Actitud de lider: Consentimiento y consideración

consideracionDirigir mediante el consentimiento no significa renunciar a su responsabilidad sino afianzar su autoridad.

Existe un mito entre ciertos gerentes autócratas empecinados en que dirigir consintiendo equivale a ser blandengue.

La realidad es que dirigir consintiendo resulta muy difícil y es el único medio de que dispone un líder para lograr que la gente lo siga.

El consentimiento tiene que ver con el ejercicio y la aceptación de la razón. El Líder es razonable y lo demuestra. Antes de tomar alguna decisión, procura lograr un consenso consultando con su gente.

Habiendo tomado una decisión, explicará las razones. A veces su decisión irá en contra de cierto grupo, pero la aceptarán al saber que les ha dado una justa oportunidad de exponer sus argumentos, que ha ejercido su autoridad de modo imparcial y objetivo y que tenía que tomar una decisión que podría ir en su contra.

Para lograr consentimiento, el Líder pasa mucho tiempo con su personal, explicando las complejidades de la situación y los numerosos factores contradictorios que ejercen influencia en la decisión final. Les pedirá que expongan sus puntos de vista y les concederá mucha importancia. Se pondrá en su pellejo en relación con cualquier problema que los esté afligiendo. De igual manera, les pedirá que se pongan en el pellejo de él con respecto a las decisiones que tiene que tomar.

El Líder sabe que dirigir consintiendo no es lo mismo que dirigir permitiendo. Jamás le pediría permiso al sindicato para efectuar un cambio en las disposiciones sobre dotación de personal, y tampoco le pediría permiso a su gente para instalar nueva maquinaria. Procurará lograr el consentimiento de ellos, pero sabe que a la larga la decisión la tomará él, puesto que solamente él tiene autoridad para tomarla, y solamente él debe responder por ella.

 

aplicarhoy

Haga un repaso de algunas de las decisiones importantes que ha tomado últimamente y que han ejercido impacto en su personal. ¿Puede decir con toda franqueza que ha buscado el consentimiento de su gente? ¿Puede decir con toda franqueza que cuenta con su apoyo? ¿Si tuvo que tomar alguna decisión en contra de los puntos de vista de su gente, podría decir con toda franqueza que hizo lo imposible por explicar la razón?

 

LO QUE DEBE HACER EN EL FUTURO

Acostúmbrese a la práctica de postergar cualquier decisión que afecte a su equipo hasta que haya tenido oportunidad de evaluar los puntos de vista de ellos y de procurar que le den el consentimiento. Y recuerde: buscar consentimiento no es pedir permiso.

 

 

Tener consideración

consentirPara tener auténtica consideración, es necesario ponerse siempre en el pellejo de otro.

 

He conocido muchos gerentes que no tienen consideración con el equipo que tratan. Suelen interrumpirla, no le dan la oportunidad de abrir la boca. Miran con desdén las ideas de los demás, haciéndolos aparecer y sentirse pequeños. Ni escuchan ni ponen atención cuando alguien más está hablando. Acostumbran llegar tarde a las reuniones, maltratan con frecuencia a los demás y los humillan.

 

El Líder jamás se portaría de esa manera. El escucha, trata a las personas con consideración. Se pone siempre en el pellejo de los demás y por ahí comienza. Trata de saber cómo se siente otra persona cuando habla con él.

 

Tiene consideración con todo individuo a quien trata, puesto que respeta el hecho de que ese individuo tendrá algo importante que decir y de que además ella querrá conservar una dignidad interior, querrá mantener su prestigio frente a él. El Líder es tan considerado que jamás actuaría de modo que la otra persona se sintiera y viera pequeña; al menos no lo hará en forma deliberada.

 

Tener consideración no es solamente asunto de mostrar humildad; también tiene que ver con encontrar tiempo para concedérselo a la persona que tiene un problema. El Líder siempre encuentra tiempo para la gente. En una reunión, ya sea con uno o con quince, usted no verá al Líder descartar la declaración de una persona con una mirada de desaprobación; no lo verá fruncir el ceño o dar muestras de irritabilidad cuando alguna otra persona abre su boca y sale con alguna idea descabellada.

 

El Líder considerará todos los puntos de vista. Animará a otros a hablar y escuchará luego con mucha atención, concentrándose en lo que se está diciendo y sometiéndolo a auténtica consideración.

 

aplicarhoy

Conténgase. Quienquiera que entre a su oficina, déjelo que hable. Hable poco, anímelo a hablar y escuche con atención. Póngase en el pellejo de esa persona y tome en cuenta sus sentimientos y lo que está diciendo.

Suponga siempre que sus motivos son honestos y que está tratando de decir algo importante y, además, tratando de ayudar a la empresa. Nunca descarte esa contribución. Tómela en consideración y concédale valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *