Como hacer una casa

hacer casaComo construir una casa parece algo complejo y que no todos lograrán, pero en realidad es otro proyecto más que uno puede imponerse para y cumplir por más esfuerzos y trabajo que esto signifique.

Si tienes pensado aprender, no hace falta que te pongas a estudiar ingeniería o que busques cursos de albañilería, instalaciones de gas, electricidad y agua, aunque, si tienes el tiempo y las ganas, hacerlo no vendría nada mal, porque no sólo podrás aprender cómo hacer una casa propia, también podrás construirlas para otros.

Pero bueno, pensemos que como hacer una casa es algo complejo, empecemos por la propia y luego veremos si realmente nos gusta tanto como para convertirlo en un negocio.

Como todo emprendimiento, lo primero es planificar y organizar. Verificar que cuentes con los elementos principales y fundamentales para hacer la casa. ¿Cuáles son los elementos indispensables para lograr la construcción?

Principalmente, como toda vivienda, tiene que estar sobre un terreno, ¿tienes el terreno? Bien. Ahora, todas las zonas geográficas tienen sus propios reglamentos y permisos necesarios para construir, ¿sabes qué quieres construir, cómo hacer tu vivienda soñada? Pues describe todo los detalles estructurales de esa casa soñada: cuantas plantas, si tendrá sótano, el material de que quieres construirla, etc. Luego, con ese esquema visita a la dependencia adecuada del gobierno local para que te digan si es posible y cómo deberás presentar los planos.

Para esta sección sí o sí, necesitarás de un profesional que homologue el plano o que haga el plano de la casa que quieres construir. Este servicio se cobra considerablemente, pero estamos haciendo una casa en la que viviremos y tendremos a la familia, no podemos darnos el lujo de hacerla mal.

Una vez que los planos estén aprobados y según las normas que impone el gobierno local, podremos poner manos a la obra. Recuerda que si tienes que hacerlo sólo, tendrás que panificar bien cada paso y los tiempos de ejecución de cada actividad, incluso, pensando en el mal clima y otros factores que puedan retrasarte.

Si no conoces bien las técnicas y los mejores métodos para iniciar y saber correctamente, será bueno que pidas asesoría a un maestro mayor de obras, que seguramente cobrará más barato por responder preguntas que por hacer el trabajo.

Un detalle importante que tienes que pensar es de qué materiales vas a construir la vivienda. Seguramente acotarán tu búsqueda las exigencias locales que se rigen por el tipo de suelo y el clima, más que nada, pero también debes pensar en qué es más barato, por ejemplo, las construcciones de material y ladrillos son muy caras, ensucian y llevan mucho tiempo, en cambio las construcciones de madera pueden ser un poco complejas pero seguramente son más rápidas, limpias y un poco menos costosas. También puedes pensar en los llamados materiales de construcción en seco que son las placas de cemento, o las de yeso. Existe variedad de materiales económicos, fáciles de usar que acortan los tiempos de obra y mejoran la prolijidad del proceso.

Los hipermercados de la construcción son sitios que encontramos en cualquier ciudad, con la lista de materiales completa, desde la pala que necesitamos para hacer la base de la construcción hasta el último detalle de las molduras que queramos agregarle a la casa, podremos conseguir allí, seguramente, más de una calidad y precio.

Como hacer una viviendarequiere infinidad de elementos lo mejor será que tomes parte por parte, desde la base hasta el techo y calcules qué y cuánto necesitarás de cada cosa. Puedes, si quieres, dejar para el final detalles como la pintura, las molduras y los adornos de la construcción, pero también puedes utilizar las formulas para calcular las cantidades aproximadas o exactas de materiales, pintura, cable, etc., que no son complejas de encontrar.

Por ejemplo, para pintar se puede decir, en líneas generales que con un litro de pintura tipo látex cubres 10 metros cuadrados de pared; si utilizas pintura plástica cubres 8 y si utilizas esmalte cubres 12. Con un litro de pintura al aceite cubres 14 metros cuadrados y con 1 litro de pintura al temple cubres 12.

Esto es para paredes interiores y exteriores, pero recuerda que también para las exteriores ahora es más sencillo comprar el recubrimiento coloreado que sirve las veces de revoque si la casa es de material o de placas de cemento.

También hay sitios específicos de obra que te indicarán cuantas placas, ladrillos, cemento, arena, cal, y otros elementos necesitas para los metros que cubran las paredes. Lo mismo para los cerámicos o baldosas, y todos los elementos que tengas que usar.

