Como fabricar y vender Ropa e Indumentaria de Trabajo

ropa de trabajoComenzar un negocio de fabricación y venta de ropa de trabajo puede convertirse en una oportunidad laboral de baja inversión para aquellas personas que sepan confeccionar indumentaria o que estén buscando una motivación para aprender a hacerlo.

En la actualidad, existen una gran cantidad de rubros en los cuales los empleados deben utilizar uniforme. Tal es el caso de la hotelería, la gastronomía, la medicina, la educación y el de las industrias, entre otros.

Además, estas prendas cuentan con la particularidad de que, al ser utilizadas a diario, suelen deteriorarse y, por lo tanto, reemplazarse rápidamente, generando un volumen de venta más que interesante para sus fabricantes.

Así que, emprendedores: a continuación les dejamos algunos consejos sobre el rubro que les pueden ser muy útiles al momento de comenzar a pensar en el armado del negocio.

 

Inversión inicial

Lo increíblemente llamativo de este rubro es que se puede comenzar la actividad con una mínima inversión inicial. Para confeccionar ropa no es necesario (ni esperable por parte del cliente) que contemos con un salón atractivo, vistoso y a la calle, sino que contar con un espacio cómodo de trabajo en nuestras casas o en un lugar que nos resulte accesible es suficiente.

Si contamos con la inversión inicial necesaria o, con el tiempo, crecemos como empresa y deseamos  montar un salón de atención al público en el que se expongan los distintos modelos con los que contamos, además de brindarle la posibilidad al cliente de realizar pedidos a su medida, podremos hacerlo. Pero, mientras eso ocurre, existen numerosas maneras de hacer crecer al negocio sin tener la necesidad de invertir tanto capital inicial.

 

Tipos de indumentaria laboral

Existen distintos tipos de ropa de trabajo que podemos llegar a realizar y, para poder determinar con cuáles de ellos comenzaremos, deberemos analizar por un lado, los negocios ubicados en la zona que necesitan de este producto y, por el otro, los tipos de telas disponibles en el mercado. Es decir, que no solamente debemos tener en cuenta que haya demanda para el tipo de indumentaria a realizar, sino que también deberemos contar con los elementos necesarios para producirla.

El momento de la confección será la parte más divertida, ya que será donde podremos poner en práctica nuestra creatividad e innovar desde el punto de vista del diseño. Pensemos que distintos tipos de trabajo requieren de distintos uniformes: no es lo mismo confeccionar ropa para un chef, que para un enfermero o para un trabajador de una fábrica industrial. La indumentaria laboral deberá adaptarse a la complejidad de las tareas que tenga que realizar el usuario.

De esta manera, podremos variar los colores, los diseños e incluso los tipos de tela para que los mismos se adapten de la mejor forma posible a las necesidades de nuestros clientes. Por ejemplo, los delantales, los uniformes para chefs e incluso los guardapolvos médicos podrían venir con una versión masculina y otra femenina.

 

Comienzo en la actividad

Una vez que hemos seleccionado los tipos de uniformes que queremos realizar, el paso siguiente será confeccionar los modelos que utilizaremos como muestras. ¿A qué nos referimos con esto? A que, si no vamos a contar con un salón de venta al público, no será necesario confeccionar varias unidades del mismo modelo de prenda. Con tener una o dos unidades por prenda (incluso en varios colores) será suficiente para que los potenciales clientes puedan apreciar el diseño y la calidad del producto. De esta manera, los clientes podrán optar entre realizar su pedido en base al modelo presentado o solicitar un diseño personalizado.

A medida que vayamos creciendo en el rubro y obteniendo ganancias, sugerimos utilizar una porción de los excedentes para reinvertir en nuestro negocio. De esta forma, podremos actualizar las máquinas con las que contamos, o comprar nuevas, así como también adquirir elementos de trabajo que nos permitan confeccionar tipos de indumentaria laboral más elaborados, como por ejemplo los del área industrial.

En adición, con el correr del tiempo, podríamos sumar accesorios a nuestra oferta, como distintos tipos de cascos, guantes y orejeras que no necesariamente deberemos fabricar nosotros mismos. De esta manera, nos encargaríamos únicamente de la confección de la indumentaria y la complementaríamos mediante la reventa de accesorios comprados a terceros.

 

Estrategias de negocio

Si no contamos con instalaciones automatizadas que nos permitan realizar uniformes para todo el personal de un hotel cinco estrellas, será mejor que no le ofrezcamos nuestros servicios hasta que podamos cumplir con su demanda.

Mientras tanto, para comenzar a obtener reconocimiento en el ambiente, sugerimos ofrecer nuestros servicios a empresas de una menor envergadura (como pequeños hoteles y restaurantes), a compradores individuales o a pedidos específicos. Una buena estrategia para captar a las primeras podría consistir en ofrecerles un precio accesible, inferior a la media del mercado para, así, poder añadirlas a nuestro portfolio y contar con su recomendación.

Ahora bien… ¿Cómo podemos acercarnos a estas empresas? Si las mismas son pequeñas, personalmente es siempre una buena opción. Podríamos, en una primera instancia, hacer una presentación personal, dejar nuestra tarjeta y recoger información del potencial cliente (como un teléfono o un correo electrónico) para así contactarlos y, en una segunda instancia, realizar una invitación formal para, café mediante, poder mostrar los modelos que podemos ofrecer.

Si la empresa es grande, el email marketing es una buena alternativa de contacto. En un primer momento, enviaríamos un correo electrónico de presentación y, posteriormente, podríamos enviar de forma periódica (por ejemplo, bimestralmente) información sobre los diseños que podrían ser de su interés.

 

Sitio web

En un comienzo, podríamos armar una web que cuente con un catálogo detallado de la mercadería que ofrecemos. Para ello, publicaremos fotos de los modelos diseñados a modo de muestra.

En este punto, deberemos tener en cuenta que nuestros clientes podrán ser tanto empleados particulares como empresas, ya que estas últimas suelen proveer a sus empleados de la indumentaria laboral. Los primeros realizarán compras pequeñas y serán más fáciles de captar mientras que, los segundos, realizan compras mayores y suelen entrevistar a proveedores hasta encontrar la mejor alternativa.

Si deseamos captar la atención de ambos, nuestro portal deberá ser diagramado de una manera prolija, completa y actualizada transmitiéndole, así, confianza al cliente potencial. Las fotos deberán ser estéticas y profesionales, es decir, que deberán ser sacadas todas de la misma manera, con un fondo neutro que no opaque ni diluya a la prenda. También recomendamos incluir el precio del artículo (al por menor y al por mayor) y una breve descripción del mismo.

Imaginemos que somos los encargados de compra de los uniformes de un restaurante e ingresamos a un sitio de una fábrica de ropa de trabajo. Cuando comenzamos a navegarlo, notamos que no ha sido actualizado desde el año pasado, que no logramos encontrar con facilidad el catálogo y que, cuando lo hacemos, podemos notar por el fondo de las fotos que las mismas han sido sacadas en la casa de un particular. Si solo contáramos con la información que nos proporciona la página (es decir, no tuviésemos recomendaciones de ningún tipo)… ¿Pedirían ustedes, como encargados de compra, un presupuesto a esta marca u optarían por otra con un sitio más completo?  Un buen sitio no le asegura al cliente que la empresa vaya a proveerle un buen producto, pero al menos lo acerca un poco más a la compra.

A medida que vayamos sumando clientes-empresas podremos ir incorporándolos en el sitio, bajo la solapa “nuestros clientes”. De esta forma, encargados de compra de otros negocios podrán ver quiénes ya han confiado en nosotros y podrán pedir referencias aumentando, así, la confianza en nuestra marca.

 

Otras estrategias de comunicación

Además de contar con una página web, sugerimos publicar las fotos de los modelos realizados en distintos clasificados online, especialmente en aquellos que cuenten con un elevado tráfico de usuarios. De esta forma, contaríamos con un medio más de difusión de nuestro trabajo y podríamos acceder a clientes de otras localidades.

Dependiendo de la envergadura que le queramos dar al negocio, podríamos publicar un aviso publicitario en revistas especializadas de la zona. ¿A qué nos referimos con el concepto de especialización? Así como existen revistas destinadas a la pesca, al agro o a la ganadería, también suelen existir revistas destinadas a la hotelería, la gastronomía y la salud, entre muchas otras. Si estas revistas se encuentran destinadas principalmente a los empresarios del rubro en cuestión, serán una herramienta atractiva y efectiva de difusión, ya que permitiría que la marca entre en contacto directo con potenciales compradores.

Finalmente y en adición, sugerimos la utilización de herramientas de promoción en buscadores que mejoren la posición de nuestro sitio dentro de los resultados de búsqueda de ciertas palabras clave. Por ejemplo, podríamos abonar un determinado arancel para que, en ciertos buscadores web, ante las búsquedas del usuario de las palabras “ropa de trabajo + nuestra ciudad”, nuestro sitio se encuentre (de forma patrocinada) dentro de los primeros resultados. Si bien es una opción paga, suele resultar efectiva para este tipo de negocios.

Un comentario en “Como fabricar y vender Ropa e Indumentaria de Trabajo

  1. Creo que para poner un negocio de venta de ropa se necesita saber el arte de diseñar ropa para así tener una base y luego si se puede empezar a pensar todo lo relacionado con el negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *