3 problemas sobre el trabajo colaborativo

Cuantas veces te has encontrado en un trabajo colaborativo que se hace de lo más pesado gracias a los compañeros con los que laboras, al espacio en que desarrollas tu tarea y para rematar no caerle bien al gerente.

Como bien sabes las relaciones humanas son algo difícil y entre más sean los individuos involucrados en estas relaciones se vuelve aún más tedioso. Estoy segura que al leer este artículo te  vas a identificar con cualquiera de los tres problemas del trabajo colaborativo.

El primer problema: Las condiciones de trabajo
Es cierto que todos los días te levantas muy temprano y te dispones a ir a tu empleo con la mejor intención y disposición, pero cuando llegas a el toda tu motivación desaparece gracias a ese pequeño cubículo u oficina en el que tienes que estar sentado durante 8 horas diarias, que además de eso no tiene forma de ventilarse y el calor es infernal.
Como ven este es una de los principales motivos por los cuales uno no puede rendir en el empleo pues no se cuenta con las condiciones propicias para que uno se sienta cómodo y explote todo el potencial.
El segundo problema: Las personas con las que trabajas
Es bien sabido que el lugar donde uno trabaja es como el segundo hogar, pero cuantas veces no quisiéramos salir corriendo gracias a las personas con las que convivimos todos los días.
Las relaciones humanas son de lo más difícil y se necesita mucha paciencia, y disposición para aguantar las bromitas pesadas, al que se cree el macho alfa o a la consentida del jefe, que muchas veces aun que uno se esfuerce y de lo mejor de si día a día a pesar de las adversidades de no tener el mejor espacio para desempeñar tu tarea y estés rodeado de personas que hacen de lo más difícil el trabajo colaborativo, te ves en la necesidad de soportar todo eso.
El tercer problema: El jefe o los gerentes.
Dentro de los colegas siempre están aquellos que hacen de todo para caerle bien al jefe y muchas veces no sólo tienes que lidiar con la presión de los colegas, sino que te tienes que cuidar hasta de los consentidos para que no te vayan a meter en problemas con el jefe y termines perdiendo tu empleo.
El trabajo colaborativo es cansado, pesado y desgastante pero no queda más remedio que esforzarte aún más de lo que ya lo haces para tener buenas relaciones con los compañeros y el jefe.