Aprecio

A todas las personas nos agrada ser tomados en cuenta. El sentido de la importancia de nuestras opiniones es un factor que determina el sentido de nuestras vidas. Tomemos en cuenta la libre afiliación de las personas a comunidades, círculos, asociaciones, congregaciones o grupos donde estas encuentran sentido a su vida.

Dar un aprecio sincero a las personas requiere una fuerte fe en estas. Considerar que las personas pueden y son capaces; sin esta creencia nuestro aprecio solo seria una vana adulación.

Es muy fácil mostrar aprecio cuando una persona empieza a triunfar, ¿ha visto cuantas personas apoyan un equipo deportivo tan pronto como empieza a ganar? Esto sucedió hace un tiempo cuando el Cienciano (equipo de fútbol cuzqueño, Perú) conquisto, contra todo pronostico, la copa libertadores de amerita. Todo el país se volcó a apoyarlo, compraron sus camisetas rojas, organizaron caravanas; por todas las calles se veían simpatizantes de rojo. El Cienciano se convirtió en el equipo mas apoyado, incluso que la misma selección peruana.

A todo el mundo le agrada apoyar un ganador. Es muy fácil dar muestras de aprecio a individuos ya probados, exitosos.

Algunas personas quieren creer desesperadamente en su vida, pero encuentran poca esperanza, y sin embargo al recibir una muestra de aprecio sincero encuentran una motivación para seguir adelante.

El deseo de dar a conocer nuestra importancia es lo que nos distingue de los animales, y si alguien nos da reconocimiento nos motivamos para seguir insistiendo por el éxito. Una muestra de aprecio sincero es una confirmación de nuestra fe en las personas.

Antes de hacer algo por las personas es indispensable un proceso de mejoría de nosotros mismos. Lo que estaca a un líder es su destreza de mejorar su capacidad de relacionarse con las personas.

Las dinámicas de grupo donde el intercambio de opiniones es la crítica, garantizan su fracaso, no importa que tan geniales sean.

Las dinámicas de grupo donde el aprecio y el sentido positivo dominan, garantiza el éxito de estas personas, no importa que tan limitadas sean al comenzar.

Para la mayoría de la gente, lo que les permite avanzar, no es la creencia en lo que son, sino en lo que creen ser; creer en lo que pueden hacer.

Cuando uno muestra aprecio a otra persona, la nutre, le da valor sin esperar nada a cambio. Para las personas, el aprecio que reciben equivale a su precio en el mundo, y es casi casi idéntico al que nos damos a nosotros mismos.

La esperanza es lo mejor que podemos dar, es lo único que nos puede hacer llegar mas lejos. Mostremos aprecio por los demás, vayamos juntos muy lejos, la dinámica grupal anima y garantiza el éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *