Abrir una tienda de cotillón

casa de cotillonEl cotillón, según la RAE, consiste en una bolsa con adornos y elementos de broma que se reparte en una fiesta. Y, si bien estos artículos no siempre son entregados en una bolsa, el cotillón no pasa nunca de moda, todo lo contrario, se reinventa constantemente.

En una sociedad en la que tanto el cotillón como las fiestas no caen en desuso, la comercialización este tipo de productos resulta una alternativa de negocio que no podemos dejar de analizar.

Diversión

Antes de montar una tienda que venda este tipo de mercaderia, hay algo que debemos entender: nosotros no vamos a vender cotillón, nosotros vamos a vender diversión. Al momento de seleccionar los artículos para comercializar, siempre deberemos tener en mente la siguiente pregunta: ¿de qué manera puede esto resultar divertido? Algunos ítems pueden ser divertidos porque ridiculizan a la persona que los utiliza, otros porque contienen luces, sonidos, generan movimiento o porque permiten la interacción con otras personas en la fiesta.

¿Por qué hacemos hincapié en este punto? Porque la mayoría de las tiendas comercializadoras de este tipo de bienes pareciera no terminar de comprender esta gran verdad. Existen algunas marcas que reinventan su oferta pero, en la mayoría de los casos, los consumidores nos cansamos de ver siempre los mismos sombreros brillosos, las maracas con forma de choclo y los típicos y conocidos silbatos.

Surtido e innovación

Este tipo de negocios, generalmente, funcionan como revendedores, es decir, no cuentan con una planta de fabricación propia. Por este motivo, resulta altamente probable que, la mayoría de las tiendas de cotillón de una misma zona cuenten con proveedores similares y, por ende, que su oferta no sea muy distintiva.

Para poder resaltar y ser líderes en el mercado, podríamos diferenciar nuestra oferta de la de la competencia. De esta manera, podríamos comercializar cotillón diferentes en calidad y en diseño, contando con una oferta totalmente innovadora. Por ejemplo, podríamos comercializar máscaras y sombreros característicos de personajes de películas o libros (como Darth Vader o Batman), bandas presidenciales, melenas de leones, narices con bigotes (similares a la de los gatos o ratones), entre otros, sin perder de vista el concepto que deberá guiar nuestras decisiones: el de la diversión.

Para lograr este objetivo, deberemos estar constantemente actualizados en tendencias tanto a nivel nacional como internacional. Una de ellas, por ejemplo, consiste en la comercialización de unos zapatos de dama bajos y económicos, que serán puestos a disposición de las invitadas para que, de encontrarse cansadas de utilizar zapatos de tacón, puedan cambiar su calzado y continuar disfrutando del evento. Los colores de los mismos podrían encontrarse en tonos neutros (como negro, blanco y beige), para no desentonar demasiado con el atuendo de la invitada.

Una estrategia interesante para obtener una ventaja en diferenciación, podría ser el aprovechamiento de la compra por Internet. De esta manera, podríamos conseguir mercadería que no se fabrica en la zona pero que nos resultan atractivos de comercializar. Hasta incluso podríamos comprar bienes producidos y comercializados en otros países. Claramente, los mismos contarían con un costo adicional por envío que podría encarecer al producto final.

En el caso de que el encarecimiento de la oferta sea tal que le quite competitividad al negocio, existen otras alternativas que podemos evaluar para aumentar las ganancias, como por ejemplo, la comercialización de objetos complementarios.

Adicionales

Como se encuentra directamente relacionado con las fiestas y los eventos, bajo la misma tienda podríamos comercializar otro tipo de productos relacionados con estas situaciones: tales como artículos de repostería, papelería y descartables.

En cuanto a la repostería, estamos hablando de decoraciones y elementos para decorar tortas, así como también la comercialización de elementos utilizados para la elaboración de productos del rubro, así como también granas, coco, confites y chocolates, entre otros; en relación a los descartables, nos estamos refiriendo a todo tipo de vasos, cubiertos, platos y bandejas plásticas (en distintos tamaños y modelos) y por papelería, estamos haciendo alusión a las bolsas, las invitaciones, los papeles de regalo, cintas y servilletas, entre otros.

Cuando contamos con varías líneas de productos, como por ejemplo cotillón, papelería y comercialización de descartables para eventos, es necesario administrar las tres líneas por separado (aunque se comercialicen dentro de un mismo espacio físico) y analizar la interacción y dependencia de las mismas.

¿A qué nos referimos con esto? A que debemos analizar los costos y las ganancias por venta de cada línea por separado para enterarnos de qué líneas son las más rentables y de si alguna de ellas se encuentra generándole pérdidas al negocio. Muchas veces suele ocurrir que, como el negocio se encuentra generando ganancia en su totalidad, no nos percatamos de que quizás existen ciertos artículos que se encuentran generando costos pero no las suficientes utilidades y que, de eliminarlos, nuestra rentabilidad sería mayor.

Por otro lado, analizando la interacción y dependencia de las mismas, podremos tomar decisiones estratégicas para el negocio. Por ejemplo, podríamos notar que la línea de cotillón se encuentra generando pocas ganancias para el negocio pero que, a su vez, al ser exclusiva e innovadora, atrae a muchísimos clientes que, ya que se encuentran en el establecimiento, aprovecharán para comprar insumos de papelería, repostería y descartables, aumentando la ganancia de esas líneas. ¡Cuidado con eliminar líneas de productos basándonos únicamente en la rentabilidad de las mismas!

Situaciones de uso

Ya mencionamos que se utiliza en ocasiones festivas. Ahora bien, ¿cuáles son esas ocasiones? En líneas generales, es comprado para: fiestas de cumpleaños, de aniversario, fiestas de egresados-promociones-recepciones, despedidas de solteros y baby showers, entre otros.

Resulta importante conocer las distintas situaciones de uso de los productos que vamos a comercializar ya que, de esa forma, podremos ponernos en el lugar del cliente y ofrecerle productos acordes a la ocasión.

Así podríamos ofrecer globos, guirnaldas y decoraciones específicas para cada situación. Incluso podríamos dividir la tienda en secciones, tal que, por ejemplo, en la sección “baby shower”, podamos encontrar paquetes de globos rosas, celestes y blancos, carteles, suvenires y artículos de decoración vinculados con el tema. De la misma manera, cada evento podría contar con un espacio físico en particular dentro de la tienda; así como también sugerimos colocar señalizaciones en el resto de las secciones comunes, como lo son el cotillón, la papelería, la repostería y los descartables.

Esta organización de la oferta, ayudará a que los clientes encuentren con mayor facilidad los artículos relacionados al evento al cual están por asistir u organizar. En tiendas con surtidos  desorganizados, el cliente se pierde entre tantos objetos y puede terminar no encontrando ciertos objetos que, de haber encontrado, hubiese comprado.

Comunicación del negocio

En un comienzo, recomendamos la elaboración de un sitio web que permita que los clientes tengan acceso a un catálogo actualizado de los productos del negocio, sus precios y una opción para la realización de la compra a través del sitio. En este punto, sugerimos la implementación de un sistema de pago que funcione dentro de nuestra página, ya que aquellos que redireccionan a los clientes a sus propios sitios (los de la empresa de pagos) suelen generar desconfianza y, por ende, la cancelación de la operación.

¿Por qué es necesario contar con un sitio web tan complejo? Porque organizar eventos tales como casamientos, cumpleaños o fiestas de quince, suele ser una tarea sumamente demandante. Imagínense tener que ingresar tienda por tienda de cotillón de la ciudad y la zona para evaluar el precio de cada objeto en particular: ¡sería una locura! En cambio, contando con un sitio web completo y atractivo, el cliente puede evaluar nuestra oferta y, si lo desea, efectuar la compra desde su casa, rodeado de otras personas que también formarán parte de la decisión.

Algunas tiendas muestran, dentro del sitio, distintos packs promocionales de distintos tipos de cotillón. De esta forma, se realiza una oferta estandarizada para fiestas temáticas, cumpleaños, casamientos, despedidas de solteros y baby showers para una distintas cantidades de personas.

Otra alternativa de dar a conocer el negocio, es a través de las redes sociales: principalmente mediante la utilización de Facebook y Pinterest.

En Facebook, podremos abrir una fan page y subir allí nuestro catálogo en forma de álbumes de fotografías, así como también proponer ideas innovadoras para eventos mediante la utilización de nuestra mercadería en forma de “fotos de la biografía”. Al mismo tiempo, sugerimos permitir que nuestros clientes puedan publicar en nuestra biografía comentarios y recomendaciones, así como también etiquetarnos en fotos en las que se encuentran utilizando nuestros productos.

Una buena forma de generar este hábito, será proveer el cotillón en fiestas de amigos y familiares y solicitarles que, al subir las fotos a dicha red social, etiqueten a nuestra empresa. De esta forma, las distintas personas que visiten nuestra página en la red social verán que los clientes suelen etiquetar a la marca en las fotos de los eventos y algunos de ellos imitarán esa conducta.

En cuanto a Pinterest, sugerimos la creación de un catálogo a través de la colocación de fotos “pineadas” en nuestro “tablero”, que embeban un link a nuestro sitio de manera que, si el potencial cliente realiza un click sobre la imagen, la misma lo redireccionará a la sección de nuestro sitio web en la que podrá comprar el ítem seleccionado.

Por último, la realización de publicidad en revistas locales especializadas en eventos también resulta una alternativa inteligente. De esta manera, las personas que se encuentran pensando en la realización u organizando un evento, entrarán en contacto con la marca. La colocación de avisos comerciales en revistas especializadas nos asegura que el anuncio será visto por personas interesadas en el rubro mientras que la publicidad televisiva o en revistas estándares resulta mucho más difícil de segmentar.

9 comentarios en “Abrir una tienda de cotillón

  1. Muchas gracias por la información me es de gran utilidad, y fue muy bien explicada.
    Mi idea es abrir un cotillón virtual de venta online. Voy aplicar los tips recomendados.
    Nuevamente gracias!!!

  2. Hola me encantó su explicación ahora nesecito saber direcciones y teléfonos de donde conseguir la mercadería para mi local a buen precio, calidad y variedad desde ta muchas gracias

  3. Me encanto la publicación, estoy abriendo una tienda de cotillones y no sabia por donde empezar, voy a seguir los pasos indicados, muchísimas gracias

  4. Me encanto la información y explicaciones muy buenas para entender!! Me darían información donde comprar, pedir materiales para abrir un cotillón, así tal cual lo explican ustedes con todas esas variedades!!!! Vivo en Comodoro Rivadavia.

  5. Hola, muchas gracias por los por dar tus concejos, soy nueva en el rubro de Cotillón , lo tendré en cuenta todo lo recomendado.
    Saludos
    Viviana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *