3 Problemas al Contratar

Actualmente el contratar empleadas domésticas se ha vuelto una necesidad, por lo que existen agencias de colocación especializadas, así como una buena cantidad de personas que ofrecen este servicio directamente.

Independientemente de la forma en que se contrate , se tiene que tener cuidado de no caer en cualquiera de los 3 principales problemas que puede acarrear el hacer una mala selección de la persona que se va a contratar.

1. No verificar las referencias: Este es un problema muy común cuando se contrata directamente; este tipo de contratación generalmente es por recomendación de un conocido, o de otras trabajadoras domésticas.

Aún en esos casos es necesario pedir más recomendaciones sobre los últimos empleos que se tuvo, averiguar el por qué se retiró de éstos y hablar con sus antiguos patrones para preguntar sobre la honestidad y calidad del trabajo de la persona que se piensa tomar, ya que al no realizar esta revisión lo más seguro es que no se sepa en dónde localizar a quien se piensa contratar en caso de que deje de asistir a laborar.

2. No quedar satisfechos con el trabajo: Cuando se contrata a las empleadas domésticas se debe de especificar claramente qué es lo que se espera de ellas, lo más recomendable es hacer una lista con las tareas que se tienen que realizar, así como el tiempo que se debe de invertir en cada una de ellas.

Es muy común que no se hable a detalle sobre las tareas que se les asignan, por lo general sólo se mencionan las labores del hogar en términos generales; esto puede crear un malentendido por parte de la empleada, lo que podría ocasionar que no realice su trabajo como lo espera quien la contrató.

3. La falta de detalle en los términos de la contratación: Este problema también es muy común sobre todo cuando se realiza la contratación directa, aunque también cuando se hace a través de una agencia de colocación se puede dar.

La doméstica no tiene las condiciones laborales y no las pregunta al momento de contratarse, o el patrón no hace la aclaración a detalle de éstas y solamente las menciona a nivel general, de esta forma a la empleada no le queda claro su horario laboral, sus responsabilidades en el hogar, sus días de descanso, o los días de vacaciones con los que puede contar, es decir que no sabe con exactitud sus derechos y obligaciones, lo que pude ocasionar disgustos en un futuro.

Estos problemas muy comunes al tomar empleadas domésticas se resuelven fácilmente invirtiendo un poco de tiempo en verificar sus referencias y explicándoles con todo detalle los derechos y responsabilidades que tendrán al momento de contratarlas.