Entonces llevará tiempo y mucho trabajo, comienza, mejor comprando los materiales que necesitarás para hacer la etapa en la que te encuentras, porque además, si compras todos los materiales juntos y la empresa te los entrega todos juntos corres el riesgo de que se echen a perder o que no tengas dónde guardarlos.

Comienza por la base o los cimientos. Para esto tendrás que excavar en el terreno, aplanarlo y darle la forma que tendrá el piso de la casa, esto será más complejo si también harás un sótano. Intenta no trabajar sólo, amigos y familiares pueden ser muy útiles, aunque más no sea para darte ánimo y ofrecerte algo de tomar o comer de vez en cuando. Además, podrán aportarte un punto de vista diferente, e incluso notar detalles que tú, que estás haciendo el trabajo con la cabeza en varias ocupaciones, no notaste.

Seguir los planos, respetar los materiales necesarios y comprarlos de la mejor calidad posible puede significar un esfuerzo mayor en el presente, pero seguramente ahorrará tiempo y dinero en el futuro.

Continúa con la instalación de los caños para los servicios y si puedes, también los que utilizarás luego para pasar los cables de la electricidad. Cuando estés haciendo los planos, recuerda pensar dónde podrás los tomacorrientes, porque así te ahorrarás tener que romper lo que recién se hizo para colocarlos. Una ventaja más que ofrecen los sistemas de construcción en seco es que puedes hacer paredes huecas, y que puedes rellenar los huecos que hagas con trozos del material, como si fuera un rompecabezas, por lo que tampoco será un problema si no has planeado bien dónde poner los tomas.

Continúa con la construcción lleva tiempo, seguramente algunos valores variarán entre el tiempo que te dieron el presupuesto y el día que vayas a necesitarlos, entonces, al momento de ir a comprar, solicita hablar con un representante del supermercado de materiales y coméntale que comprarás todo para hacer la obra en ese lugar, para que te haga un presupuesto que luego sea respetado aunque los precios varíen e incluso podrá informarte si existe algún servicio diferencial que tiene el mercado como el de asesor de construcción o el de instalaciones que sin cargo adicional o por un módico precio podrá ayudarte y lograr más fácil el objetivo.

Paso a paso, construir la obra ser hará cada vez más real y concreto, lo que te dará ganas de seguir y llegar hasta el final. Dedica a cada cosa el tiempo que merece y esmérate para hacerlas lo mejor posible.

Una vez que hayas terminado la base, las paredes y llegue el momento de colocar el techo será conveniente que busque ayuda de alguien con experiencia  y conocimientos confiables en este tema, porque un techo mal colocado o mal hecho se convertirá en sufrimiento cuando las condiciones del clima no sean las mejores o cuando quieras aumentar el tamaño de la propiedad te encontrarás con muchos problemas.

Los materiales de construcción para el techo tendrán que prever estas situaciones, y como en todos los casos, que sean de la mejor calidad posible para que duren más y no traigan complicaciones. Una vez terminado el techo notarás la satisfacción de tener tu vivienda casi lista para habitar.

Respecto a las construcciones del interior de la vivienda, una vez más, los materiales secos como las placas de yeso son ideales, incluso para ambientes húmedos como el baño o la cocina y si quieres que tu vivienda sea mejor, puedes usar paneles acústicos para dividir o formar las habitaciones; utilizar panes ignífugos para evitar incendios y aprovechar todas las opciones que estas placas permiten.

Además, con un poco de práctica podrás aplicarlas fácilmente sin necesidad de contratar ayudantes y en poco tiempo tendrás tu obra terminada y sin haber ensuciado.

Faltan, nada más, los detalles como aberturas y decoración. Procura comprar puertas que sean seguras, que no puedan abrirse fácilmente y que queden bonitas con la casa, es seguramente un gasto hoy, pero podrás disfrutarlo toda la vida. Cuando compres cerámicos, baldosas y colores para tu vivienda, recuerda anotar en un papel, que guardarás junto con el título de propiedad: la marca, el modelo y el año de fabricación, así como algún código de identificación que parezca pertinente respecto a las cerámicas y baldosas, así cuando tengas que reemplazar alguna y si no pudiste comprar de más, podrás comunicarte con la fábrica para pedir exactamente lo que quieres. Y con respecto a la pintura, anota qué tono y cuánta cantidad utilizaste respecto al blanco o si ya la compraste hecha, qué código y marca le corresponden.

Recuerda que hacer una casa es un esfuerzo muy grande, agotador y muchas veces costoso, pero todo, desde los tiempos de trabajo hasta los costos de los materiales se pueden adaptar a tus deseos y posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *