5 Ventajas de negocios innovadores

Los proyectos innovadores no necesariamente son aquellos que aún no se han implementado en ningún rincón del mundo: hablamos de innovadores y no de inéditos. Innovador, para una persona de setenta años, es una batidora eléctrica, como lo puede ser para una persona de treinta o cuarenta años descubrir que puede ser capaz de ganarse la vida por sus propios medios. La innovación está en romper con la rutina y, lo que es aún mejor, con las creencias como rutina.

Con los avances de las telecomunicaciones, y particularmente con la aparición de Internet, han aparecido numerosos negocios innovadores que de solo pensarlos ya movilizan algo en nuestro interior. Tal vez sea la idea de libertad la que resuena en nuestro interior al pensar en ellos. O tal vez sea que ésta es posible y que, gracias a los tiempos en los que vivimos, está a cada rato un poco más cerca.

Lo cierto es que hay cientos y seguramente miles de estilos de ideas, porque hay múltiples personalidades diferentes y no todos se adaptan a ellas, lo cual es muy positivo ya que, de no ser así, esos negocios se agotarían de inmediato y dejarían de ser la novedad.

¿Cuáles son las ventajas de acercarse a un negocio innovador y dejar atrás la rutina laboral?

· Obligan a las personas a ejercitar su creatividad, con lo cual salen para siempre del rol sumiso de creatividad postergada que asumen cada vez que deben responder con un sí a sus jefes.

· Si están bien aplicados y fueron analizados minuciosamente con antelación, pueden ser la salvación económica de cualquier persona.

· Los negocios innovadores en los cuales cada persona depende sólo de sí misma permiten manejar los propios tiempos, con lo que tendrán muchas horas libres al día para dedicarle al ocio, a la familia o a esos cursos que siempre quisieron hacer y postergaron por falta de tiempo.

· Pueden ser muy beneficiosos para toda la comunidad, ya que se puede pensar en proyectos que abarquen temáticas solidarias, dándole así una mano al mundo, aunque más no sea un pequeño grano de arena.

· Siempre serán algo propio, con lo que sus hacedores estarán a gusto y, si en algún momento no lo están, como ya tendrán la experiencia, no les será difícil cambiarlos por otro que sí los satisfaga sin que esto les suponga un trauma como cada vez que se enfrentaban al dilema de si cambiar de empleo o no hacerlo.