5 estrategias efectivas para reducir costos

reducir costosLanzar un negocio o emprendimiento propio significa vivir una etapa llena de intensas emociones e ilusión.

La tensión acumulada durante todo el desarrollo del proyecto, el nerviosismo, por momentos las ganas de abandonar ante las dificultades y por siempre el invencible espíritu del emprendedor, te han permitido llegar a este momento, con tu emprendimiento inaugurado y la esperanza de verlo crecer y prosperar.
Pero… apenas empezar, y comienzan a llover las boletas. ¿Es tu caso? ¡No desesperes! Aquí estamos nosotros para ayudarte.

Analiza y clasifica
Lo primero es no dejarse apabullar por las facturas. Tómate un tiempo, siéntate delante de los papeles, analízalos y clasifícalos según las categorías que más fácilmente comprendas.

Así verás rápidamente que hay gastos fijos y variables, que hay gastos menores y urgentes, que algunos pagos corresponden a cargas impositivas y laborales… Esta tarea te permitirá al mismo momento comprender qué puedes reducir y cuáles son inamovibles.

Ahorra energía
Ahorro es la palabra clave para disminuir costos, pero la necesidad de ahorrar energía no se debe sólo a los costes económicos sino también ambientales, desarrollando al mismo tiempo una estrategia verde que te diferenciará de la competencia.

Por ejemplo para ahorrar energía eléctrica elige lamparillas de bajo consumo, coloca el monitor en modo hibernación cuando no lo utilices, adquiere equipos eficientes, instala llaves de encendido y apagado automático, aprovecha al máximo la luz solar… y mucho más.

Optimiza materiales y recursos
La mejor forma de lograr este objetivo es planificando las compras. Muchas veces la necesidad de salir corriendo a comprar un insumo significa un extra y pérdidas de tiempo.

Planifica las compras, lleva un control de stock, cuida los materiales (por ejemplo procura no imprimir lo que no sea estrictamente necesario, se ahorra tinta, papel y horas) y elige a tus proveedores no sólo por la mejor relación precio/calidad sino también teniendo en cuenta otros factores que pueden influir en el costo final, como la cercanía, la posibilidad de obtener financiación, el cuidado del ambiente, etc.

Aprovecha las promociones fiscales
Muchas veces los distintos niveles de gobierno implementan incentivos y promociones fiscales que no se aprovechan por falta de conocimiento o temor.

Actualmente hay beneficios tarifarios para pequeñas empresas, descuentos impositivos por inversiones o por contratar segmentos de personal como personas jóvenes, personas mayores, personas con discapacidad o mujeres con niños. ¡De paso estarás ayudando a la comunidad!

Hágalo usted mismo
Esta vieja frase tiene mucha importancia en tu emprendimiento… Es cierto que causarías una mejor impresión si tuvieras una secretaria pero los costos laborales son altos y al comienzo puedes hacer tú mismo las diferentes tareas.

A nadie sorprenderá que sirvas el café, atiendas el teléfono, o inclusive realices tú reparaciones menores o tareas de pintura y limpieza. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *