Cómo aprovechar medios de comunicación

Uno de los elementos clave del éxito del producto es la comunicación; ya no es suficiente con tener una buena idea para montar un negocio, en el mundo actual y con mercados tan competitivos es preciso diferenciarse y posicionarse aprovechando cada uno de los medios disponibles.

Uno de los recursos más antiguos y todavía utilizado es el periódico. No obstante, aunque muchos sigan pensando en él como un lugar para espacios publicitarios, una buena forma de usarlo es arreglando una o varias notas con periodistas sobre el nuevo emprendimiento. El exceso de publicidad ha hecho a los públicos mucho más selectivos, y la vanguardia por estos años es ofrecer los productos pero dándoles un valor agregado: información.

La radio es otra buena alternativa para publicitar al montar un negocio. Hay dos formas de destacarse y hacer redituable la inversión en ella. Una, con un spot propenso a recordarse, como una canción o una situación con la que la audiencia se identifique; otra, directamente apuntando a programas específicos, donde el conductor sea reconocido y nuestra marca en su voz sea un gran valor.

Comenzar un negocio desde cero requiere un fuerte trabajo de posicionamiento. Si bien su auge quedó en el pasado, la revista podría llegar a sernos útil. Similar al periódico, hoy nos daría muchos más beneficios encarar la publicidad desde el lado informativo, apartando un poco lo comercial. Y aunque la revista pueda tener menor tirada, podemos abocar en ella funciones estéticas, como fotos y diseños, para destacarnos.

Cuando le preguntaron a un gran empresario qué haría con un millón de dólares, respondió: “invertiría cien mil en un producto, y el resto en comunicación”. Montar un comercio por lo general necesita una considerable inversión de entrada; la televisión no es precisamente el medio más económico, pero, en lo posible, destinar un porcentaje de los recursos a ella podría ser muy ventajoso. Claro que no es suficiente con algunas salidas esporádicas, la TV precisa una buena frecuencia y por lo menos dos semanas de spots para sernos útil. Emulando el eslogan de una marca, es un medio “caro, pero el mejor”.

O al menos era el mejor hasta hace algunos años. Hoy la lucha por el primer puesto parece haberla ganado Internet, no sólo por su llegada, sino también por sus precios. De hecho, la red es actualmente lo más accesible para publicitar, si hasta se pueden hacer campañas casi sin presupuesto.

Hay tres patas en la mesa de Internet: los buscadores, las redes sociales y YouTube.

Una gran opción son los anuncios pagos en los resultados de búsquedas, por lo menos hasta que nos posicionemos naturalmente; con este sistema, podremos elegir con qué palabras clave aparecer, y lo mejor de todo: el presupuesto diario lo determinamos nosotros mismos.

Las redes sociales son otro eslabón importante. Si uno de los mayores caudales de información se mueve en Facebook y Twitter, ¿cómo no estar en ellos? Además de la llegada y el feedback para con el público al que apuntamos, las redes sociales también aportan a nuestro posicionamiento en buscadores. Y algo mucho mejor aún es que son totalmente gratuitos.

El tercer apoyo de Internet es YouTube. Fácil de integrar con los otros recursos, no tiene costo y cada vez más millones lo visitan. Un canal con video propio y original nos dará un valor agregado con pocos recursos.

Así que si vamos a emprender un proyecto, teniendo estos consejos presentes podremos hacer nuestro trabajo de manera más eficiente.