Agencias Laborales vs Internet

“Debo ir a una agencia laboral” Es el pensamiento que ha copado por decenas de años, el mercado laboral, involucrando el uso, como requisito, de una agencia laboral.

Si tengo un currículum, y tengo referencias, está siempre abierta la posibilidad de acudir a una agencia laboral. Estas nos dan la oportunidad de entablar contacto directo con las personas que buscan un empleado.

Ello es muy positivo, porque nos brinda la posibilidad de entablar una relación directa con las personas, lo que nos brinda mayores facilidades de ser contratados.

Por otra parte, si busco empleo con premura, y tengo todos los documentos y cumplo con los requisitos anteriores, siempre tengo la oportunidad de postular a un trabajo mediante el Internet. Pero ello, nos da la desventaja de no conocer a las personas, de no tratar de forma directa, de tal manera que podemos ser víctimas de una depuración temprana para la posibilidad de ser contratados.

Si vivo en una región específica, pero tengo deseos de aplicar a empleos en el área regional o nacional, pues de ser contratado puedo mudarme con mi familia, si es que encuentro una buena oferta, las agencias, no son una buena opción, pues se limitan a un área de acción, distrital o urbana en el mejor de los casos.

Por otra parte, si estoy abierto a muchas ofertas, el Internet nos brinda datos globales del trabajo, no sólo nacionales, sino también internacionales. Hay casos reportados de personas que han conseguido buenas posiciones laborales gracias a ello, a la posibilidad que les da obtener un empleo en otro país con una buena paga. Por este punto, es el mejor medio de referencia.

Las agencias laborales, cobran una tarifa básica o una comisión, mientras van poniendo en contacto al empleado con empleador. Ello es natural, debido a que es un negocio, y como tal, merece una remuneración. Si no tengo dinero o quiero hacer los menores gastos posibles, las agencias laborales no son mi mejor opción.

En cambio el Internet es un medio masivo, a bajo costo, y en caso de las plataformas que brindan oportunidades, es casi gratuito. Nos da la oportunidad de consultar miles de empleos, sin pagar ni un centavo de comisión.

Como se puede apreciar, ambos medios tienen una serie de ventajas y desventajas, que deben ser analizadas desde el punto de vista y posibilidades de la persona que busca un empleo.

Si deseo trabajar, en todo caso, puedo hacer uso de ambos medios, ello garantizaría:

–          Rapidez en encontrar

–          Un trato personal.

–          Facilidad de encontrar en el extranjero.

–          Acceder a una gran cartera de empleadores.

–          Estar al tanto de nuevas ofertas laborales

Internet y agencias laborales, como puede notarse, se complementan. Se trata en sí, de la voluntad que tiene la persona para optar por una buena vacante, como también de la capacidad en el uso de las tecnologías.

Si no tengo mucho dominio de la computación, seguramente acudir a una agencia laboral puede resultar lo más sensato, aunque si necesito trabajar, aprender a navegar, no parece para nada una mala idea.