6 Hábitos a modificar para una mejor salud laboral

salud laboralEn la actualidad la mayoría de las personas que trabajamos pasamos muchas horas sentadas frente a nuestros ordenadores… Además es muy común el estrés laboral, resultado de las tensiones de la vida moderna y agravado precisamente por el sedentarismo, la mala alimentación, el hábito de fumar…

Sin embargo, con muy poco esfuerzo puedes modificar algunos hábitos y adquirir otros nuevos que te permitirán cuidar tu salud laboral y aumentar tu rendimiento con un mejor bienestar.

1.- Descruza las piernas
¡Sí, como lo lees! Es muy común sentarse con las piernas cruzadas, en especial las mujeres… Sin embargo, las piernas cruzadas dificultan la circulación sanguínea al comprimir venas y arterias, aumentando la sensación de pesadez que padecen muchas mujeres. Además, las piernas cruzadas pueden llevar a una mala postura y provocar dolores de espalda. Para estar correctamente sentada en tu trabajo, las piernas deben estar flexionadas en un ángulo de 90 grados y el peso debe descansar sobre los pies.

2.- Bebe abundante agua
Parece que este consejo nunca se repetirá lo suficiente. Los especialistas recomiendan beber al menos un litro y medio de agua por día… Esta cantidad permite mantenerse en forma y bien hidratada. Las consecuencias de la falta de hidratación son: mala concentración, dolores de cabeza, propensión a las infecciones. Ten en cuenta que se recomienda beber agua pura, no infusiones, aguas saborizadas o refrescos aunque sean preparados con agua.

3.- Consume menos sal
Varios estudios realizados en los últimos tiempos han demostrado que la sal de mesa es bastante mala para las arterias si se la consume en grandes cantidades. Si comes fuera de casa, procura alejar el salero de tu mesa, y recuerda que generalmente la comida ya viene preparada con sal. Si cocinas en casa, reduce al máximo posible la cantidad de sal. No solamente te sentirás mejor… ¡tu boca se acostumbrará a descubrir nuevos sabores!

4.- Duerme mejor
Nuestras horas de sueño merecen que les dediquemos más atención. Realmente después de una agotadora jornada de trabajo, necesitamos que esas horas de descanso sean lo más placenteras y relajantes. Si no adquirimos buenos hábitos a la hora de dormir, el resto del día nos encontrará cansados, malhumorados, con dolor de cabeza, y no rendiremos lo necesario en nuestro trabajo. La peor posición para dormir es apoyada sobre tu vientre; las mejores son de espaldas o de costado. Lo ideal es respetar la alineación normal de la columna vertebral. También debes evitar llevar un dispositivo móvil a la cama: el brillo de la pantalla y la ansiedad te impedirán alcanzar un estado de relajación necesario para el descanso.

5.- Cuida tus ojos
Un buen cuidado de la vista es fundamental si queremos rendir adecuadamente en nuestro trabajo, ya que los problemas visuales tienen como consecuencia malestar, cefaleas, vómitos y sensación de vértigo. Si utilizas lentes para el sol… ¡hazlo correctamente! Mucha gente lleva los lentes de sol sobre la cabeza… Puede quedar muy simpático pero no protege tu vista, y los efectos del sol pueden ser devastadores.

6.- No retengas la orina
Probablemente tienes ganas de orinar pero… te aguantas cuanto puedes con tal de terminar lo que estás haciendo. ¡Nada más equivocado! Si deseas ir al baño debes hacerlo, pues los esfuerzos para controlar los esfínteres pueden provocar otro tipo de malestares y si la orina permanece más de 3 horas en la vejiga, los microbios alojados en ésta comienzan a proliferar aumentando el riesgo de infecciones del tracto urinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *