7 tips para preparar mi CV

He emprendido la búsqueda de algún empleo que me sirva según mis intereses, circunstancias o necesidades. Dicen que la primera impresión es la que vale, y mi carta de presentación no es otra que mi Currículum Vitae. ¿Cómo armarlo y presentarlo para llevar mis probabilidades al máximo?

– La palabra currículum refiere a una breve recopilación, y vitae, de mi vida. Cuando busco empleo, tengo que presentarlo en solo una hoja; ni dos, ni tres, ni cuatro. Los grandes gerentes de recursos humanos afirman que los CV demasiado extensos prácticamente no son leídos. Entonces, primero y fundamental, redactarlo sólo en una carilla.

– ¿Qué datos incluir? La información fundamental es la básica: nombre completo, fecha de nacimiento, teléfono, e-mail de contacto y domicilio (sobre todo en grandes ciudades, las empresas tienen en cuenta la distancia entre mi hogar y mi posible lugar de trabajo, considerando aquellos factores que podrían tornarse conflictivos, como paro de transportes).

– Respecto a la famosa fotografía carnet, no siempre es imprescindible. Debo incluirla si busco puestos que requieran una buena presencia, como atención al público, promociones, etc. Si la añado, necesito una que haya sido tomada por un profesional, con la iluminación adecuada. Recortarla de una fotografía más grande e informal será el pasaporte a mi fracaso.

– Debajo de los datos personales, listar mis estudios en orden jerárquico, es decir, posgrado universitario, grado universitario, secundario, etc.. Este último, dependiendo el tiempo que haya pasado desde que lo he finalizado (si lo terminé hace 10 años, poco importará a esta altura la escuela) y también si he seguido estudiando (caso en el que detallaré solamente lo universitario). ¿Tengo que incluir el promedio de mis notas? Sólo si son sobresalientes.

– Continuaré listando los cursos, seminarios y actualizaciones a los que he asistido recientemente. Es conveniente, aunque no excluyente, que estén relacionados, ya que podría servirme como ventaja competitiva ante otros postulantes. Por ejemplo, si deseo ser chef internacional, sería productivo destacar cursos de nutrición, exámenes aprobados en otros idiomas, etc. Debo entonces considerar los aspectos sobre lo que quiero trabajar, y luego formular este ítem.

– ¿Las experiencias anteriores sirven? Sí y no, dependiendo el caso. Si me postulo a un cargo importante, mis años de inicio como cadete no aportarán a mi CV. Pero tampoco debo olvidar incluir todas aquellas experiencias últimas y relevantes, sobre todo si no han sido buenas, ya que si mi potencial empleador se entera por otro lado, pensará que tengo cosas que ocultar y perderé credibilidad. Cuando realmente quiero trabajar, tengo que ser prolijo y sincero, detallar todos aquellos superiores que he tenido y sus formas contacto, aunque no haya terminado bien anteriores relaciones laborales.

– Para finalizar, mis objetivos y pretensiones laborales. Salvo que sea una postulación con paga predeterminada e informada con antelación, debo señalar la remuneración mensual pretendida en bruto. Puedo detallar por qué deseo entrar en la empresa, en qué sector busco empleo, y mis aspiraciones laborales.