4 formas de combatir el “tiempo muerto” en el trabajo

tiempo improductivoCuando comencé a trabajar, uno de mis primeros jefes me dio este consejo: “Siempre tiene que estar trabajando. Y cuando no está trabajando, que parezca que está trabajando”. ¡No sabes lo útil que me ha resultado este consejo a lo largo de mi carrera laboral! Ahora que soy jefa, cada vez que debo integrar un nuevo colaborador, nunca olvido hacer esa misma recomendación.

Es que… muchas veces los trabajos de oficina atraviesan “tiempos muertos” en los que parece que no hay nada que hacer, las horas no pasan nunca y el equipo de trabajo puede caer en una situación de estrés difícil de remontar. A continuación, la mejor guía para ocupar los minutos improductivos en la oficina.

1.- Cuida el clima de trabajo
Procura que en tu oficina reine siempre el buen humor, el clima de desafío y las condiciones de bienestar laboral. Cuando llegan los tiempos muertos es bueno bajar el nivel de exigencia y permitir cierta relajación en el grupo, como dejar que se navegue por Internet, hacer uso de las redes sociales o resolver crucigramas.

Por supuesto, procurando que todo el mundo parezca estar trabajando ya que… ¡tú también tienes tu propio jefe ante quien responder!

2.- Encuentra tareas no habituales
Por ejemplo, puede aprovecharse para ordenar armarios, ponerse al día con los archivos (tanto físicos como informáticos), deshacerse de elementos innecesarios, hacer la lista de las cosas que se necesitan para el próximo pedido de útiles de escritorio, o dedicarse a crear aquéllos elementos con los que nos gustaría contar pero que nunca tenemos tiempo de diseñar:  planillas, diagramas, sistemas de archivo o lo que necesites.

También se puede utilizar las horas improductivas para actividades creativas, como innovaciones en el ambiente laboral o propuestas de reorganización de las tareas para alcanzar mayor eficiencia.

3.- Aprovecha el tiempo en capacitación
Los horarios sin tareas pueden ser muy difíciles de rellenar… ¡pero no si eres un entusiasta de la capacitación! Es importante contar con una batería de recursos para ofrecer al personal en esos tiempos muertos; de hecho, Internet cuenta con muchísimos cursos y capacitaciones breves, divertidos y lo mejor de todo: gratuitos.

Dedicate a armar una guía de recursos para tus colaboradores, a partir de la especialización de cada uno o sus gustos o intereses particulares (que un buen jefe debe conocer). Busca la oportunidad para sugerir la exploración del curso y facilita que en los tiempos muertos, los empleados puedan concentrarse en este tipo de actividades.

4.- Evita las horas improductivas
La mejor forma de combatir esta ineficiencia… ¡evitar que exista!  En la actualidad está muy de moda reorganizar las tareas de la oficina para que tus colaboradores puedan retirarse más temprano los días viernes. De hecho, esta costumbre se está imponiendo cada vez más, inclusive en el ámbito del empleo público. Comenzó como “viernes informales”, en los que se permitía al personal concurrir a trabajar con un estilo de vestimenta más relajado, para llegar al acortamiento de la jornada del último día de la semana.

Es cierto que quizás se sobrecarga de trabajo el resto de los días pero… no habrá tiempos muertos y el sacrificio será bien visto ante la perspectiva de salir más temprano y comenzar antes el ansiado fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *