Autoridad vs Liderazgo natural

autoridadLa autoridad es ganada por el grado jerárquico de quien la obtiene como el caso de un jefe o patrón, en cambio el liderazgo puede surgir de manera natural en cualquier posición jerárquica.

La autoridad confiere poder, y el poder corrompe. Infla los egos, y los gerentes incompetentes buscan obtener más de esta. Quieren autoridad para gastar más, reclutar más, viajar más y para hacer lo que les plazca. Y una autoridad así no existe ni existirá, a menos que uno sea su propio empleado.

El ejercicio de la misma es asunto de confianza. En las organizaciones en que abunda el recelo resaltan los problemas de poder. Las personas luchan por tenerlo, deploran y lamentan carecer de ello.

En tales organizaciones, los gerentes creen que les dará mayor credibilidad, les conferirá un status superior ante los demás, les dará poder sobre las personas.

En tales organizaciones, la búsqueda y la adquisición de la misma constituyen un empeño egoísta que tiene por objeto la satisfacción personal y no los mejores intereses de la empresa y de su gente.

 

Use la persuasión como forma de liderazgo

El Líder ejerce la autoridad que le fue encomendada con cautela y discreción. Busca solamente la suficiente para cumplir en forma eficaz sus deberes y aportarle a la empresa lo que ésta requiere de él. El Líder no se concibe como un “poder sobre su gente” sino más bien como un poder para tomar decisiones orientadas hacia las metas de la organización.

Si considera que su poder es insuficiente para realizar adecuadamente su labor, tratará de persuadir a su jefe para que delegue más.

 

A veces su jefe se ausenta y el Líder cargará la responsabilidad en sus hombros, y explicará más tarde: “Sencillamente tuve que autorizar ese viaje a Australia; el tipo tenía que irse el viernes y usted no regresaba a la oficina antes del lunes”.

 

Nunca encontrará un Líder que abuse del poder que tiene; en realidad, el uso discreto y apropiado que hace de ella le confiere autoridad ante los miembros de su personal. Ellos saben qué autoridad tiene, no lo verán engañando con ella, pretendiendo que la tiene cuando no es así. Ni verán que está constantemente recurriendo a su jefe: “Pues bien, tendré que solicitar la aprobación de nuestro superior”.

 

aplicarhoy

Defina claramente sus niveles de poder. Primero charle con su jefe al respecto, y mencione todas las áreas en que le resultarla útil tener más autoridad. Luego examine lo que está delegando en los miembros de su equipo.

Si sabe que necesita más autoridad para desempeñar su labor en forma apropiada, puede suponer que otro tanto es aplicable en el caso de los demás. De modo que practique lo que predica. Si quiere que su jefe le conceda mayor poder, debe concedérsela también a su gente. Hágalo hoy mismo, hable con sinceridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *