5 preguntas urgentes que te ayudan a lograr tus metas personales

¿Estás en camino para lograr tus metas personales? Muchas veces me sorprendo preguntándome ¿Por qué no me salen las cosas como yo quiero? Y la única respuesta que me hace ver un camino de soluciones  es “no estoy atento, no me estoy dando cuenta que pienso muy bonito pero hago otra cosa”.

Es importante entender el lenguaje verbal y el lenguaje no verbal. Es importante que haya coherencia entre ellos, pero la mayor parte del tiempo, la mayoría de personas no se percata de esto. Por ejemplo expresas que quieres que tu negocio progrese pero al mismo tiempo tratas mal a los clientes.

5 preguntas urgentes que te ayudan a lograr tus metas personales

1.- ¿Mis metas son realmente realizables y me hago responsable?

Cuando una meta es muy generalista es fácil de abandonarla, porque no abraza nada personal, nada concreto que tenga que ver con tus verdaderos deseos y talentos personales. Para identificar una meta personal tienes que cavar mas profundo en todas esas ideas que cree que quieres lograr.

Por ejemplo si quiero correr con mi perro y mis hijos varias horas al día tengo que solucionar aspectos como:

  • Trabajar mas eficientemente en menos horas
  • Delegar la mayoría de tareas en la que otro es mejor que yo
  • Automatizar todos los procesos de rutina de mi negocio
  • Vivir cada momento con las emociones de mi meta

2.- ¿De qué te estás privando al no obtener el resultado deseado?

Para lograr tus metas personales muchas veces la gente sacrifica lo esencial, sus emociones, con lo cual crean un estilo de vida que se aleja de su meta. Imagina cuan feliz serias si lograras ahora mismo tu meta, pero si no eres feliz en el proceso te estas acostumbrando a esa infelicidad, porque es lo que mas practicas.

A veces, es conveniente pensar en términos del costo de oportunidad, de lo que estás sacrificando por mantenerte en el estado actual. Cuando la motivación sea baja, piensa en términos de lo que estás sacrificando cuando te alejas del resultado que visualizaste en la primera pregunta. Ese intercambio de opciones puede ser razón de más para no flaquear.

3.- ¿Qué tanto quiero lograr lo que deseo?

En ocasiones, nos proponemos metas que no están del todo alineadas con nuestros intereses o pasiones, de modo que al primer viento, son derribadas. Conviene que te preguntes qué tanto deseas aquello que te has propuesto y, más aún, que te preguntes no una, sino dos o tres veces, para qué lo quiero.

Un “para qué” bien planteado puede ser más provechoso que diez “qués”. Si el para qué te da claridad en la forma como la obtención de esa meta te permite alcanzar tu misión en la vida, habrás ganado mucho más de lo que te imaginas. Por ejemplo “quiero lograr que mi blog sea un gran negocio” para que yo pueda correr con mis hijos y el perro todos los días sin que el dinero sea problema.

4.- ¿Qué tanto he compartido mi sueño con otros?

Toda meta o propósito que es compartida con las personas que te rodean, habitualmente tiene más probabilidad de éxito. Conviene entonces que reflexiones en torno a qué tan público has sido al momento de compartir tus sueños con los demás. El apoyo y compromiso que puede generar tu red de contactos es de suma importancia.

5. ¿Cómo me sentiré cuando haya alcanzado mi objetivo?

Si permites que tu razón y tu voluntad se llenen de lo bueno que puede pasar si cumples, en lugar de lo malo que sucede cuando fallas, empezarás a actuar en base al sentimiento más puro que jamás ha conocido el ser humano: el amor.

En este caso, se trata de promover el amor para contigo mismo, de tal forma que seas capaz de quererte y valorar lo mucho que vales y lo mucho que puedes lograr. Ese último quizás sea el paso más importante para lograr tus objetivos; se trata de pasar de un paradigma de auto destrucción, en el que normalmente solemos quedarnos cuando fracasamos, a un paradigma de creación.

Ser felices en el proceso de lograr tus metas personales, reaccionar positivamente cuando sucede algo bueno o malo no es magia, es más bien un arte: el arte de imaginar lo bien que estarás cuando cuando hayas cumplido tus metas.

Imagen Dreamstime – Fuente InvenioCoaching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *