir, entonces, ¿quién produciría lo que consumimos? La única solución sería la auto soberanía, es decir que cada uno de nosotros produjera lo que consume, pero significaría un cambio cultural demasiado fuerte para lo que estamos preparados y, en ese caso, la riqueza económica tampoco tendría ningún sentido pues no tendríamos en qué usar el dinero.

Por lo explicado anteriormente, no es difícil deducir el motivo por el cual el porcentaje de triunfos monetarios es tan reducido y por qué la mayor parte del dinero del mundo está en manos de un pequeño grupo de personas, mientras incluso hay quienes no tienen siquiera para alimentarse.  Entonces, nos preguntamos: ¿cómo hacerse rico y no rendirse en el intento? Pues el más fiable de los caminos no es precisamente el de estar en relación de dependencia. Cuando tienes un empleo, lo que ganas lo usas para tus consumos diarios y mensuales y apenas si puedes destinar un ínfimo monto a ahorros que, para cuando se acumulen, debido a los procesos inflacionarios de los ciclos económicos, ya no valdrán prácticamente nada.

No te desalientes, no es esta la única forma, aunque por supuesto que tampoco te propondremos que asaltes un banco para saciar tu necesidad de dinero, ni mucho menos estafar a pobres ancianas para quedarte con sus pensiones.

La idea, aquí, es ir encontrando alternativas para convertirnos en millonarios sin descuidar nuestros requerimientos cotidianos.  Uno de los temas que trataremos es lo que se conoce como juegos de azar y vamos a ver porque tampoco no son un camino para tener riqueza aunque desgraciadamente muchas personas por su afán de tomar atajos recurre a esta alternativa y termina seriamente comprometido.

Antes de empezar a hablar de ellos, dedicaremos un párrafo a una enfermedad que se produce por jugar compulsivamente, que es la ludopatía. Esta patología, de características netamente psicológicas, hace referencia a un deseo incontrolable de realizar apuestas monetarias en juegos de azar. Este tipo de conductas no solo perjudica como cualquier adicción a quien la padece, sino que en la mayoría de los casos termina perjudicando a toda su familia, puesto que el jugador compulsivo no cesará hasta no haberlo perdido todo, incluido su hogar.

Nos parecía importante emprender esta breve reflexión para que quede claro que aquí nos estamos preguntando cómo ser millonario, no cómo enfermarse bajo una terrible obsesión. Si en algún momento sientes que necesitas jugar, no que solo deseas hacerlo, busca ayuda rápidamente, en todos los hospitales hay grupos de contención para este tipo de problemáticas tan comunes en la actualidad.

Ahora bien, ¿es posible hacerse millonario gracias al azar? Estadísticamente NO, la cantidad a perder es superior a lo que puedes llegar a ganar. Si tienes dudas acerca de esa pregunta, sería conveniente que se lo preguntes a las personas que han perdido todo poniendo todas las fichas de su juego en la ruleta en nombre de su propia intuición. La suerte no existe, en un momento u otro, siempre se nos irá. Esto no es en lo absoluto un planteo místico ni mucho menos, por el contrario, estamos tratando de que entiendas que una persona que juega a la quiniela, remotamente tendrá oportunidades de ganar estadisticamente hablando.

Si existiera una fórmula secreta para ser millonario en la quiniela (un juego de azar), ¿jugarías?  Estamos seguros de que sí pero todos sabemos que esto no existe tampoco.

Cambiando los paradigmas

Aquí lo importante es romper con la barrera social y cultural que te han impuesto las instituciones al educarte y que te han transmitido que para ganar el pan de cada día debes trabajar duro, recibirte de la universidad y buscar un buen empleo. Esto como ya te hemos anticipado no es la solución si realmente quieres tener mucha riqueza.

Al trabajar de empleado lo que haces es dejar tu tiempo, tus habilidades y conocimiento para ayudar a otros a que ellos ganen dinero. Ya sabes, por tu trabajo siempre recibirás la mínima paga de lo que generas en un una empresa. Es decir si tú estás haciendo que la compañía obtenga beneficios por $1000 a ti te pagarán solo $50 de eso. No vamos a comenzar una discusión sobre si es bueno o no ser empleados ya que algunos beneficios existen como los de la seguridad laboral y de no tener que arriesgar capital, lo que tratamos de definir aquí es si es un camino válido para hacerse rico y podemos ver que no lo es. Podemos tener un buen nivel de vida pero nunca acumular demasiado.

¿Ahora bien entonces cual es la verdadera alternativa para hacerse rico?

Como dicen los padres de la inteligencia financiera como Robert Kiyosaki, la fórmula de la riqueza es hacer que el dinero trabaje para uno, en vez de uno trabajar para el.

Esto se logra obteniendo ingresos pasivos, los cuales son todas las ganancias que se obtienen sin necesidad de trabajar. El ejemplo típico es cobrar renta de alquileres de una propiedad. Uno a fin de mes cobra el alquiler que se generó automáticamente por el paso del tiempo sin importar si durante ese plazo has estado de vacaciones o fuera de tu ciudad, al llegar tu inquilino debe abonarte el mismo. Esta es una forma de ingreso pasivo con bienes raíces.

Existen muchas formas de obtenerlos con inversiones menores a las que se requieren para entrar en el negocio de los inmuebles, entre ellas podemos mencionar:

  • Franquicias
  • Inversiones en bolsa
  • Fondos comunes de inversión
  • Depósitos Bancarios
  • Negocio Propio autogenerantes

Vamos a detenernos en este punto. Montar una empresa como negocio propio es uno de los grandes caminos hacia la generación de riqueza a gran escala. Lo ideal es que la misma se administre de manera tal que no dependa de ti. Lamentablemente muchos comercios dependen de que el dueño esté presente para que los mismos funcionen entonces no estamos ante presencia de ingresos pasivos.

Es por ello que debes crear sistemas donde todo se maneje de tal forma que las tareas estén asignadas y controladas y si tu te tomas vacaciones al volver la empresa haya vendido y continuado su crecimiento.

Por último recuerda, Si quieres cambiar una situación, comienza por cambiar las acciones para llegar a ella. Existen muchos libros interesantes como los de la serie “Padre Rico, Padre Pobre” que tratamos en mucho de los artículos de este sitio.

¿Cómo hacerse rico y no rendirse en el intento? Nos lo preguntamos por última vez. Si de verdad deseas hacerte millonario, no intentes hacerlo trabajando en relación de dependencia porque no funcionará jamás.

Si quieres montar una empresa, bienvenido, pero recuerda que la misma debe ser autogenerante, es decir tener un sistema donde todo esté bajo control y tu puedas delegar las tareas a un gerente que se encarge del funcionamiento para que generes ingresos pasivos y si quieres ampliar te recomiendo como lectura el libro “El mito del Emprendedor” de Michael Gerber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *