Angeles inversores

angeles inversores Muchos se oye hablar de la expresión “ángeles inversores”, pero que quienes son realmente.

La respuesta es mucho más simple de lo que parece y además es totalmente racional, nada místico tal como se entendería.

La idea de ángeles se relaciona con un momento en que le emprendedor se encuentra prácticamente solo con su idea, con poco capital y se pregunta si en verdad alguien puede ayudarlo. Es entonces cuando aparece esta idea de los ángeles inversores, que no son si no quienes podrán ayudarlo.

El nombre fue dado por los especialistas en negocios, o mejor dicho por quienes comenzaron a desarrollar todo este background sobre emprendimiento que uno se pueden encontrar en el día de hoy y que son los americanos, que llamaron a este fenómeno Business Angel.

En otras palabras,  es una persona, o un particular (nunca se trata de una institución, sino se trataría de un banco o de un grupo inversor dependiendo del caso), que aporta dinero, puede ser de su trabajo o de ahorro en un negocio-empresa-proyecto totalmente nuevo.

Lo interesante es que, además de dinero, puede ofrecer experiencia, por eso siempre es interesante conocer al posible inversor antes, para saber en cuantos aspectos puede ser útil para el proyecto, idea o emprendimiento.

¿Quiénes pueden ser ángeles inversores?

Muchas veces son personas que tienen mucho dinero, como por ejemplo los magnates millonarios como Bill Gates, herederos de grandes fortunas, consultores o simplemente personas que quieren incursionar en otras ramas de la economía. El caso más conocido de ángeles inversores y que se suele usar para ilustrar todas las conferencias y bibliografías que hay al respecto es el de la tienda de belleza The Body Shop, una tienda de cosmética y perfumería que nació en Inglaterra y que hoy es una cadena que triunfa alrededor de todo el mundo.

financiamientoEn este caso, un mecánico de clase media baja, decidió ayudar con sus ahorros, unas 4 mil libras a un vecino que quería poner una perfumería diferente. De esta manera, el vecino logró su objetivo y el mecánico se convirtió en socio de uno de los emprendimientos más exitosos en materia de perfumería en Inglaterra y el mundo.

El rol de los ángeles es poder cubrir una necesidad de dinero en el desarrollo o implementación del proyecto. Luego, y a medida que el emprendimiento va creciendo, se le devuelve el dinero y se lo participa en las ganancias, según lo que se haya acordado previamente. Habitualmente, pueden ganar entre un 10 y un 27 por ciento de las ganancias del emprendimiento.

En el caso de los profesionales, invierten en más de una empresa, para garantizarse éxito. Con las empresas que no crecen, puede elegir venderlas o transformarlas.

Los ángeles no son lo mismo que el capital de riesgo, ya que el ángel trabaja en el primer instante, en el que se presenta el concepto, mientras que el capital de riesgo, suele comenzar a trabajar una vez que comienza a funcionar en la práctica.

¿Cómo encontrar ángeles inversores?

El escenario ha cambiado mucho desde que se  comenzó a usar el término, a fines del siglo XX a la actualidad. Hasta hace 10 años, la idea de salir a buscar este tipo de inversores parecía ser una carrera de lago aliento, incluso hasta una tortura hasta el año 2000. Sin embargo, el escenario ha cambiado de manera meteórica durante los últimos cinco años. Ya no es una locura pensar en salir a buscar este tipo de ayuda económica, sino que además es una de las mejores formas de poder financiar un emprendimiento. Conseguir este tipo de apoyo, hoy es posible.

Por lo general,  para conseguir este tipo de inversores hay que acudir a los llamados “club de ángeles” . Las personas del mundo emprendedor saben en donde pueden hallar uno, aunque por lo general se suelen aglutinar en  con instituciones vinculadas con la actividad económica, como Escuela de Negocios, o Centro de Profesionales de la Economía.

Se estima que cada uno de los miembros aportan un mínimo de 20 mil dólares y trabajan por lo general en conjunto con otro importante actor en materia de de desarrollo de proyectos, como son las “incubadoras” de proyectos.  Entre las incubadoras más reconocidas se encuentra Wayra de Telefónica. Una suerte de espacio en donde se pueden ver el trabajo de los emprendedores más innovadores, algo así como una cocina de los nuevos proyectos.  Estos grupos buscan a proyectos que recién están empezando y  les dan algo de capital para que comiencen a desarrollarse.

Por lo general, este tipo de proyectos suelen ser muy exitosos ya qué, como mencionamos están encuadrados en una suerte de espacio en donde se evalúan los proyectos, por lo que si su emprendimiento está dentro de estos centros de innovación es muy fácil lograr el apoyo de los ángeles inversores.

A la hora de elegir, es interesante evaluar su carrera  en dos variables a saber

–           como emprendedor

–           por el otro su carrera como ángel,  cuantos de los proyectos que ha ayudado finalmente han sido exitoso.

inversor angelRecientemente mencionábamos la existencia de “clubs de ángeles” o networks. Por lo general, surgen de las charlas o conferencias. Hoy en día uno  de los clubes más importantes del mundo se encuentra en Suiza. A medida que se hacen conocidos, por su éxito empresarial, son más los empresarios que quieren invertir dinero en estos proyectos. Eso es lo que convierte a los clubes de ángeles en el lugar más propicio para encontrar con el financiamiento indicado.

Allí el emprendedor se encontrará con personas que pueden ayudarlo a corregir su camino por la senda de los negocios, a la vez que encontrará financiamiento más rápido que por otros canales (claro, que esto sucede si el proyecto está bien planteado y es viable su desarrollo).

Pero la segunda pregunta que se desprende del  ¿cómo encontrar ángeles inversores? Es el ¿cómo llegar a ellos?. Lo primero que hay que descartar, al igual que casi para todo, es la idea de escribir un mail y mandarlo en cadena a todos los posibles  ángeles inversores que encontremos.

La mejor manera, una vez más, es a través de las referencias. En la actualidad, el tema de las referencias y los contactos son muy importantes, sobre todo a la hora de encontrar financiamiento. Si uno cuenta con el respaldo de un ángel inversor, que por cualquier motivo no puede ayudarlo a desarrollar el emprendimiento, lo que puede suceder es que este pueda darle una mano a encontrar al  correcto. Siempre conocer a otros por eso es tan importante la idea del “club”.

Para esto, al igual que para casi todo lo que pasa en el mundo emprendedor, hay que tratar de organizar una red, en la que uno pueda demostrar que realmente es bueno para lo que quiere hacer, además de confiable. Si cuenta con una buena idea, y una buena forma de comunicarlo, muy probablemente obtenga éxito. Una buena herramienta para darse a conocer es la red profesional LinkedIn, en donde puede establecer contacto con personas del mundo que le interesa el mismo tema sobre el que está interesado trabajar. Además, puede investigar sobre la presencia de distintas personas que pueden ayudarle a entablar relación con alguien que se dedique o financie el tipo de proyecto que está pensando desarrollar.

El emprendedor siempre es el responsable único en poder vender su proyecto, independientemente que pueda estar asesorado por un especialista en el mercado o por un abogado. Tampoco es recomendable dejar los números al contador, ya que en  la reunión que tenga con el ángel inversor, será el mismo que tenga que explicar cuáles son los números que manejan. Algo muy similar sucede con el plan de negocios. El mismo es  el que tiene que conocer cuáles son sus fortaleza y debilidades y presentarlas de la forma más adecuada para mostrar que el proyecto es integro y rentable.

Debe estar 24×7 al servicio del emprendimiento. No hay proyecto exitoso que se haya creado “part – time”

Otros de los consejos claves para el emprendedor, a la hora de buscar un ángel inversor es que debe ser cordial, amable y educado. En la vida, uno no sabe si volverá a topar con algún contacto que se ha entablado, por lo mismo es casi de vital importancia tratar de mantenerlo.

En la búsqueda de financiamiento, tiene que saber que lo único que lo llevará sin retorno al éxito es la perseverancia. En el mundo de los negocios, casi como en la vida misma, el que no persevera no gana.  Además, debe mantenerse fuerte, aunque la respuesta que obtenga del otro lado sea un NO rotundo. Solo de esta manera, llegará a conseguir al ángel indicado para su proyecto. Una vez más, el mundo es de quienes se animan a pensar y llegar hasta el final con una idea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *