Autoempleo

independencia  El trabajar para sí mismo, el llamado autoempleo por algunos, es cada vez más común de lo que se cree. Muchos grandes negocios y fortunas nacieron como consecuencia del trabajo para sí mismo, pero también es cierto que esta tendencia dentro del mundo laboral surge con mucha fuerza en los períodos de crisis financiera, donde el desempleo y el paro obligan a muchos a buscar salidas laborales de manera autónoma.

Esto ha hecho que esta idea de autogenerarse empleo sea popular entre varios que han perdido el trabajo como en varios interesados en ser su propio jefe, cansados de la rutina y de dedicar sus esfuerzo y energías a otros.  Pero hay que saber que empezar una ruta por el  autoempleo no es cosa de un día para otro, ya que lo aconsejable en estos casos es que sea una decisión meditada  largo rato y no  sea consecuencia de un impulso irracional que haga que la experiencia autogestora termina en un rotundo fracaso unido a una debacle económica.

Por ello,  para los que quieran comenzar un camino por la autogestión laboral,  se recomiendan los siguientes pasos previos antes de principiar la aventura por cuenta propia:

–          En primer lugar, poseer algún grado de experiencia en el área donde se pretende ser su propio jefe. No se puede pretender empezar un camino emprendedor en un sector donde no se conozcan los principios básicos de cómo se hacen las cosas. Es por ello que siempre se recomienda tener algunos años conociendo el oficio o la actividad donde se quiere comenzar autónomamente

–          En un segundo lugar, poder juntar un pequeño capital que le permita poder principiar sin mayores sobresaltos. Es muy difícil comenzar un emprendimiento sin tener ahorros que le permitan poder sostener las inversiones, ya que para poder arrancar es necesario invertir durante largo tiempo. Ya teniendo armado el negocio, se puede pensar en recuperar lo invertido.

–          Es fundamental ser responsable y disciplinado consigo mismo. No basta con la idea de comenzar a ser el trabajador como el jefe de su propia empresa, si es que no se mantiene una constancia  en el trabajo, una disciplina similar o superior a la que se tenía cuando se era empleado. Pero sobretodo, ser responsable, ya que al convertirse en empresario, comprador, vendedor, es en todo lo que implica producir sus propios productos, cumplir con los plazos pactados par con los clientes, proveedores y otros miembros de la cadena productiva.

–          Elaborar un plan de negocios. Tal vez, en este punto habría que detenerse un poco. Un plan de negocios, siempre será necesario, aunque sea una acción de autoempleo, puesto que es una carta de navegación que le permitirá planificar en un corto, mediano y largo plazo, además de ayudar a conseguir financiamientos en la banca, inversores o postular a financiamientos estatales de apoyo a la micro empresa (en los países donde existan).

autoempleoPese a que esta clase de emprendimientos son por lo general autogestionables en su desarrollo cotidiano,  en algún momento de su crecimiento necesitan alguna clase de financiamiento externo que le permita poder crecer y mantenerse en el tiempo. Por ello, para poder presentar el proyecto a potenciales inversionistas interesados en  su financiamiento, siempre le será muy útil a cualquiera que quiera comenzar un plan de negocios actualizado cada dos o 3 años, para que no tenga datos desactualizados o caducos.

Como puede verse en los pasos previos, el hecho de comenzar un autoempleo tiene además las mismas características operativa de cualquier empresa dirigida por otros, ya que a pesar de que uno mismo es quien se entrega el trabajo, debe pensar no como un trabajador que sólo es la fuerza laboral de otro, sino que tener la capacidad de autogestión, liderazgo, responsabilidad y disciplina que un gran empresario o un pequeño emprendedor con 3 o 4 empleados.

En otras  palabras, quien opta por este camino de autonomía laboral tiene que saber que debe comenzar a pensar tanto como trabajador como también como un CEO de una gran corporación. En resumidas cuentas, decidir ser su propio jefe es una decisión compleja que se tiene que estar preparado para grandes esfuerzos y sacrificios que a la postre tendrán su beneficio.

 

¿Pero en qué áreas del mercado laboral sería más fácil para poder comenzar con acciones de autogestión productiva? En teoría, las posibilidades que nos ofrecería el autoempleo son prácticamente infinitas, pero en la práctica depende de lo que sepa hacer el emprendedor que se lance en este largo camino.  Pero muchas veces, decidir  qué hacer puede ser mucho más complicado de lo que se cree, ya que en ocasiones, quien quiera empezar esta clase de emprendimiento laboral propio no está preparado. Por ello, si no está listo o cree que le falta, lo ideal es que lo medite muy bien y que se tome su tiempo en su decisión, ya que esta es de las clases de decisiones complejas que no se toman todos los días.  Pero si ya la tomó y decidió seguir adelante, en hora buena!

¿Cuáles puede ser las áreas donde se pueden encontrar nichos laborales para la autogestión laboral?

trabajar independienteUno de los más importantes y que ha comenzado a convertirse en una creciente salida laboral para muchos profesionales y graduados universitarios que no han podido ingresar al mercado laboral de manera tradicional, ha sido transformarse en trabajadores freelance, quienes trabajan de acuerdo a los pedidos que les llegan. Esto es muy frecuente en el mundo del diseño, prensa, sicólogos y capacitadores.  Un ejemplo de esta clase de trabajadores por su propia cuenta, son los que escriben a través de blogs en Internet, los llamados blogueros, ya que han apostado por una total independencia mediante la escritura de posteos en sus páginas ¿Pero cómo se pueden financiar?

De una manera indirecta, ya que ganan mediante las publicidades que programas como el Google Adsense ofrecen la posibilidad de ganar dinero a través de los clicks que hagan los potenciales visitantes. Por ello, el esfuerzo que colocan los blogueros es en poseer la mayor cantidad de visitas puesto que así lograrán ganar dinero. Otra forma de lograr el autoempleo  y usar las herramientas de la tecnología, son quienes deciden vender su producción  a través de Internet. Muchos artesanos, productores de ropa, comida, jugueteros y vendedores varios, apuestan por una página web para vender su producción que ellos mismos hacen.

Pero la generación de alternativas de trabajo por sí mismo, no se limita  solamente a los graduados universitarios y al Internet. Muchas áreas, como el comercio, son un verdadero campo abierto para todos los que estén dispuestos a comenzar el largo camino del empleo autogestionado. Tener un puesto en el mercado, colocar un almacén (tienda) de comestibles,  un pequeño negocio de ropa, un cibercafé, tiendas de ropa femenina o invertir en un restaurante son claros y cotidianos ejemplos  de autoempleo en una pequeña escala,  el que no se diferencia de los grandes negocios puesto que como decíamos en un comienzo, se necesita planificación, responsabilidad y disciplina para poder sacarlo adelante.

Finalmente podemos concluir que esta clase de trabajo generado por sí mismo, es totalmente posible para cualquiera que se lo proponga seriamente, pero tenemos que reiterar el hecho de se tiene que cumplir necesariamente con ciertos requisitos, como  los que nombrábamos al comienzo del escrito. Aunque es necesario recordar que el que decide tomar este camino, debe tener constancia en sus objetivos, ya que el camino del autoempleo es de una carrera larga, ya que el camino de quien decide ser laboralmente autónomo, por lo general siempre es largo y pesado, además de que las ganancias no se logran de un día para otro, sino que tienen que ser logradas con esfuerzo. Por lo menos, el primer año hay que tomarlo como el año de la instalación del negocio del mercado, con ganancias limitadas, pero que servirán como un verdadero aprendizaje tanto del know how, del mercado y de la competencia. Ya en un segundo año,  los esfuerzos del primer año tendrían que dar sus frutos y realmente el negocio autónomo comience a generar ganancias que superen lo invertido en el

Y al igual que en las grandes empresas con varios empleados, los emprendimientos autogestionados tienen que reinvertir sus ganancias en nuevos equipos, maquinarias, tecnologías y por supuesto, generar dinero para que pueda ser ahorrado y disfrutado como fruto del esfuerzo por el trabajo.

Para terminar este escrito sobre autoempleo, tenemos que señalar que quien quiera seguir este tipo de emprendimientos autogestionados debe ser realmente un apasionado con lo que hace. Muchos que comienzan con esta clase de empresa, sólo lo hacen por el dinero sin que realmente le guste lo que hace. Por ello, se recomienda encarecidamente que si va a empezar esta clase de aventuras emprendedoras, sea alguien que disfrute y goce su trabajo, ya que la mayor satisfacción de cualquiera que comience este camino, es ver sus productos circulando por el mercado más que el dinero que va a ganar con ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *