Aprenda como tomar desiciones positivas para mejores resultados

Decidir es administrar.

El Líder tiene afinidad con las decisiones. Le encanta tomarlas y aprovecha cualquier oportunidad para hacerlo. Su mayor peligro es que se extralimite en sus funciones y comience a tomar las determinaciones que les corresponden a otros.

Prácticamente, toma decisiones cada minuto de la jornada de trabajo — sobre si visita o no la oficina principal el viernes, si se escapa a las 10:30 a tomar un café con Tomás García, si aborda en la próxima reunión el problema de calidad que se presentó la semana anterior, si envía a Juana Rivas a un curso especial de capacitación de tres días.

Pero cualquier determinación que el Líder tome está orientada hacia dos objetivos: ¿Qué es lo correcto para la empresa en lo concerniente a utilidades? ¿Y qué es lo correcto para su gente? Si no está seguro, solicitará mayor información, reflexionará durante más tiempo acerca del asunto, consultará con algunas personas (su jefe, representantes de los empleados y otros). Luego, cuando esté seguro del impacto que ejercerá en la gente y en las utilidades, tomará una decisión.

Sin embargo, la verdadera prueba le llega al Líder cuando se encuentra frente a decisiones dolorosas, por ejemplo un despido ocasional pero necesario, o un cese de actividades.

El está dispuesto a sufrir cuando decide lo que más les conviene a la empresa y a su gente.

aplicarhoy

Probablemente usted está tomando más determinaciones por metro cuadrado de espacio de oficina de lo que se había imaginado. Así que, ante todo, simplemente enumere las decisiones que tomó el día anterior, sean grandes o pequeñas. Estudie cada una de ellas y pregúntese qué impacto ejerció en las utilidades y en la gente. Si no puede responder esa pregunta, ¿por qué diablos decidió eso?

Cuando termine de estudiar esta lista, prepare una segunda. Esta debe incluir todos los asuntos sobre los cuales no tomó una determinación el día anterior. Estudie esta segunda lista y pregúntese qué consecuencias tuvo no haber tomado una decisión. ¿Puede decir con toda honestidad que no tuvo consecuencias negativas, por ejemplo, el hecho de haber desperdiciado el tiempo de su esclavizado jefe al pedirle que tomara la postura en lugar de usted, o de haber alienado aun más a su gente con su actitud indecisa? Si su estudio revela algún impacto negativo debido a su indecisión, póngale remedio a la situación de inmediato. Sea positivo, tome una determinación ahora mismo.

 

Positivismo

Usted debe ser positivo para manejar a las personas con éxito.

Jamás diga no! Decir no es lo más negativo que un gerente puede ha* cer, y me temo que muchos lo hacen frecuentemente.

Ahora podrá pensar que el corolario es decir siempre si. Está muy equivocado.

Cuando toma decisiones el Líder ejercita la razón y de este modo procura persuadir a la gente, o a la inversa, ésta lo persuade, a él.

El Líder es renuente a rechazar cualquier cosa, bien sea una idea, una propuesta, una recomendación, una sugerencia o una solicitud de conceder cinco minutos de su tiempo.

Siempre tratará de dar una respuesta positiva, siempre tratará de acoger la recomendación de alguna persona, siempre tratará de ayudar. De cuando en cuando no estará de acuerdo con alguna persona, pero el proceso de desacuerdo no representará un acto negativo sino un proceso de critica constructiva y de ayuda.

Cuando usted cuenta con un equipo que trabaja con armonía y cohesión, cuando todos están apuntando a la misma dirección y trabajando arduamente para alcanzar una meta anhelada, cualquier decisión, afirmación o acto negativos de hecho retardará el progreso al desviar de su meta parte de la energia del equipo.

Siendo positivo, el Líder hará que esa energía apunte a una misma dirección. Si, bien podría él no estar de acuerdo con una solicitud de contratar otro empleado en la sección de Josefina Silva, le presentará las opciones que lo hicieron adoptar la postura. “¿Qué harías tú, Josefina, si te encontraras en mi pellejo? ¿Excederte en el presupuesto contratando otro empleado, o quizá buscar otro camino para lograr que se hiciera el trabajo adicional?” La determinación resultante será la más positiva para la empresa y para su gente.

aplicarhoy

Tome una caja grande. Pégele una etiqueta y póngale en letras grandes: “AREA DE LOS IMPOSIBLES”.

Cada vez que sienta la tentación de tomar una decisión negativa, mire la caja. Si realmente sucumbe, prepare una nota escrita, no importa cuán trivial sea, y póngala en la caja.

En su próxima reunión de equipo pídale a su gente que calcule cuántas tiras de papel hay dentro de esa caja. Si usted es un Líder, todos los miembros del equipo cada vez darán con la respuesta correcta. ¡Eso es ser positivo! ¡Cada cual es un ganadorl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *