Aquí solo hay información y siento que falta algo

Muchas veces he hecho trampas en la escuela con los exámenes creyendo que era para el profesor.

“Me gustaría creer realmente todos los comentarios aquí suscritos por tu personas, pero siento que falta algo como si estuviese incompleto como si no fuese real, como te dije quisiera realmente que fuese real, saludos Jaime

Hola Jaime, gracias por tu comentario, es realmente tierno. Pero los comentarios no son de “mis personas”, no los conozco, escriben libremente como tu.

Para creerlo, no lo creas si quieres, que no te cuenten cuentos, pero no puedes privarte de tener una experiencia propia. Tampoco necesitas tiempo, el tiempo no nos pertenece, solo dejar de mirar afuera.

Por ejemplo ya hiciste este comentario, tal ves puedas seguir escribiendo para ti, documéntate un poco y sigue escribiendo. Continua escribiendo, no sabes donde llegar, pero iras experimentando y conociendo.

Cuando puedas escribir más de ti podrás ver que hay muchas cosas buenas en ti. Nuestra cultura y nuestra religión nos pide mucho mirar afuera, y hay demasiado descontento y pobreza mirando fuera.

Lo que encontramos aquí, es solo información, y por su puesto que falta algo, y nadie te lo va poder dar, porque siempre habrá la duda de si es verdad o no, si es completo o no. Pero si tienes una experiencia propia, el conocimiento será tuyo, sentirás que no falta nada. ¿O no te creerás a ti mismo?

Es muy fácil confundir que tener acceso a información nos da conocimiento obviando la acción. Recuerdo que la mayor diversión que tenia de niño era desarmar juguetes (acción) pero muchas veces se me prohibió. Aun ahora siento esa fuerza que prohíbe mi curiosidad, que limita mi conocimiento (acción), quedándome en la información.

La mayoría de los padres olvidan como es divertirse de niño, pero quieren enseñar a sus hijos como divertirse: cuida los juguetes, no malogres, te lo quito si sigues malogrando. Si, es muy caro si pensamos en los juguetes de las fábricas, y cuidamos que les dure, pero lo que más les dura son las prohibiciones.

Ahora algunos logran divertirse produciendo información, y ganan dinero. Preguntamos “¿será verdad?”, afirmamos “no tengo tiempo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *